Según un estudio, pesa más un ambiente agradable de trabajo con menos problemas interpersonales, que la eficiencia.

La trayectoria no lo es todo. Una persona amable y confiable tendrá más chances de ser seleccionada para conformar un equipo de trabajo que una reconocida solamente por su competencia en habilidades, según una nueva investigación de la Universidad de Binghamton de Nueva York.

Por supuesto que las personas que logren reunir ambos tipos de requisitos tendrán más chances de ser elegidas. Pero, al revés de lo que muchos creen, la amabilidad y la confiabilidad son a menudo factores más importantes que la competencia según halló el estudio.

“Asumimos que las personas son seleccionadas para grupos de trabajo y equipos importantes debido al conocimiento y las habilidades que aportan”, plantea Cynthia Maupin, profesora asistente de comportamiento organizacional y liderazgo en la Escuela de Administración de la Universidad de Binghamton.

“Sin embargo -prosigue- esta investigación sugiere que las personas a menudo son elegidas porque los miembros del equipo se sienten cómodos con ellas”, asegura.

En definitiva, la dimensión humana suele primar por sobre la productiva: “La gente puede estar dispuesta a sacrificar un poco en términos de rendimiento para tener una experiencia de equipo realmente positiva”, afirma.

Voz desafiante y voz de apoyo

Maupin y sus colegas se centraron en una cohorte de estudiantes de Maestría en Dirección de Empresas para realizar su estudio. Los estudiantes fueron asignados al azar a equipos al comienzo del semestre para trabajar en proyectos y asignaciones de clase.

Hacia el final del semestre, se pidió a los estudiantes que fueran ellos los que formaran sus propios equipos, y evaluaran por qué seleccionaron a cada miembro de su grupo. “Queríamos saber qué hacía la gente para que los demás consideraran que serían buenos candidatos para formar un equipo en el futuro”, explica la profesora.

El buen clima laboral es tan valorado que se privilegia frente a la eficiencia. Foto Shutterstock.El buen clima laboral es tan valorado que se privilegia frente a la eficiencia. Foto Shutterstock.

Los investigadores observaron específicamente cómo los estudiantes evaluaban su capital humano, la capacidad para hacer bien sus tareas y su capital social, el grado en que eran amigables y confiables; mediante el estudio de su uso de la voz desafiante o de apoyo.

La “voz desafiante” es considerada la habilidad para comunicarse de una manera que desafíe el status quo y se centre en nuevas ideas y eficiencia. En tanto, la “voz de apoyo”, habla de la capacidad de comunicarse de una manera que fortalezca los lazos sociales y la confianza, y construya la cohesión amistosa de un equipo.

Capital humano y social vs competencia

Los investigadores hallaron que las personas que mostraban tanto competencia -mediante el uso de una voz desafiante- como confiabilidad -mediante el uso de una voz de apoyo- eran las personas más solicitadas cuando se trataba de armar equipos.

“Como era de esperar, cualquiera que fuera muy fuerte en términos de señalar su capital humano y social era extremadamente buscado. Están haciendo todo lo correcto para establecer que son confiables y buenos trabajadores ”, dijo Maupin.

Sin embargo, los investigadores encontraron que los estudiantes que solo mostraban capital social a través de una voz de apoyo eran más buscados que aquellos que solo mostraban su competencia mediante el uso de una voz desafiante.

“Nuestros hallazgos sugieren que cuando las personas sienten que pueden confiar en usted, incluso si no es necesariamente el mejor trabajador, es más probable que quieran trabajar con usted”, dijo Maupin. “Saben que es probable que haya menos problemas interpersonales en ese caso”.

Ser buena persona: una reputación positiva

Maupin asegura que sus hallazgos tienen importantes implicancias para los ámbitos de trabajo. Por ejemplo, para los empleados que buscan unirse a equipos importantes, aconseja como primer paso conocer a sus compañeros.

En tiempos de teletrabajo, los nuevos empleados deben expresarse más que nunca de manera constructiva y solidaria. Foto Shutterstock.En tiempos de teletrabajo, los nuevos empleados deben expresarse más que nunca de manera constructiva y solidaria. Foto Shutterstock.

“Tener una reputación positiva por el buen trabajo es muy útil, pero también lo es ser una buena persona. La gente quiere trabajar con aquellos con quienes se siente cómoda ”, reitera.

“Debería utilizar una voz de apoyo para mostrarles a los demás que es alguien en quien sus colegas pueden confiar, especialmente si es nuevo en una organización o aún está desarrollando sus habilidades”, sugiere.

Si bien los datos para el estudio se recopilaron antes de la pandemia de COVID-19, Maupin dice que los hallazgos son aún más relevantes ahora que muchas organizaciones tienen acuerdos de trabajo completamente remotos o híbridos.

“Sin esas interacciones en persona, los trabajadores tienen menos tiempo para poder tomar decisiones y evaluar a sus compañeros de trabajo. Es posible que solo los vea en las reuniones de Zoom ”, plantea.

En este sentido, destaca para esta etapa que todavía está signada por el teletrabajo: “Los trabajadores deberían hablar de manera constructiva y solidaria para que sus señales de capital humano y social sean evidentes, especialmente si está buscando oportunidades de equipo en el futuro”, cierra.

Radio Pinamar FM 100.7