jueves, junio 4, 2020
MujerNacionales

Alarma global Cuarentena obligatoria e hijos de padres divorciados: cómo acortar distancias

“¿Cuánto son 15 días?” Los menores de seis años aún no comprenden el concepto abstracto de la noción del tiempo. Cómo acompañarlos con el cambio de rutinas.

El “aislamiento social preventivo y obligatorio” dictado por el Gobierno para intentar cortar la cadena de contagio del coronavirus tiene múltiples consecuencias. Aunque principalmente se habla de las económicas, existen otras aristas que van de la mano de lo emocional. Dentro de ellas quedan enmarcados los niños cuyos padres están separados. Entre las excepciones que se listan en el decreto 297/2020, se mencionan a las personas “que deban asistir a otras con discapacidad” y “familiares que necesiten asistencia; a personas mayores; a niños, a niñas y a adolescentes”, así como “personas que deban atender una situación de fuerza mayor”. Pero no especifica cuáles son las pautas en el caso de los padres separados. Dado el contexto, es probable que muchos niños no vean a su papá o a su mamá al menos hasta el 31 de marzo.

Se trata de un caso excepcional, donde la situación es nueva tanto para los chicos como para los adultos. Entonces, ¿cómo se debe actuar para perjudicar lo menos posible a los más pequeños, cuyas rutinas se ven afectadas desde todos los frentes?

María Laura Lezaeta, psicóloga y co-fundadora de JUEGOlogía, dialogó con Entremujeres Clarín sobre estos casos, hasta ahora inéditos. “Es importante mencionar que los chicos más pequeños, entre los 2 y 6 años, aún no comprenden la noción del tiempo. Es un concepto muy abstracto para ellos, por lo que es importante hacer que el tiempo no les sea algo ajeno, sino enseñarles y ayudarles a comprender el paso de los días mediante alguna actividad”, sostuvo.

La especialista destacó que “tenemos que dedicar y habilitar un espacio para explicarle a los niños que no van a ver a su mamá o a su papá físicamente pero que sí van a poder tener contacto con él; por teléfono, videollamada, etc. Es un buen momento para utilizar la tecnología como una aliada, hacerla una herramienta que nos acerque los unos a los otros”.

Entre las sugerencias de la especialista, recordó que “puede ser una oportunidad para que los chicos escriban una carta o hagan un dibujo y explicarles que su papá y su mamá se encuentran en sus casas para cuidar de su salud y la de todos, y que dicho distanciamiento es transitorio”.

¿Cuánto son 15 días?

Para poder enseñarles cuanto tiempo son 15 días, Lezaeta recomendó una actividad que los chicos pueden hacer, acompañados, en sus casas.

Dibujar un tren con 15 vagones, numerados del 1 al 15 y, en cada vagón, que los padres o el niño dibujen algún objeto o personaje. Pueden hacerlo en tamaño grande y pegado en una cartulina. Cada día, antes de irse a dormir, el niño puede quitar de la cartulina el último vagón. De esta manera, la espera será más relajada y, al mismo tiempo, podrá aprender noción de tiempo y numeración.

Cuarentena obligatoria e hijos de padres divorciados: cómo acortar distancias. Foto: Shutterstock.

Cuarentena obligatoria e hijos de padres divorciados: cómo acortar distancias. Foto: Shutterstock.

¿Cómo decidir con quién se queda el niño?

En los casos de tenencia compartida, no es fácil establecer dónde pasará el niño esta temporada de cuarentena​. La psicóloga mencionó que “es importante pensar qué es lo mejor para el niño, y que no sea una disputa territorial entre los padres. Todo cambio genera siempre mucho estrés en los chicos, y más esta situación sanitaria a nivel mundial, que es una carga emocional más que angustiante para los adultos”.

En ese sentido, aconsejó que, “en primer lugar, debemos regular nuestras propias emociones, hacer una pausa, y entender que para el niño lo más aconsejable es que continúe su vida con sus rutinas habituales, al menos, las que pueda realizar. Esto significa que se debería quedar en la casa en la que vive la mayor parte del tiempo”.

Los efectos de este aislamiento en los niños

Lezaeta destacó la importancia de “habilitar la comunicación” con los chicos en tiempos de cuarentena obligatoria. “Ante esta importante crisis sanitaria, los niños cargan con una mochila, llevando en ella toda la angustia y el estrés que genera esta situación en la vida de los adultos, por lo que si no ponemos en palabras lo que está ocurriendo y validamos nuestras emociones, sin alarmarlos, ellos de todas maneras lo notarán y se angustiarán”.

En esa línea, recomendó “esclarecer todas las dudas y preguntas que tengan al respecto”, ya que, de lo contrario, al no tener “los recursos y herramientas suficientes para poner en palabras lo que les sucede, muchas veces manifestarán su malestar a través de su comportamiento”. “Seguramente vamos a notar que están más irritables, hiperactivos, así como también notaremos cambios en los hábitos de alimentación y sueño. Por eso debemos ayudarlos y ser nosotros los adultos, los guías en el camino de gestionar sus propias emociones”, aclaró.

Cómo ayudarlos

Para que estos días de aislamiento y ausencias físicas sean lo menos difícil posible, la especialista mencionó que se debe “ser más flexible (que no es lo mismo que ser 100% permisivos)”.  Un punto importantes es establecer rutinas junto a ellos, “dado que las mismas generan seguridad al permitirles anticiparse a las actividades que realizarán día a día, y no caer en la incertidumbre de qué les deparará el mañana”.

“Todos los días, al menos en algún momento del día, dediquemos un tiempo en familia: para jugar, conversar, ver una película, buscar hacer actividades juntos, sin que sea una imposición u obligación”, concluyó Lezaeta.

Deja una respuesta