El deportivo fue conducido por el actor en una categoría de Estados Unidos. Era una celebridad pero sus colegas no lo respetaban.

Aunque sea por su belleza estética, es difícil no detener la vista en la publicación de este Nissan 300ZX de 1984 preparado para competición que salió a subasta en Bring a Trailer, el sitio especializado en usados clásicos. Pero si además la historia cuenta que era del equipo de carreras de una estrella de Hollywood como Paul Newman, y que como si fuera poco tuvo al volante durante toda una temporada nada menos que a Tom Cruise, la curiosidad por hacer click y conocer más se vuelve directamente irresistible.

En efecto, el auto pertenecía originalmente a la escudería Newman/Sharp, producto de la sociedad de King Cool, todo un entusiasta del automovilismo –hasta fue segundo en las 24 Horas de Le Mans de 1979–, con el piloto Bob Sharp. Lo tenían listo para correr en el Sports Car Club of America (SCCA), una de las organizaciones más grandes del deporte motor amateur en Estados Unidos.

Escena de "Días de trueno", con Tom Cruise y Nicole Kidman.
Escena de “Días de trueno”, con Tom Cruise y Nicole Kidman.

En eso estaba Paul Newman cuando coincidió con Tom Cruise en el rodaje de “El color del dinero”, la película de Martin Scorsese que se estrenó en 1986. Los protagonistas del filme no tardaron en trabar una buena relación, y allí el actor consumado acabó por contagiarle a la joven promesa su pasión por la velocidad. A partir de ahí, fue cuestión de tiempo para convencerlo de tomar el volante y salir a la pista.

Newman no sólo era el propietario del equipo, sino que también corría y lo hizo con suceso en la SCCA, categoría en la que ganó cuatro títulos entre 1986 y 1991, cuando ya tenía más de 60 años (había nacido el 26 de enero de 1925). Claro: el veterano actor ya llevaba casi dos décadas de acelerar a fondo en la competición: lo contagió Mario Andretti a fines de los 60, y ya en 1971 había triunfado en su primera carrera, con un Lotus Elan.

Paul Newman con su auto de la SCCA.
Paul Newman con su auto de la SCCA.

El ganador de cuatro Premios Oscar creyó que podía aplicar el carácter transitivo con el joven galán, quien por esos días era un veinteañero (nació en 1962). Con más ganas que preparación, un año después el nombre de Cruise apareció en la grilla de largada de una carrera en la clase Showroom Stock a bordo del Nissan 300ZX con el número 7 y pintado con los colores blanco, azul y rojo característicos del equipo Newman/Sharp. Y así lo hizo durante toda la temporada.

Fue una campaña irregular, cuentan, en la que Cruise alternó algunas victorias con estrepitosos despistes y abandonos que, a la larga, le valieron el apodo “See Cruise Crash Again”, un juego de palabras con el acrónimo del SCCA y que en castellano significa “Ver a Cruise chocar de nuevo”.

Los colores del Nissan 300 ZX de Tom Cruise con los colores del equipo de Paul Newman,
Los colores del Nissan 300 ZX de Tom Cruise con los colores del equipo de Paul Newman.

“Su estrategia era ir rápido todo el tiempo”, criticó Tom French, excampeón regional de SCCA que llegó a darle algunos consejos durante su campaña como piloto. “Traté de serenarlo para que pudiera aprender de a poco, pero él quería andar a toda velocidad. Está en su naturaleza… Era su actitud en todo momento”, recordó.

De todos modos, años más tarde Tom Cruise iba a aprovechar la experiencia que obtuvo en su paso por las carreras de la SCCA para en 1990 protagonizar Días de Trueno, en la que interpretó a un joven piloto de NASCAR (Cole Trickle) y compartió cartel con Nicole Kidman, quien luego iba a ser su esposa en la vida real.

El Nissan 300 ZX de Tom Cruise, en proceso de restauración.
El Nissan 300 ZX de Tom Cruise, en proceso de restauración.

Más allá de que los resultados no lo acompañaron, nadie puede marcarle al actor la falta de audacia. Primero para subirse a un auto de carreras y animarse a competir. Dicha característica, la del vértigo, se vio también en las escenas de riesgo que grabó en muchas películas de acción sin usar un doble: siempre Tom Cruise le puso el cuerpo al peligro.

El auto de Tom Cruise que está en venta

El Nissan 300ZX fue un auto importado de suceso en la Argentina en la década del 80, tanto que hasta fue protagonista de una categoría monomarca de automovilismo, el Campeonato Argentino de Pilotos (CAP), que había nacido con los Datsun 280 ZX que, tras haber sido discontinuado en su producción, fue reemplazado por los otros japoneses.

El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.
El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.

Ese auto también se usaba en otros países del mundo para correr en categorías de turismo. Entre ellas, la SCCA. Así como la carrera de Cruise como piloto de competición pasó sin pena ni gloria, olvidada detrás de todo su éxito como figura de la pantalla grande, la misma suerte corrió para el auto: el propietario actual lo adquirió en 2004 en un desguace, donde lo tenían arrumbado y en estado de abandono.

El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.
El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.

Ya con el coche en su poder, dos años más tarde su nuevo dueño inició un arduo proceso de restauración que lo dejó como nuevo tanto por dentro como por fuera, respetando a rajatabla los colores de sus días de competición –eso sí: ahora porta la librea número 70– y con todo el estilo que le dan los faros emergentes tan típicos de este modelo y de toda una época de la industria automotriz.

A tono con su carrocería, por dentro se destacan la infaltable jaula antivuelco, sus asientos de vinilo rojo y negro y un tablero en impecable estado que delata que el auto apenas tiene un poco más de 8.000 kilómetros recorridos, de los cuales cerca de 1.300 fueron hechos a partir de la renovación.

El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.
El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.
En lo que respecta a su mecánica, el Nissan 300ZX porta un V6 3.0 modificado con árboles de levas de Jim Wolf Technologies, cabezales y cuerpo de aceleración MSA, y sistema de encendido y escape HKS. La potencia se envía a las ruedas traseras a través de una caja manual de cinco marchas, y entre otras características la publicación destaca las líneas de freno de acero inoxidable y la suspensión y amortiguadores de Tokico.
El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.
El Nissan 300 ZX de Tom Cruise.

Al cierre de este artículo el auto apenas había recibido cinco ofertas formales, que elevaron el precio del auto a unos US$ 6.700 que, de momento, saben a poco. Pero como es costumbre, se espera que la puja alcance su punto más acalorado recién en el sprint final, antes del cierre pautado para el 5 de septiembre.

Radio Pinamar FM 100.7