Es originaria de Kamchatka, en el extremo de Rusia. El año pasado se la vio en Alaska. Ahora apareció en un río de EE.UU.. Busca su lugar en el mundo y no lo puede encontrar.

Los observadores de aves en Massachusetts recibieron un regalo de Navidad anticipado en forma de un avistamiento increíblemente raro: un águila marina de Steller, que es nativa de Asia a casi 8.000 km de distancia.

Las grandes águilas marinas son nativas de la península de Kamchatka, en el extremo oriental de Rusia, y también se ven en Japón, China y Corea. Se estima que solo quedan alrededor de 5.000 individuos, incluido este, que de alguna manera ha llegado al río Taunton en Massachusetts.

El águila posando en un árbol (David Ennis/Massachusetts Division of Fisheries & Wildlife).El águila posando en un árbol (David Ennis/Massachusetts Division of Fisheries & Wildlife).

Las águilas marinas de Steller se encuentran entre las águilas más pesadas del planeta, con un peso de 5 a 9 kg y una envergadura de hasta 2,5 metros, informa Science Alert.

Son bastante fáciles de identificar con su pico naranja brillante parecido al Gonzo y sus distintivas alas de bordes blancos.

Avistada en Alaska y Canadá​

Lo mejor es que esta ave es probablemente el mismo individuo que fue visto el mes pasado volando por el este de Canadá; también se ha avistado tan al norte como Alaska, que se remonta al verano de 2020, según la revista Smithsonian.

También ha habido un avistamiento de un águila marina de Steller en Texas, pero sus marcas de identificación no fueron fotografiadas, por lo que no se sabe si era el mismo individuo, informa Science Alert.

“Está casi tan lejos de su origen como puede estar”, dijo Andrew Farnsworth, investigador principal del Laboratorio de Ornitología de Cornell al New York Times en noviembre. “Es alucinante”.

Las águilas marinas de Steller figuran como vulnerables en la Lista Roja de la UICN.

El águila ahora esta en EE.UU. cazando salmones (Facebook).El águila ahora esta en EE.UU. cazando salmones (Facebook).

Los observadores de aves han podido identificarlo por las marcas blancas en sus alas, y es seguro decir que está cerca de los ríos y costas locales, donde es probable que esté cazando salmones.

Nick Lund, coordinador de promoción y divulgación de Maine Audubon, describió el avistamiento del ave en su blog The Birdist.

“Un sueño absoluto estar de repente parado en este parque al azar en el sur de Massachusetts mirando a un monstruo ruso salvaje y raro” , escribió.

Buscando pareja y hogar

Curiosamente, Lund vio el águila de Steller junto a las águilas calvas locales, que se ven bastante pequeñas en comparación, informa Science Alert.

Entonces, ¿cómo terminó esta majestuosa criatura tan lejos de casa? No es extraño que las aves se desvíen de su tierra natal, un fenómeno conocido como vagancia.

A veces, son factores ambientales como el cambio climático o la pérdida de hábitat los que los empujan fuera de su área de distribución natural. Pero a veces es solo una falla de navegación interna.

Ahora que este individuo se ha extraviado durante tanto tiempo, Alex Lees, biólogo conservacionista de la Universidad Metropolitana de Manchester en el Reino Unido, le dijo a NPR que es poco probable que regrese a casa.

Nick Lund describió el avistamiento del ave en su blog The Birdist. El águila es la de abajo de las tres y está junto a un par de águilas calvas (Twitter).Nick Lund describió el avistamiento del ave en su blog The Birdist. El águila es la de abajo de las tres y está junto a un par de águilas calvas (Twitter).

“Puede estar condenado a vagar perpetuamente en busca de un miembro de su propia especie, permaneciendo en áreas adecuadas durante meses tal vez, pero la necesidad de vagar para encontrar una pareja puede llevarlo a seguir moviéndose”, dijo Lees a NPR.

“Todavía es posible que este individuo pueda encontrar el camino de regreso, pero cuanto más tiempo permanece, menos probable parece”.

Eso puede sonar solitario, pero Lees y sus colegas acaban de publicar un artículo en Current Biology que comparte evidencia de que algunas aves errantes pueden en realidad ser pioneras de nuevos hábitats, estableciendo nuevas rutas migratorias para su especie, informa Science Alert. 

Por ahora, sería bueno imaginar este pájaro de aspecto noble no está perdido. Solo busca un nuevo lugar al que llamar hogar.

Radio Pinamar FM 100.7