viernes, junio 5, 2020
Nacionales

Viejos amores En la cuarentena por coronavirus, ¿reaparecen los muertos del placard?

“Hay mucho pasado revoloteando en este presente en stand by”, dice Valeria Schapira, escritora, periodista y creadora de Viajo Sola.

Viejos amores, ex y muertos del placard que reaparecen durante la cuarentena por coronavirus. Foto: Shutterstock.

A flor de piel. Así estamos. Tiempos estos en los que todo se exacerba. Decimos “te quiero” más fácil. Pedimos perdones viejos. Lloramos lágrimas atrasadas y a cuenta de lo que vendrá. ¿Será que por fin tomamos conciencia de finitud? ¿Será que nos dimos cuenta de que no somos inmortales? Son tiempos de estar en casa y pensar y, a veces, la mente se desboca como un elefante. Estamos físicamente en el hogar y, a la vez, nos metemos para adentro. Es una enorme oportunidad para “limpiarse” y resetearse.

Me llama una amiga para pedir consejo: quiere contactar a un hombre muy importante de su pasado. Siente que no hubo un cierre digno en la historia de ambos, que él no estuvo a la altura de las circunstancias. Le sugiero que, si le escribe o lo llama, lo haga sin expectativas acerca de cuál será su respuesta (o su no respuesta). Que se pregunte para qué desea volver a estar en contacto, si siente que de ese modo sanará su dolor.

Newsletters Clarín Coronavirus en la Argentina
Las últimas noticias sobre el virus que afecta a la Argentina y al mundo.
Recibir newsletter

Las últimas noticias sobre el virus que afecta a la Argentina y al mundo.
He escrito muchas cartas extemporáneas y siento que me ayudaron a cerrar círculos. Tuve respuesta a algunas y en otras, fue el silencio el que vino a brindármela. A veces no es necesario enviar esos escritos, pero eso va en cada quien. Yo necesito que lleguen mis palabras al destinatario. Vicios de escritora, quizás.

Volviendo a los viejos amores y pasiones: donde hubo fuego, cenizas quedan. Por supuesto quedan donde hubo buen fuego, no una brasita infame.

Pensaba en la reaparición con vida de “muertos del placard” que se intensifica en tiempos de cuarentena. Pasaron diez años ya de la publicación de ese libro en el que entrevisté a mis ex para tratar de entender por qué no prosperaban mis vínculos sentimentales. Decía en “Los muertos…” que cada relación es el espejo de cómo estamos en ese momento. Hoy en día, con algo de camino espiritual recorrido, me atrevería a decir que “atraemos en la frecuencia en la que vibramos”. Por eso es importante vibrar alto, más en momentos en que el mundo tira para abajo.

Parejas en aislamiento: guía para lograr que la relación funcione
Mirá también
Parejas en aislamiento: guía para lograr que la relación funcione
Pensaba a quién me gustaría volver a ver. No porque sienta que vaya a morirme, sino porque el deseo se intensifica como un fuego atizado por el encierro. Con certeza, querría estar frente a un hombre al que conocí este verano, al que no pude decirle lo que me provocaba. Frente a él conecté con emociones que creí no iba a volver a sentir. Ya te lo contaré en otra columna… Hay mucho pasado revoloteando en este presente en stand by. Las redes lo facilitan y hay términos que explican estas conductas, como “haunting”, el fantasmeo y sobrevuelo de viejos lugares conocidos.

Ayer apareció otro ex como “amigo sugerido” en Facebook. No tengo tanta maestría tecnológica, pero creo que esto ocurre cuando alguien anda stalkeando y el algoritmo lo detecta. Algún que otro fantasma revoloteó también por redes impropias para fines amatorios como es Linkedin.

Qué tontos podemos ser los seres humanos. Necesitamos sentir que se termina el mundo para decir lo que sentimos. Nos avergonzamos de algo tan simple como abrir nuestro corazón. O contarle al otro que morimos por irnos a la cama con él o con ella. ¿Por qué la complicamos tanto? Siempre estamos especulando. Muchas veces hay “obstáculos” y filtros sociales que hacen que debamos contenernos. Las más de las veces el tema es nuestra historia personal.

Coronavirus y pareja: cómo gestionar las ansiedades y evitar peleas
Mirá también
Coronavirus y pareja: cómo gestionar las ansiedades y evitar peleas
Creo que este es un tiempo magnífico para un reaprendizaje sentimental. Para ser menos mezquinos, para conectar con nuestra vulnerabilidad, sin tanto miedo a que nos hieran. Porque las heridas, amigos, son nuestras. Y si alguien nos hace doler, no es el otro, sino lo que no hemos trabajado en nuestro interior: el rechazo, el abandono, la humillación, el miedo al amor, etc.

Son buenos tiempos estos para ver qué nos traen los “muertos del placard” en materia de aprendizaje emocional. Y si a alguno le hace bien, encender alguna chispa. El erotismo es vida. Y todo lo que conecte con vivir es más que bienvenido. Sobre todo ahora.

Por Valeria Schapira, escritora y creadora de @viajosolaoficial.

Deja una respuesta