El actor viene de declararle la guerra a Disney por la nueva versión de Blancanieves y los siete enanitos. Su camino al estrellato.

“Desearía tener suficiente veneno para todos ustedes”, grita el Tyrion Lannister de Peter Dinklage en el célebre episodio del juicio de Game of Thrones, y se termina de ganar el corazón de millones y millones de televidentes.

La vida profesional del actor que inmortalizó a Tyrion Lannister se puede clasificar, para hacerlo un poco más divertido, a partir de Nueva York. Allí es donde Peter vive actualmente y de donde no se quiere ir nunca. Están, entonces, las etapas pre-Nueva YorkLower East Side y Rey de la Gran Manzana.

Peter en la famosa escena del juicio en Game of Thrones. Foto: APPeter en la famosa escena del juicio en Game of Thrones. Foto: AP

I: pre-Nueva York

Esta etapa de la vida profesional de Dinklage también podría haberse denominado “Nueva Jersey”. Peter nació en Brookside del vientre de una profesora de música y la “semilla” de un vendedor de seguros. La otra persona que revoloteaba en su casa cuando era pequeño era su hermano Jonathan, hoy en día violinista profesional.

La infancia de Peter fue feliz; la adolescencia “complicada”. Dinklage nació con acondroplasia, la causa más común de enanismo, y cuando dejó atrás la inocencia propia de los infantes empezó a tener que aprender a vivir con la discriminación.

Atravesó sin muchas complicaciones académicas la secundaria Delbarton y se inscribió en la escuela de actuación Bennington, en Vermont, para convertirse en actor profesional. Allí se destacó haciendo de villano en musicales. Considera que, aunque brilló en una versión de Pinocho, su mejor papel infantil fue el de Jud Fry en Oklahoma!

Dinklage en The Station Agent, la película que lo catapultó a la fama. Foto: APDinklage en The Station Agent, la película que lo catapultó a la fama. Foto: AP

En Bennington no solo actuó, también formó una banda de punk rock con sus amigos. Se llamaba Whizzy. Tocaban canciones de títulos sexuales en tugurios y eran vistos solo por hombres.

Ya graduado de la escuela de Vermont, Dinklage se fue a hacer la América a otro estado de su país: se mudó a Nueva York para fundar una compañía de teatro. Aquí empieza la etapa “Lower East Side”.

II: Lower East Side

“Comer no es tan importante como la propia dignidad”, declaró Dinklage a The New Yorker. Esta frase resume la filosofía de vida que marcó a fuego su camino: se puede decir “no” aunque falte dinero.

Otra que también lo hace es una que le dijo a The Guardian: “Hay muchos otros trabajos que pagan el alquiler y no iba a ver la actuación solo como una forma de pagar las cuentas, porque en realidad no era así”.

Lo primero que hizo cuando llegó a Nueva York fue, obviamente, alquilar una habitación. Consiguió junto a sus colegas veinteañeros una en el Lower East Side por 300 dólares la noche. Allí no solo convivió con humanos, sino también con algunas ratas.

Michelle Williams y Dinklage en The Station Agent. Foto: APMichelle Williams y Dinklage en The Station Agent. Foto: AP

La televisión y el cine eran demasiado para sus 1,35 metros -eso creía él- y en consecuencia dedicó toda su primera etapa en Nueva York a conseguir roles en obras de teatro. Mientras trabajaba en una oficina ingresando datos y constantemente rechazaba papeles de duendes o enanos “tolkienianos”, estereotipo que no iba con su objetivo.

Su carrera en cine comenzó en 1995 con Living in Oblivion, pero la película que lo empezó a llevar la etapa “Rey de la Gran Manzana” es The Station Agent, en 2003.

El descubridor de Dinklage como un serio talento “clase A” fue el director Tom McCarthy, quien lo vio destacarse en una obra de teatro y lo llamó para que protagonizara su película The Station Agent, una acerca de un hombre solitario que se va a vivir a una estación de tren en Nueva Jersey.

Peter y su esposa, la directora Erica Schmidt. Foto: APPeter y su esposa, la directora Erica Schmidt. Foto: AP

The Station Agent ganó un importante premio en Sundance y le sirvió a Peter como vidriera. Después llegaron su casamiento con la directora de teatro Erica Schmidt y, entre otras producciones cinematográficas y televisivas, Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian, las Muerte en un funeral, Saint John of Las Vegas y… Game of Thrones.

III: El rey de la Gran Manzana

Acaso usted quizás se esté preguntando: ¿pero Game of Thrones no mostró un estereotipo de enano con el personaje Tyrion Lannister? Para resolver esta hipotética duda, Dinklage se encargó varias veces de explicar que le gusta la obra de George R. R. Martin por sobre la de Tolkien por el simple hecho de que toma a los enanos como humanos y no como “criaturas”.

Su participación en la serie de David Benioff y D. B. Weiss lo catapultó directamente al estrellato mundial. Pocas personas en el mundo con televisor desconocen su rostro… y no hace falta haber visto la maratónica serie.

Tyrion es un personaje ambiguo que juega su propio partido. No es de los héroes ni de los villanos de la serie y aún así es, extrañamente, el mas querido por el fanático y la fanática. Su inteligencia y valentía lo hicieron dueño de varias de las mejores escenas del show. Escenas que supo mejorar con actuaciones memorables. Eso, a pesar de su floja participación en las últimas temporadas, nadie lo olvida.

Tyrion, un personaje querido de Game of Thrones.Tyrion, un personaje querido de Game of Thrones.

Habiendo superado el polarizador desenlace de Game of Thrones, Dinklage extraña a Tyrion y, por sobre el resto de las cosas, grabar en la bella Irlanda del Norte. La decisión de los showrunners sobre el final de Game of Thrones fue drástica, pero él los apoyó en todo momento.

Mientras hacía Game of Thrones lo llamaban para interpretar personajes similares a Tyrion en ficciones de fantasía. Pero con uno bastaba: “Lo último que quieres cuando haces Game of Thrones es hacer algo similar a Game of Thrones. Hago una muy buena versión de ese género, así que no necesito hacer de ‘Beastmaster’ en mi tiempo libre”.

Con la serie de HBO se le escabulló la vida bajo perfil que deseaba tener. Ahora hace lo posible para conseguirlo, pero los teléfonos constantemente le ganan la pulseada. Cuando alguien se acerca con una camarita, él piensa: “Cada vez que alguien me pregunta, ‘Me encanta tu trabajo, ¿puedo tener una foto?’ Lo hago, pero lo que no me gusta es la foto furtiva”.

Dinklage recibe un Emmy 2015 por Game of Thrones. Foto: APDinklage recibe un Emmy 2015 por Game of Thrones. Foto: AP

La etapa “El rey de la Gran Manzana” también es la de mirar hacia atrás. “Es fantástico. Miras a los protagonistas del pasado y son muy diferentes. Hollywood finalmente está abriendo la puerta a representaciones más realistas de quiénes son las personas. No se trata solo de hermosas estrellas de Hollywood”, comentó a The Guardian.

A su vez, no cree ser la persona “más políticamente correcta” en términos de enanismo. “Por ejemplo, si veo a un niño y me está señalando, y el padre le pide que mire hacia otro lado, ¿en qué se convertirá ese niño? ¿Alguien que no puede hacer contacto visual con alguien que mide 1.35 metros? Eso es triste, para mí. Lo entiendo en el momento, porque no quieren avergonzarme. ¿Y qué, vamos a tener un seminario educativo caminando por la calle? No hay tiempo para eso”, dijo a The New Yorker.

“Tienes un asiento de primera fila cuando eres alguien como yo, o cualquiera que sea físicamente diferente. Y ese no es realmente el camino. Está bien, sin embargo. Yo lo entiendo. No, no soy un actor para cambiar el mundo en términos de cómo se presenta a alguien de mi tamaño”, opinó.

En estos días, el actor estuvo en el ojo de la tormenta por haberle declarado la guerra a Disney. Dijo en un podcast que la historia de Blancanieves y los siete enanitos es retrógrada y que no hace falta que el estudio haga una nueva versión del clásico pero con actores de ”carne y hueso”.

Tyrion Lannister en la etapa final de la serie de Benioff y Weiss.Tyrion Lannister en la etapa final de la serie de Benioff y Weiss.

Disney no se quedó atrás y aseguró que habló con la comunidad del enanismo para asegurarse que no van a estereotipar a los enanitos. ¿Cómo harán? Vaya uno a saber.

Teniendo la posibilidad de elegir entre proyectos de alto vuelo e incluso de producirlos, Dinklage no olvida su pasado en películas de bajo presupuesto. Todo lo contrario: cree que allí se puede conectar con las cosas que no tienen que ver con el dinero.

Haber encontrado la fama y la plata de adulto es una ventaja: “Si hubiera tenido una buena cuenta bancaria cuando tenía 20 años el daño que me habría causado a mí mismo y a otras personas a mi alrededor… No hubiera sido responsable, ahora siento que puedo ser más responsable”.

Lena Headey, Peter Dinklage, Kit Harington y Emilia Clarke en los Emmy 2019. Foto: AFPLena Headey, Peter Dinklage, Kit Harington y Emilia Clarke en los Emmy 2019. Foto: AFP

Su último personaje, Cyrano de Bergerac, también lo deja ver como un talento distinto. Allí hace del hombre que le da título a la obra pero sin nariz prominente. Las ideas de Dinklage y del director Joe Wright van por otro lado.

Peter aceptó ser Cyrano porque le divierte el personaje, pero también por los mensajes que hay detrás de la implacable obra del francés Edmond Rostand.

“Realmente queríamos desmenuzar todo y llegar al núcleo de lo que realmente se trata, que es la capacidad de todos de no sentirse dignos de amor, ya sea que tengas una nariz gigante o no. Cualquiera puede ponerse en los zapatos que estoy usando ahora, en términos de la parte. No tienen que ser de mi altura. Todos tenemos esa inseguridad, el deseo de algo que no sabemos si merecemos, ya sea una mujer, un hombre o el cariño de cualquiera”, explicó sobre su nuevo rol en cine.

Cyrano llegará a las pantallas argentinas a finales de febrero y se postula como candidata a algo en los próximos premios Oscar.

Dinklage con Haley Bennett en la nueva película musical "Cyrano". Crédito ... Peter Mountain / MGMDinklage con Haley Bennett en la nueva película musical “Cyrano”. Crédito … Peter Mountain / MGM

El título de este episodio está avalado por números: Peter ganó un Globo de Oro, un premio del Sindicato de Actores y cuatro premios Emmy por sus participaciones en Game of Thrones y Tres anuncios por un crimen.

Mientras esta historia continúa y queda inconclusa, Dinklage, Erica y sus dos hijos intentan, aunque sea muy difícil, escabullirse en algún rincón de su querida Nueva York.

Radio Pinamar FM 100.7