El grupo interdisciplinario Usina Turística realizó una encuesta sobre las escapadas cercanas.

Que el turismo ha sido una de las industrias más afectadas por la pandemia del coronavirus en todo el mundo, ya no queda ninguna duda.

Dentro de ese panorama desalentador, una de las cuestiones que siempre se sostuvo mirando hacia el futuro ha sido la de las posibilidades que tenía el turismo cercano, de escapadas, que priorizara aire libre y naturaleza.

El turismo rural -que ya venía creciendo en los tiempos pre pandemia- ha escalado posiciones por la necesidad de buscar alternativas a las que se pudiera acceder en auto propio, que se pudiera ir y volver en el día para quienes prefirieran dormir en casa, que no implicara un riesgo de quedar varado, y que estuviera lejos de centros urbanos y muchedumbres.

Una buena picada parte de las escapadas en la provincia de Buenos Aires. Foto Bodega Saldungaray

Una buena picada parte de las escapadas en la provincia de Buenos Aires. Foto Bodega Saldungaray

En este contexto de pandemia y crisis, el grupo interdisciplinario Usina Turística realizó un estudio con el objetivo de explorar la demanda de este tipo de turismo, focalizando en la provincia de Buenos Aires.

Una de las primeras preguntas que se hizo a los encuestados fue con qué concepto relacionaban a la provincia de Buenos Aires: casi el 80% de las respuestas vincularon a los destinos bonaerenses con el mar y sus playas. En segundo lugar quedó “Pueblos rurales” (poco más del 37%) y luego “Sierras” (casi el 30%).

“Los resultados que arroja esta pregunta dan cuenta de que, en el imaginario de las personas, cuando hablamos de turismo en la provincia de Buenos Aires se puede encontrar ‘playas y algo más‘”, explican desde Usina Turística.

Turismo rural en la provincia de Buenos Aires

¿Tiene que ver con que justo la encuesta se realizó a fines de febrero, principios de marzo, una época veraniega en que las playas están en a mira de los argentinos?

La respuesta de los especialistas es no.

“La provincia de Buenos Aires históricamente estuvo vinculada al turismo de masas en los grandes destinos de sol y playa. En los últimos años, se ha evidenciado un posicionamiento de nuevos destinos, la mayoría rurales, que complementan la clásica oferta de ‘la costa’, con nuevas ofertas de servicios sostenida a lo largo del año que quiebran la estacionalidad y reciben importantes flujos turísticos, la mayoría originario de AMBA”, explican.

Playa de Villa Gesell, destino muy buscado en verano y para escapadas de fin de semana. Foto: Turismo Villa Gesell

Playa de Villa Gesell, destino muy buscado en verano y para escapadas de fin de semana. Foto: Turismo Villa Gesell

Y agregan: “Este es un fenómeno reciente, por lo que en la mente del turista aún prevalecen destinos como San Bernardo por sobre pueblos rurales como Carlos Keen o Lobos”.

Cerca y para el fin de semana

En cuanto al momento para concretar viajes de turismo rural, hay tres opciones que se muestran muy parejas:
escapadas de fin de semana (31.9%), escapadas de fin de semana largo (28.9%) y vacaciones de verano (27.6%).

En bici por los caminos rurales de Guaminí . Foto: Turismo de la provincia de Buenos Aires.

En bici por los caminos rurales de Guaminí . Foto: Turismo de la provincia de Buenos Aires.

Queda claro que hacer distancias cortas se impone entre las preferencias: el 85.1% de los encuestados señalaron que prefiere viajar a destinos de menos de 300 kilómetros de su lugar de residencia.

Otro punto importante: la poca anticipación o planificación que requiere este tipo de salida. El 71.5% de los encuestados señalaron que decidían la escapada como máximo dos semanas antes de la fecha de viaje.

Lo que se marca como desventaja es la dificultad del regreso a casa por los embotellamientos en las rutas (así lo destaca el 64% de los encuestados).

Hubo algo que sorprendió. Una pregunta abierta en la que había que mencionar -sin opciones predeterminadas- un destino que relacionaran con el turismo rural, el primero que se viniera a la mente.

Tradición gaucha en San Antonio de Areco. Foto Turismo San Antonio de Areco y Turismo Provincia de Buenos Aires.

Tradición gaucha en San Antonio de Areco. Foto Turismo San Antonio de Areco y Turismo Provincia de Buenos Aires.

Con casi un 45 por ciento de las respuestas, la primera opción fue San Antonio de Areco, seguida por otros destinos como Tandil, Sierra de la Ventana, San Pedro y Uribelarrea. Para completar el Top10, los otros cinco lugares a destacar son Chascomús, Lobos, Carlos Keen, Mercedes y San Miguel del Monte.

A futuro

Pese a que el turismo rural marca tendencia, es difícil pronosticar cómo se desarrollará la actividad en los próximos meses. Depende mucho de la situación epidemiológica y de las restricciones que se sumen o saquen con el correr de las semanas o meses.

“La decisión de viajar se ve atravesada por muchos factores del macroentorno, principalmente económicos y sanitarios en este caso”, dicen en Usina Turística.

“El turismo rural se está perfilando como una alternativa de escapada a lo largo del año, que es de gran interés para los pueblos / localidades que tienen algo para ofrecer a quienes los visiten”, agregan y marcan la oportunidad de desarrollo que avizoran para esta nueva modalidad de turismo.

San Agustín, a 26 km de Balcarce. Foto: Subsecretaría de Turismo de Balcarce

San Agustín, a 26 km de Balcarce. Foto: Subsecretaría de Turismo de Balcarce

Justamente, las condiciones sanitarias -que pueden limitar la movilidad de las persona- desaniman las actividades masificadas y favorecen otro tipo de propuestas.

“La evidencia que arroja nuestra encuesta es que el turismo rural en la provincia de Buenos Aires saldrá mejor posicionado“, concluyen en Usina Turística.

“En gran medida por un cambio en el comportamiento del turista, sus gustos e intereses que demandará una reestructuración positiva en la oferta de servicios, motivados por la competitividad, y no al revés”.