La inglesa, relevación en “The Crown”, estrenó en Netflix “Fragmentos de una mujer”. Con esta película, sobre la angustia silenciosa de una madre tras la muerte de su bebé, demuestra su capacidad de empatía y el valor de usar la pantalla también para reflexionar.

Vanessa Kirby busca convertir la incomodidad en oportunidad. Esa es su misión y su privilegio. Provocar algo más que entretener es el objetivo de esta actriz inglesa. Crecida en Wimbledon, fanática de Shakespeare, formada en el teatro, parece lograr esa misión.

Porque nadie podrá quedar igual después de ver tan sólo los primeros 30 minutos antes de los títulos de “Fragmentos de una mujer”.

Esta película del húngaro Kornél Mundruczó, producida por Martín Scorsese y en Netflix desde este mes, es su debut en un protagónico. La acompañan Shia LaBeouf, Ellen Burstyn y Molly Parker. El film durante la media hora inicial relata, sin pausa y con extrema literalidad, cómo Martha, una treintañera contemporánea de Boston, lleva adelante el parto de su bebé en su casa, junto a su pareja y una partera. Hasta que la muerte se mece en sus brazos y comienza una odisea.

“Conocer el dolor otorga poder”, sintetizó la propia Kirby en una de las entrevistas sobre el film. Fue tras su paso por los festivales de cine de Venecia y de Toronto. Al mismo tiempo que rodaba en París dos películas más de la saga de “Mission Impossible” junto a Tom Cruise.

En Italia, donde la Biennale fue uno de los pocos súper eventos presenciales que tuvo el 2020, Vanessa Kirby confirmó que es magnética. También por sus ojos azules, su pelo rubio ilusamente casual y su alta estampa, vestida de Valentino, Armani o Miu Miu según la ocasión. Pero sobre todo por su talento en la interpretación. Ese que valió para que el jurado, presidido por Cate Blanchett, le diera la Coppa Volpi como mejor actriz.

Hija de una editora de revistas y un urólogo cirujano, hermana del medio entre tres, en su familia se disfrutaba del arte dramático. Todavía era una nena cuando su papá la llevó al cine a ver “Un crimen perfecto”. Y recuerda intacto cómo a los 11 años se enamoró del teatro para siempre al ver la obra “El jardín de los cerezos”, de Chejov.

Ahí supo que quería ser actriz y, un poco más grande, que para hacerlo bien tenía que conocer personas, de todo tipo, con distintos intereses a los de ella.

“Fui una nena muy sensible. Sufrí acoso psicológico. Esa vulnerabilidad contribuye en mi trabajo porque entiendo la sensibilidad –dijo Kirby a The Talk a fines de 2020–. Te ayuda a no juzgar, porque lo viviste. Permite comprender a las personas que están pasando por un momento difícil. Y la empatía es el trabajo de la actuación.”

NETFLIX + GETTY IMAGES / D.R.

Entonces, el miedo y lo sombrío no la espantan. Por el contrario, Vanessa dice que la atraen porque “no hay oscuridad sin luz y no hay dolor sin euforia”. Para componer a Martha, entrevistó a mujeres que habían pasado por la misma pérdida y fue testigo del trabajo de una obstetra con sus pacientes en un hospital durante varias semanas.

“El duelo es un proceso muy individual. Traté de entender cómo se siente alguien que no se permite llorar. Para mí sería algo inmediato, así como buscar ayuda. Pero ella lo vive tan sola que tuve que entender una mentalidad diferente a la mía”, contó después.

Es que mientras Vanessa tiene una risa cautivante, Martha atraviesa su inconmensurable dolor de forma estoica y en un silencio que aturde más que un aullido. La princesa Margaret, el rol que la hizo famosa en las dos primeras temporadas de la serie “The Crown”, en cambio se desvive por mostrar su crisis en gritos y llantos.

Sin embargo, los personajes comparten mucho más que la inicial del nombre y el cigarrillo en la mano. Ambas son particularmente intensas y corporales: a través de Kirby muestran con crudeza la fragilidad humana que tanto se busca tapar en las sociedades.

“Me gusta meterme en la profundidad de los sentimientos de la persona que voy a interpretar. Cuanto más hondo puedo llegar, más feliz es para mí la tarea. Me empuja a un lugar distinto. Son los desafíos que me motivan. Me encanta interpretar personajes realmente viscerales.” Y lo logra.

PACIENTE CAMINO AL OSCAR
Este año la temporada de premios cambia la fecha de su gala emblemática. Las nominaciones a los Oscar se sabrán el 15 de marzo. La ceremonia será el 25 de abril. Vanessa Kirby sabe esperar. Por “The Crown”, ganó un Bafta, pero se quedó sin el Emmy y el SAG, para los que fue candidata. Tras el éxito en Venecia, la crítica coincidió: tanto “Fragmentos de una mujer” como “The world to come”, deberían catalogarla entre las mejores actrices del 2021.