viernes, junio 5, 2020
Tendencias

Valeria Schapira, escritora y creadora de Viajo Sola, entrevistó a esta profesora de yoga que invita a levantarse del sillón y encariñarse con prácticas milenarias desde casa.

Con su sonrisa eterna y un acento que mezcla rincones del mundo, te invita a levantar el “culete” del piso. Te pide que “aguantes” un par de respiraciones más en equilibrio y, milagrosamente, lo logra. Te invita a abrigarte para shavasana, el asana de relajación. Es como una madre que te cuida a distancia para que no te lastimes durante tu practica de yoga en el confinamiento. Xuan Lan​ –“orquídea de primavera” en vietnamita- es una profe de yoga que guía clases online que son furor en cuarentena​. A través de sus vivos de YouTube e Instagram, motiva a alumnos principiantes, intermedios y avanzados a practicar el yoga, a la vez que guía meditaciones, ofrece recetas saludables y sugerencias para mejorar la calidad de vida. Su canal de YouTube está cerca del millón de suscriptores. Es mucho más que una profesora; es una motivadora y original creadora de formatos. Lleva publicados dos libros, Mi diario de yoga y Yoga para mi bienestar. Se perfecciona regularmente en India y otros lugares del mundo. Para ofrecer una buena enseñanza, dice, hay que conocer cómo se mueve la energía, como surgen las emociones, cómo el cuerpo se abre y evoluciona.

Apenas los gimnasios cerraron, busqué ayuda en Google. Seguí, al azar, algunas clases poco motivadoras, hasta que di con ella. Y la rutina se transformó en placer. Xuan Lan​ logra que te encariñes con el yoga​ y con su estilo. Te habla como una amiga y te acerca a su día a día, contando, por ejemplo, que cuando decidió bajar la frecuencia de sus clases, su marido la convenció de no hacerlo ya que muchos la necesitamos en estos tiempos. El caballero la asiste técnicamente en el aula virtual que montaron en su hogar y, a veces, durante las clases, le muestra algún cartel en el que le cuenta sobre los miles de personas que están siguiendo sus movimientos.

"Hacer cinco minutos de meditación o practicar tres saludos al sol ya se consideran una sesión de yoga"

Desde su hogar en Barcelona​, Xuan Lan​ me cuenta que sus redes sociales explotaron de mensajes de personas que decidieron comenzar a practicar yoga para calmar su ansiedad y su miedo. Le mandan fotos de sus prácticas, corrigen su gramática… Se metió en nuestras casas y eso que, en estos días, ella ha salido muy poco de la suya.

Xuan Lan –“orquídea de primavera” en vietnamita-  es una profe de yoga que guía clases online que son furor en cuarentena. Foto: Xuan Lan.

Xuan Lan –“orquídea de primavera” en vietnamita- es una profe de yoga que guía clases online que son furor en cuarentena. Foto: Xuan Lan.

Elige la tardecita para hacer los live en España, la hora en que pueden relajarse quienes hacen teletrabajo. Tener una rutina calma el miedo y la incertidumbre, dice.

“Soy detallista; me gustan las cosas bien hechas”, confiesa, y atribuye su paciencia a que, como profesora de yoga presencial hace casi una década y practicante hace dos, conoce a los alumnos, sus necesidades, los errores comunes, cómo funcionan los cuerpos.

La vida anterior de Xuan Lan poco tuvo que ver con la actual, pero sin dudas, la constituyó. Durante muchos años trabajó en el mundo corporativo y en la banca y fue en el yoga que encontró un aliado para mantener el equilibrio profesional, personal y emocional. Habiendo pasado por esa vida, intenta ayudar a quienes no encuentran ese equilibrio.

Después de “perder la fe y motivación en su trabajo corporativo cuando algunas personas con quienes trabajaba no cumplieron con su palabra”, pegó el salto y, después de una transición de casi dos años haciendo consultoría, el yoga tomó su vida por completo. Miles de personas han pasado por sus clases de free yoga al aire libre en España, por sus retiros y por sus eventos.

– ¿La confianza en vos misma ha sido la clave de tu éxito?

– No sé si tenía tanta confianza en mí; pienso que mi marido tenia más confianza en mí que yo. Él ha sido mi mejor apoyo, siempre creyó en mí y me empujó a hacer cosas. Me he descubierto mucho más creativa de lo que creía, porque en el trabajo corporativo la creatividad no tenía tanta importancia. Al estar sola descubrí que había que inventarse cosas, formatos, maneras de presentarse, empecé a inventar retiros, eventos… He descubierto mi capacidad de ser multitarea. El hecho de estar frente al vacío te da grandes alas, puedes volar.

Xuan Lan es un blend cultural interesante. Nació en Francia, hizo la universidad en París, vivió en Nueva York y lleva casi veinte años en España.

Xuan Lan es un blend cultural interesante. Nació en Francia, hizo la universidad en París, vivió en Nueva York y lleva casi veinte años en España.

Xuan Lan es un blend cultural interesanteNació en Francia, hizo la universidad en París, vivió en Nueva York y lleva casi veinte años en España. Los viajes tienen mucho que ver en su formación, ya que su familia vietnamita post guerra se desplazó hacia Estados Unidos, Canadá y Alemania. Si bien su educación formal fue francesa, reconoce que su educación familiar “muy a lo vietnamita” formó su carácter: “No sé si has oído hablar de la expresión ‘tiger mom’ (mamá tigre). La educación y las buenas notas son muy importantes para los inmigrantes asiáticos. Es parte de tu obligación de integración en una sociedad. Educándote no vas a sentir rechazo cultural; es muy difícil rechazar a un niño que tiene buenas notas. Si tienes otro color, otro acento y buenas notas, te dejan en paz. Y fue un poco lo que me enseñaron mis padres: ‘Tú trae primeras notas y nadie te va a tratar de chinita en el patio del colegio’”.

Me impacta la naturalidad con la que Xuan Lan relata las dificultades y la discriminación que suelen atravesar los inmigrantes. En su hogar, cuenta, no era sencillo compartir las emociones: “La cultura asiática es todo lo contrario de la latina. Hay un tipo de vergüenza en preguntar a alguien como está, se deja la intimidad para cada quien, no te involucras, no le preguntas a la persona por su estado de ánimo. Cuando eres niño es muy difícil, a veces necesitas llorar y decir que te has enamorado del niño de al lado, pero en mi cultura esto no pasaba”.

"El yoga me ha abierto a todas estas emociones con las que no podía conectar cuando era pequeña.", dice Xuan Lan, profesora de yoga.

“El yoga me ha abierto a todas estas emociones con las que no podía conectar cuando era pequeña.”, dice Xuan Lan, profesora de yoga.

– ¿El camino del yoga ha sido reparador?

– Totalmente, el yoga me ha abierto a todas estas emociones con las que no podía conectar cuando era pequeña. Me ha ayudado a descubrirme, a conocerme mucho mejor, a tener confianza en mí. Mis padres han sido unos padres fabulosos, pero nunca me han dicho “eres la niña más bonita del mundo te queremos tanto”; no son cosas de mi cultura.

– Aunque parezca narcisista, contar lo que uno ha vivido y cómo se ha modificado es un acto de gran generosidad, que abre la posibilidad de la empatía…

– Estoy de acuerdo contigo. Quererse es importante, no puedes querer a los demás si no te quieres. Primero tienes que hacer un trabajo personal de quererte, saber quién eres, aceptar las limitaciones y potenciar las cualidades. Eso no es narcisismo, eso es cuidarse. Cuando nos cuidamos, somos capaces de cuidar a los demás.

Cerramos nuestra charla encantadora a dúo con su clásico “namasté” y tres “shanti” (paz). Shanti para la paz interior, shanti para los que nos rodean y shanti para el mundo entero.

Deja una respuesta