El movimiento directo indica la renovación de las energías. Por qué favorece la expresión de afectos de manera responsable y comprometida.

Venus es el segundo planeta de nuestro sistema, el astro más brillante después del Sol y la Luna, y, desde el punto de vista astronómico, su tamaño es muy parecido al de la Tierra.

Sus ciclos han sido estudiados desde la antigüedad: al igual que la Luna, Venus presenta fases, algunas veces aparece por el horizonte antes de amanecer; otras, solo es visible al atardecer. Durante varios meses cada año, desaparece de la observación visual a causa de su proximidad relativa al Sol.

Uno de los registros más famosos y antiguos de los ciclos de Venus es la Tablilla de Venus de Ammisaduga, que tiene más de 3500 años.

El ciclo de Venus fue honrado por muchas culturas antiguas, los mayas lo calcularon con tan notable precisión que aún desconcierta a los investigadores actuales.

El ciclo de Venus fue honrado por muchas culturas antiguas. Foto ilustración Shutterstock.El ciclo de Venus fue honrado por muchas culturas antiguas. Foto ilustración Shutterstock.

Venus y la Tierra tardan 584 días en alinearse a su posición anterior en conjunción con el Sol. Se necesitan alrededor de 2922 días (8 años) para que la Tierra, Venus, el Sol y las estrellas vuelvan al mismo punto.

El patrón de Venus generalmente se calcula con relación a la Conjunción Inferior (8 de enero 2022), ese tiempo cuando Venus pasa entre el Sol y la Tierra. Esto marca el comienzo de un nuevo ciclo de Venus.

Venus ha cambiado de Venus vespertina a Venus matutina, los problemas de Venus ahora tendrán más que ver con la impulsividad y la falta de preparación. Cuando el planeta sale antes que el Sol, se encuentra cargado con energía masculina, el planeta se masculiniza. Los eventos y significados del planeta se vuelven más directos, más francos, abruptos y repentinos.

Mucho más brillante que cualquiera de las estrellas reales, Venus no parpadea, sino que brilla con una luz constante y plateada. A Venus se la llama la “estrella matutina” cuando sale por delante del Sol (oriental) y la “estrella vespertina” cuando se pone después del Sol (occidental). Como se pensaba que se trataba de dos cuerpos celestes diferentes, llamaron como la estrella de la mañana, el heraldo de la luz, Lucifer, y como estrella de la tarde Hesperus, el hijo de Atlas.

El hecho de que Venus fuera una “estrella errante” (planeta) se hizo evidente para los antiguos observadores del cielo, quienes notaron su movimiento en relación con las estrellas de fondo. Pitágoras fue el primero en darse cuenta de que Fósforo y Hesperus eran el mismo objeto celeste.

Dentro de este cambio de la estrella de la tarde a la de la mañana y viceversa, Venus se desvanece por períodos cortos, permaneciendo invisible. Estos cambios distintivos en el ciclo de Venus también cambian la calidad de su energía, con Venus como estrella matutina conocida como Lucifer y Venus como estrella vespertina conocida como Hesperus.

Los ciclos retrógrados de Venus trazan una estrella de cinco puntas: el pentagrama o pentáculo. Foto ilustración Shutterstock.Los ciclos retrógrados de Venus trazan una estrella de cinco puntas: el pentagrama o pentáculo. Foto ilustración Shutterstock.

Los ciclos retrógrados de Venus trazan una estrella de cinco puntas: el pentagrama o pentáculo (la estrella de cinco puntas dentro de un círculo). Este símbolo es una potente imagen de Venus.

La fase de Venus retrógrada en tránsito dura unos 42 días. Tiene lugar cada año y medio aproximadamente y 5 veces en un período de 8 años. Aunque Venus retrocede aproximadamente cada 18 meses, Venus retrógrado regresará al mismo signo zodiacal cada ocho años.

En el período retrógrado se alteran las condiciones en las que operan nuestros impulsos amorosos, atracciones, respuestas emocionales, valores personales, y conceptos sobre asociaciones o relaciones. Como Venus también se asocia con la economía puede relacionarse con nuestras actitudes referidas a las condiciones financieras y a las posesiones personales.

Desde un punto de vista constructivo, Venus retrógrada puede señalar un período excelente para reconsiderar todas las relaciones existentes en términos de su verdadero valor, antes de decidir o comprometerse a algo de forma definitiva. Necesitará valorar más cabalmente sus necesidades en relación con los demás.

Este período nos brinda una maravillosa oportunidad para mirar hacia atrás y completar los trabajos artísticos y creativos que se habían abandonado antes de aventurarnos en nuevos proyectos. Normalmente se podrán realizar mejoras productivas en esta área, que nos harán sentir interiormente más gratificados con los resultados.

También nos beneficiaremos si revisamos los asuntos financieros del pasado, evaluando las ventajas y las contras de nuestras acciones, y estableciendo formas mejores de equilibrar nuestra economía en el futuro.

El ciclo retrógrado de Venus comprende desde el 19 de diciembre de 2021 cuando Venus se estacionó para retrogradar a 26° de Capricornio, hasta el 29 de enero 2022 cuando se estaciona para ponerse directa en el grado 11° de Capricornio.

Venus termina su período de sombra (sale de la zona de su retrogradación) el 1 de marzo del 2022 cuando haga nuevamente conjunción a Plutón en el grado 26 de Capricornio. Al tránsito de Venus sobre Plutón se lo asocia con intensidad afectiva, con cambios y transformación de y en los afectos, es un tránsito apasionado y compulsivo e impulsivo.

Por lo tanto, es mejor tomar decisiones importantes tanto económicas o afectivas después del 29 de enero y, mejor aún también más allá del período de sombra (el 1 de marzo).

Todo planeta que empiece su movimiento directo indica la renovación de la actividad de los hechos y de las energías y relanzamiento de estos en sentido positivo.

Venus en el signo de Capricornio favorece la expresión de afectos de manera seria, responsable y comprometida. La bondad y la dulzura de Venus en el signo de la prudencia y reflexión hace a los sentimientos profundos y duraderos.

Venus en el signo de Capricornio favorece la expresión de afectos de manera seria. Foto ilustración Shutterstock.Venus en el signo de Capricornio favorece la expresión de afectos de manera seria. Foto ilustración Shutterstock.

Este tránsito influencia de manera más benéfica a los signos de tierra: Virgo, Tauro y Capricornio y, en menor medida, también a Escorpio y Piscis. Durante este tiempo, Venus intensificará las expresiones afectivas, sentimentales o emocionales para esos signos, una influencia gratificadora que incrementará los deseos en la pareja.

Otro efecto de este tránsito estará conectado con la economía, donde pueden presentarse propuestas interesantes de crecimiento y cambio.

Para quienes tengan puntos sensibles en los signos cardinales: Capricornio, Cáncer, Aries y Libra podemos esperar, aún un período de tensiones afectivas y en las relaciones. Tampoco son tiempos especialmente propicios, para la actividad social, reunirse con amigos o hacer propuestas sentimentales. Con este contacto tampoco deberían hacerse gastos imprudentes que solo servirán para gratificar deseos momentáneos.

Por Patricia Kesselmanastróloga y profesora de astrología y tarot. En Instagram: @horoskopo.

Radio Pinamar FM 100.7