jueves, octubre 17, 2019
Medio Ambiente

Un siglo de datos revela cambios intensos en la Gran Barrera de Coral

La encuesta de arrecifes más prolongada hasta la fecha, que abarca casi un siglo, ha revelado cambios relevantes en la Gran Barrera de Coral australiana

La Gran Barrera de Coral de Australia (Foto: profesor Maoz Fine, Bar-Ilan University, vía Europa Press)

Publicado en la revista Nature Communications por investigadores de la Universidad de Bar-Ilan y el Instituto Interuniversitario de Ciencias del Mar en Israel, y la Universidad de Queensland en Australia, el estudio concluye que desde 1928 las comunidades intermareales han experimentado grandes cambios de fase como resultado de los cambios locales y el cambio ambiental global, dejando pocas señales de que los arrecifes volverán a su estado inicial en el futuro cercano.

“Esta es una oportunidad única para observar los cambios a largo plazo en un sistema de arrecifes costeros”, dijo Hoegh-Guldberg de la Universidad de Queensland. “La mayoría de los estudios duran solo unas pocas décadas; este estudio tiene poco menos de 100 años de estudio”.

En 1928, el Comité de la Gran Barrera de Coral y la Royal Society de Londres enviaron una expedición para estudiar la Gran Barrera de Coral. Los miembros de la expedición, pioneros en biología de coral y estudios de arrecifes, vivieron en las islas bajas durante más de un año. Durante este tiempo documentaron las condiciones ambientales que rodean los arrecifes de coral de las islas bajas, así como la estructura comunitaria de las comunidades de mareas y submareas, utilizando, por primera vez, un casco de buceo.

“Lo que fue crítico para nuestro estudio fue lo cuidadosamente que la expedición en 1928 realizó su estudio”, dijo el autor principal, el profesor Maoz Fine, de la Facultad de Ciencias de la Vida Mina y Everard Goodman en la Universidad Bar-Ilan y el Instituto Interuniversitario de Ciencias del Mar. “Pudimos ir literalmente al lugar exacto e identificar las características que vio la expedición de 1928”.

Los miembros de la expedición produjeron mapas aéreos de la isla basados en fotografías. Este mapeo altamente preciso permitió a los investigadores en el estudio actual seguir sus pasos y volver a visitar y muestrear las ubicaciones exactas intermareales y submareales exploradas previamente 76, 87 y 91 años después, formando así el estudio ecológico más largo hasta la fecha.

En la última investigación, llevada a cabo en tres fases en 2004, 2015 y 2019, los investigadores descubrieron que las comunidades intermareales han experimentado grandes cambios de fase durante casi un siglo. La riqueza de especies y la diversidad de estas comunidades disminuyeron sistemáticamente para los corales y otros invertebrados. Específicamente, los corales masivos han reemplazado a los corales ramificados, y los corales blandos se han vuelto mucho más numerosos.

“El grado en que los arrecifes pueden cambiar de un estado a otro después del cambio ambiental fue abrumador”, dijo el profesor Fine. “Las implicaciones a largo plazo de estos cambios resaltan la importancia de evitar cambios de fase en los arrecifes de coral que pueden tardar muchas décadas en repararse, si es que lo hacen”. Según Fine, el estudio de varios años también ilustra la importancia de considerar múltiples factores en la disminución y la recuperación potencial de los arrecifes de coral, y la importancia de rastrear los cambios en la estructura de la comunidad, así como la abundancia de coral, durante largos períodos.

Los arrecifes de coral son muy sensibles al cambio ambiental. Múltiples estresores, en forma aislada o en combinación, pueden conducir a un deterioro dramático que puede resultar en la pérdida de los arrecifes y sus servicios ecológicos durante muchos años. En el futuro, los investigadores esperan utilizar los mismos métodos para reconstruir datos de otras partes del mundo donde las expediciones históricas documentaron con precisión comunidades similares.

Fuente: Europa Press

Deja un comentario