viernes, junio 5, 2020
Espectaculo

Adele, la mujer que nunca cerró la herida de su padre y reinventó su propio cuerpo

Desde que hace unos días luce en redes su nueva figura, el foco está puesto en su dieta. Pero pocos conocen su infancia ligada al abandono. Una biografía intensa: problemas con el alcohol y depresión postparto.

Jura que llora siempre que escribe canciones. Pensó que su carrera podía terminarse cuando en 2011 la operaron de las cuerdas vocales. Es capaz de lanzar títulos como “si vuelvo a ver a mi padre, el hombre que me abandonó, podría escupirle la cara”. O de admitir que sintió rechazo por su bebé en medio de una depresión post-parto. O de revisar su pasado ligado al alcohol. Quienes se centran en Adele y sus kilos están perdiéndose la esencia del personaje. La biografía de una mujer a la que poco le importa incomodar.

Adele apaga y enciende su modo cantante cuando quiere. Puede pasar años sin dar una entrevista y, de pronto, salir a hablar en nombre de todas esas mujeres que no sienten la maternidad como un estadío ideal. Hace cuatro años, cuando el foco de los medios no era la balanza y la dieta estrictamente implementada, el zoom estaba en su maternidad. “En los primeros meses, tras dar a luz, me sentía inadecuada, como si hubiera tomado la peor decisión de mi vida”, confesaba en carne viva.

Deja una respuesta