Aunque algunas personas crean que la alegría y la felicidad, o el miedo y la vergüenza no son lo mismo, no es así. Cuál es la importancia de distinguir cada vivencia y cómo explorar el autoconocimiento para alcanzar el bienestar