Del beige al chocolate, todo se usa. Este invierno, los tonos inspirados en la naturaleza se imponen.

No es ninguna sorpresa que el marrón sea tendencia este año. De a poco fue haciendo su regreso y ahora está en su auge máximo. Pero el marrón tradicional no es el color de moda, sino que en realidad lo más fashionista son todos los tonos tierra: beige, marrón oscuro, camel, chocolate.

Neosastrería. Las chaquetas se entallan y los suéteres llegan a la cintura. Fotos: Esteban Leyba.

Neosastrería. Las chaquetas se entallan y los suéteres llegan a la cintura. Fotos: Esteban Leyba.

En el último Paris Fashion Week, muchos diseñadores presentaron colecciones con elementos marrones. Hermès mostró una colección en la cual este color se luce en todas las texturas, y demostró su rol de estrella.

¿La propuesta? Camperas de cuero, blazers de terciopelo oscuros, vestidos de cuero, suéteres, bufandas y hasta accesorios, como collares, pulseras, carteras y zapatos, todo completamente marrones.

Las colecciones de Fendi y Max Mara también utilizaron estos tonos, aunque más discretamente. Y esta variación en usos solo confirma que los marrones, aunque no lo parezcan, son versátiles: pueden ser una pieza central, componer un look entero o figurar en algún pequeño accesorio.

Poncho. Una prenda que se lleva de la mañana a la noche con detalles de plumas. Fotos: Esteban Leyba.

Poncho. Una prenda que se lleva de la mañana a la noche con detalles de plumas. Fotos: Esteban Leyba.

En el Bafweek de este año el beige y el marrón también impactaron. Valentina Karnoubi presentó una colección con tonos marrones muy marcados: beige, nude y marrón oscuro.

Estos se reflejaron en los componentes principales de su desfile: los vestidos, los zapatos y algunos trajes. Por otro lado, Kosiuko complementó sus looks mayormente rosas, rojos y azules con botas thigh-high y botitas de cuero marrones.

Abrigos. Los tapados compiten en el primer puesto con capas y chalinas con flecos. Fotos: Esteban Leyba.

Abrigos. Los tapados compiten en el primer puesto con capas y chalinas con flecos. Fotos: Esteban Leyba.

Finalmente, la Generación Z está viviendo esta tendencia de una manera sustentable. Algunos videos virales en TikTok motivan a los usuarios a teñir ropa blanca en desuso o manchada, de marrón. Tanto del color liso como en tie dye y batik, mezclándolo con el color original de la prenda.

Este “trend” llevó a miles de videos mostrando los procesos de teñido, y muchas otras cuentas mostrando formas de introducir estos tonos de forma creativa a looks del día a día.

Tejidos. La variedad de pantalones gana este invierno: del bermuda al pata de elefante. Fotos: Esteban Leyba.

Tejidos. La variedad de pantalones gana este invierno: del bermuda al pata de elefante. Fotos: Esteban Leyba.

Algunas de las prendas más intervenidas son polleras deportivas, pantalones de tiro bajo, buzos crewneck y remeras gráficas oversizeLas últimas se volvieron populares a partir del auge de la moda sustentable, el thrifting o la compra de ropa usada (la cuál muchas veces está manchada o desteñida, otra razón para teñirla).

Los tonos tierra parecen fácil de combinar cuando solo estamos lidiando con una campera de cuero marrón con un outfit básico, pero ¿cómo creamos estilos más complejos con este color? La respuesta es mezclar tonos o crear total looks. Para aquellas personas que quieran jugar más con los tonos, se pueden combinar claros y oscuros en diferentes piezas que se complementen para lograr el resultado.

Traje pantalón. Un básico de todas las temporadas que se suma al color del momento. Fotos: Esteban Leyba.

Traje pantalón. Un básico de todas las temporadas que se suma al color del momento. Fotos: Esteban Leyba.

Si se busca un total look, la manera más fácil de obtenerlo es con un traje sastrero (como los usados por Gigi y Bella Hadid, modelos norteamericanas). Estos trajes pueden usarse en contextos formales, con tacos y accesorios, o bien informales, combinándolos con zapatillas deportivas y remeras básicas.