Cuáles son, en la actualidad, los factores que más predisponen para sentirse exitoso.

Pregunta: Mi cuñado, de joven era un brillante alumno de medicina (fue medalla de oro) pero desde que empezó a ejercer es un opaco profesional que solo consigue trabajo en mediocres empresas y apenas sobrevive. ¿Por qué alguien que pintaba exitoso hoy es un gris profesional?
M.M.S., La Plata.

Cada persona tiene su propia idea de lo que le resulta importante y valioso para su vida, una vivencia exclusivamente subjetiva. Así, por ejemplo, para un estudiante será que le vaya bien en sus estudios, para quien tiene un empleo ser ascendido y lograr una mejor remuneración, para un empresario hacer un buen negocio, para un artista lograr un buen resultado con sus obras, para un investigador lograr descubrir algo útil.

Cuando esto se cumple se tiene una sensación interna de éxito aunque pueda ser poco visible para los otros.

El éxito produce y tiene dos características comunes: la persona siente una íntima sensación de placer y satisfacción y, además, que alcanzó su objetivo previsto.

Diversos estudios demuestran que esos logros estimulan a sostener esos mismos objetivos con mayor obstinación, e incluso ante un revés o un fracaso transitorio no se desaniman sino que se intensifica el empeño para seguir adelante. Un ejemplo frecuente es ver a un exitoso deportista que ante una derrota, ésta le suele funcionar como un estimulante aguijón para superar la próxima contienda.

Rafael Nadal celebra su victoria en Rolland Garros 2022. Foto: EFE/EPA/ Martin DivisekRafael Nadal celebra su victoria en Rolland Garros 2022. Foto: EFE/EPA/ Martin Divisek

Durante mucho tiempo se atribuyó el éxito a condiciones intelectuales y a diversas capacidades cognitivas y, aunque pueda ser cierto, solo lo es parcialmente ya que destacados estudiantes con altos cocientes intelectuales posteriormente solo obtienen mediocres resultados profesionales o laborales que lo que se presuponía.

Una posible razón es que muchas veces la inteligencia analítica y la inteligencia práctica no necesariamente coinciden.

La clave

En la actualidad, se presta más atención a la relación del éxito con algunas características de la personalidad. Muchas evidencias se han recolectado en tal sentido resaltando que, por ejemplo, la confianza en sí mismo y la capacidad de resistencia ante las dificultades de la vida, resultan recursos de mayor valía para alcanzar el éxito –alcanzar lo propuesto– que la capacidad intelectual.

Esta puede ser una condición necesaria pero no suficiente. En la actualidad, los factores que más predisponen al éxito son la capacidad de empatía, la confianza en sí mismo, la ambición, la capacidad de relacionarse y vincularse con personas acordes a lo que se busca, la perseverancia y el no derrumbarse anímicamente ante la falta de resultados.

La empatía es un factor que predispone al éxito.  Foto: Shutterstock.La empatía es un factor que predispone al éxito. Foto: Shutterstock.

Una razón es que aquellos que logran apasionarse a largo plazo, aun ante metas definidas y exigentes, van adquiriendo de manera progresiva el saber necesario para un mejor rendimiento que lo acerque a sus objetivos.

Es lo opuesto de lo que ocurre con quien de manera rápida atribuye un fracaso a un fiel reflejo de su falta de capacidad que lo lleva a abandonar y no continuar con sus proyectos. Quien tiene una buena autoestima atribuye los fracasos a las circunstancias externas e interpreta sus éxitos como méritos propios.

Exactamente a la inversa de quien tiene una baja autoestima y poca confianza en sí mismo que suele atribuirlo siempre a limitaciones o incapacidades personales.

Conviene no confundir el éxito con la fama –que depende más de cómo son conocidos por los demás ya que hay famosos sin éxito– ni considerar que implica felicidad ya que muchas personas exitosas en sus quehaceres pueden no ser felices.

Radio Pinamar FM 100.7