Uno será solar y el otro lunar. Todos los detalles de este excepcional evento que tendrá lugar entre fines de este mes y principios del próximo

Un fenómeno que hace siglos no puede apreciarse desde Argentina se dará en el cielo entre fines de este mes y comienzos del próximo: dos eclipses casi pegados, uno solar y otro lunar. El primero, tendrá un oscurecimiento parcial y se manifestará el próximo sábado, 30 de abril. El segundo, será un eclipse total que comenzará en la noche del 15 de mayo para culminar en la madrugada del 16.

Ambos, con sus diferentes particularidades, podrán apreciarse en el territorio argentino. El solar será el resultado de la interposición de la Luna entre la Tierra y el Sol. En tanto, el lunar se manifestará a partir de que la sombra de la Tierra cubra a su satélite.

Como destacan astrónomos y aficionados, esta seguidilla constituye un acontecimiento excepcional ya que si bien los eclipses solares y lunares se dan con cierta frecuencia en el cielo argentino, no es común que ocurran dos seguidos con un intervalo tan corto. En 2019, 2020 y 2021 se dio la rareza de que se pudieron ver tres eclipses solares totales en la Argentina. Uno en San Juan, San Luis y Buenos Aires; otro en Río Negro y Neuquén, y el último en la Antártida.

Ambos fenómenos, por sus particularidades, tienen diferentes efectos. En el lunar, el satélite natural adopta un color rojizo y modifica la iluminación de la noche. Los efectos del eclipse solar son más pronunciados y es necesario el uso de anteojos especiales para apreciar el fenómeno (Getty Images)
Ambos fenómenos, por sus particularidades, tienen diferentes efectos. En el lunar, el satélite natural adopta un color rojizo y modifica la iluminación de la noche. Los efectos del eclipse solar son más pronunciados y es necesario el uso de anteojos especiales para apreciar el fenómeno (Getty Images)

En esta oportunidad el eclipse solar será parcial porque solo una pequeña parte del Sol estará tapada por la Luna. No habrá un oscurecimiento del día, porque para que la Tierra quede en penumbras la Luna debería interponerse completamente. “Deberíamos empezar explicando por qué se producen eclipses. El Sol es 400 veces más grande que la Luna, pero al estar 400 veces -casualmente- más lejos que esta, tienen ambos el mismo tamaño aparente. Cuando se alinean exactamente se da lugar a un eclipse solar total. En caso de que no, como es el caso del próximo eclipse, estamos ante un eclipse parcial”, explicó a Infobae Constantino Baikouzis, investigador astronómico y director del programa Parque Astronómico de la Matanza.

“Si bien será visible desde casi toda la República Argentina, la región más favorecida será la del sudoeste. Desde Buenos Aires será visible a partir de las 16:45 hasta la puesta del sol. Quince días más tarde, tendrá lugar un eclipse lunar total que será visible desde Buenos Aires a eso de la medianoche y se podrá ver en su totalidad. En este caso, nuevamente se alinean pero es la Tierra la que se interpone entre el Sol y la Luna, eclipsándose esta última cuando ingresa en la sombra de la Tierra la que se verá perfectamente plasmada sobre la superficie lunar durante el eclipse”, añadió el experto.

Aunque la duración de los dos fenómenos será de horas, tendrán diferentes tiempos de apreciación. Mientras que el máximo de apreciación del solar será de 7 minutos, porque el proceso de ocultamiento dura muy poco, el lunar será más extendido. A las 23.30 del 15 de mayo, la Luna entrará en la penumbra y el máximo se manifestará a la 1:11 de la madrugada del día siguiente. Por curiosidad azarosa, el fenómeno va a coincidir con el Día Internacional de la Luz, un evento proclamado por la Unesco que celebra el impacto de la energía en la ciencia, el arte y la cultura.

“Si bien la serie de eclipses se repite cada 18 años -llamado período de saros-, que un mismo eclipse se produzca en el mismo lugar exactamente es muy difícil debido a que la Tierra rota cambiando continuamente la locación en la cual este tendrá lugar" (REUTERS)
“Si bien la serie de eclipses se repite cada 18 años -llamado período de saros-, que un mismo eclipse se produzca en el mismo lugar exactamente es muy difícil debido a que la Tierra rota cambiando continuamente la locación en la cual este tendrá lugar” (REUTERS)

Según explica Baikouzis, no es casual que haya quince días entre los dos eclipses, ya que siempre que hay un eclipse lunar, antes o después se manifiesta uno solar. “Cabe aclarar que entre dos fases iguales y consecutivas hay 29 días y medio, es decir casi treinta. Por eso, de producirse dos eclipses uno lunar y otro solar se producirán con quince días de diferencia, es decir lo que tarda la Luna en recorrer media órbita”, detalló.

Ambos fenómenos, por sus particularidades, tienen diferentes efectos. En el lunar, el satélite natural adopta un color rojizo y modifica la iluminación de la noche. Los efectos del eclipse solar son más pronunciados y es necesario el uso de anteojos especiales para apreciar el fenómeno.

“Si bien la serie de eclipses se repite cada 18 años -llamado período de saros-, que un mismo eclipse se produzca en el mismo lugar exactamente es muy difícil debido a que la Tierra rota cambiando continuamente la locación en la cual este tendrá lugar. Por ejemplo, un eclipse que fui a ver a Turquía en agosto del ‘99 se repitió después de 18 años pero fue visible en Estados Unidos”finalizó Baikouzis.

Después del 30 de abril, el próximo eclipse solar que se podrá ver en el país será recién el 2 de octubre de 2024 y va a ser un eclipse anular. Este tipo de eclipses se dan cuando queda el borde del Sol sin cubrir. La Luna, debido a su órbita elíptica, queda más lejos de la tierra y no llega a cubrir completamente la superficie del Sol. Como resultado de ese movimiento se ve la forma de un anillo. Ese eclipse solar va a cruzar la Argentina y se verá en la provincia de Santa Cruz.

Radio Pinamar FM 100.7