miércoles, abril 1, 2020
Música

Valeria Lynch, la extraña dama del rock

La artista abrió el verano con un repaso de sus éxitos y temas de sus dos últimos discos, ambos producidos por ella y el integrante de Attaque 77, Mariano Martínez, con quien compartió escenario y presentó una nueva canción: Para decir adiós. Antes del show, Valeria habló de su giro profesional, la familia y el amor.

Atiende el teléfono con su simpatía de siempre. Valeria Lynch cede a dar la entrevista unos días antes del multitudinario recital gratuito que dio en Espacio Clarín el 2 de enero para abrir esta nueva temporada de verano. Distendida y alegre, habla sin parar, con una soltura y alegría indescriptible. Se muestra feliz de volver a Mar del Plata, una ciudad que la ha celebrado siempre, en cada uno de sus shows. “Mar del Plata fue importantísima en mi carrera. Es una ciudad que quiero muchísimo por su gente que siempre me recibe con mucho afecto”, señaló la artista.

Vestida de negro y con su clásica cola de caballo, Valeria arrancó el show con sus clásicos “Muñeca Rota”, “Señor Amante”, “Qué ganas de no verte nunca más”, “Como una loba” y “Cámara Lenta”, entre otros éxitos de su carrera.

A diferencia de años anteriores, esta vez tuvo un invitado especial que últimamente la acompaña en todas sus presentaciones: Mariano Martínez, integrante de Attaque 77 y el productor discográfico de sus dos últimos discos “La extraña dama del rock” y “Rompecabezas – Terapia del Rock”, lanzando en diciembre de 2019. Hace un tiempo que se los vincula amorosamente aunque ella asegura que son muy amigos y muy buenos colegas. Juntos, rockearon en el escenario y tocaron “Arrancacorazones”, “Extraña Dama” y “Hacelo por mí”.

Sobre su nuevo perfil musical, más rockero, Valeria afirmó: “El hecho de aggiornarme es una forma de crecer como artista y no quedarme en lo de siempre, de lo cual no reniego, pero siempre está bueno tener un aire diferente en la propuesta musical”.

Miradas, complicidad y mucho rock. Valeria y Mariano trabajan juntos desde hace unos años. En Espacio, hicieron un popurrí de grandes temas del rock nacional y presentaron la canción “Para decir adiós”. (Foto: Cristian Fuertes)

Miradas, complicidad y mucho rock. Valeria y Mariano trabajan juntos desde hace unos años. En Espacio, hicieron un popurrí de grandes temas del rock nacional y presentaron la canción “Para decir adiós”. (Foto: Cristian Fuertes)

-Estás presentando “Rompecabezas”, ¿cómo fue grabar con Fabiana Cantilo, Beto Cuevas, Ale Sergi, Rubén Rada y Mariano Martínez?

-Ya lo viví en mi disco anterior, “Extraña Dama”. Ahí lo que hice fueron temas clásicos del rock nacional con León Gieco, David Lebón, Mollo, Los Tipitos. Hubo un montón de gente que me acompañó rompiendo barreras y prejuicios. Está buenísimo que se fusionen los diferentes estilos. Es una forma de abrir la cabeza y crecer como artista. En este disco, tuve la suerte de que todos dijeran que sí de una. Fabi es una tremenda artista, exponente del rock nacional como pocas. Al Negro Rada lo conozco desde la década del 70. Hacer “Rompecabezas” con ellos fue fantástico.

-Una mezcla de rock con pop y baladas. ¿Estás conforme con el último disco?

-Sí, muy. Siempre digo que Mariano (Martínez) es el alma de este disco porque se encargó de aggiornar todos los temas, que adquirieron una potencia tremenda, un aire fresco que los hace parecer nuevos.

-¿Cuándo lo presentás?

-El 17 y 18 de abril en el Gran Rex. En poco tiempo podremos las entradas en venta En mayo me voy a México, Santo Domingo, Miami y Puerto Rico.

-Pasaste del rock a la balada y de la balada al rock. Hasta cambiaste el look para esta producción. ¿Considerás que está bueno aggiornarse?

-Soy muy inquiera. Soy una artista de riesgo. Yo voy por los proyectos nuevos. Llevo una carrera muy larga. Empecé en los 80 y sin embargo hoy gozo del privilegio de estar entre los primeros artistas convocados para cualquier evento. Que la gente te mantenga vigente está bárbaro, pero uno tiene que hacer cosas nuevas para eso.

-¿Cómo te sentís en esta versión renovada?

-Me encanta. Es como reinventarme y volver a mi esencia. En los 70 empecé cantando rock. Era una época donde era marginal y estaba prohibido. Cuando se prohibió la música en inglés en el 82, el rock salió a la luz pero yo ya había tomado otro rumbo. El pop y la balada eran en ese momento un género internacional y yo quería vivir de mi vocación. Me pasé a ese género y mal no me fue, pero siempre guardé un pedacito de rock en mi corazón. Volver es fabuloso.

-Hace poco estrenaste los temas “Solo esta vez” y “Está todo mal” con Mariano Martínez. ¿Cómo fue ese encuentro con él?

-Fue buenísimo. Él me mandó su música por Whatsapp y yo le puse letra. Trabajamos en conjunto. Son los dos únicos temas que hicimos juntos, pero supongo que haremos más.

-Se percibe esa buena química con Mariano, ¿Eso lo fueron trabajando o fluyó?

-Solo fluyó. La verdad es que musicalmente pareciera que no tenemos nada que ver, pero tenemos mucho en común. A él también le gusta ir por otros rumbos. Ahora está tratando de hacer su disco solista sin dejar Attaque 77 que es su banda. Eso está buenísimo porque los estilos se pueden fusionar.

A rockearla. Mariano Martínez se lució con la guitarra cuando tocó “Hacelo por mí”, uno de los grandes éxitos de Attaque 77.  (Foto: Cristian Fuertes)

A rockearla. Mariano Martínez se lució con la guitarra cuando tocó “Hacelo por mí”, uno de los grandes éxitos de Attaque 77. (Foto: Cristian Fuertes)

-¿Te molesta que te vinculen amorosamente con él ?

-(Se ríe) No me molesta. Te puedo contestar eso nada más.

-¿Cómo te sentís cuando preguntan sobre tu vida personal?

-Estoy acostumbrada y generalmente me lo tomo con humor. Me embarazaron, me separaron, me casaron, jaja. En mi vida me pasó de todo. Mariano y yo lo tomamos con humor. Es muy gracioso porque él siempre dice: “Estamos todo el día haciendo lo que más nos gusta. Que cada uno interprete de eso lo que quiera”.

– ¿Qué es para vos el amor y de qué manera lo vivís?

-El amor es el motor de mi vida. Me impulsa, me da fuerza, me hace salir adelante en momentos de malestar, me hace volver a la luz. Sin dudas, lo vivo con muchísima pasión.

-¿Cuál fue el impulso que te llevó a volver a las raíces del rock?

-Me encanta la idea de meterme en otros estilos porque es una forma de decirme a mí misma que puedo hacerlo. También soy consciente de que no voy a cambiar mi carrera de un día para el otro. Los cambios se producen, pero paulatinamente. Soy una artista que se arriesga a todo. Me tiro a la pileta y después me fijo si hay agua (se ríe). Me encanta este proyecto y estoy feliz con el resultado, pero no voy a abandonar lo otro (el pop y la balada) que me ha dado a mis fans e incontables satisfacciones a lo largo de mi carrera.

-En paralelo, a lo largo de tu carrera has alcanzado grandes convocatorias. Lo vimos en Mar del Plata en tus últimas presentaciones y en el Gran Rex con frecuencia. ¿Cuál dirías que es la clave de tu crecimiento y permanencia en una industria que muta todo el tiempo?

-Hay que ser fiel a uno mismo. No irse de las ideas que uno tiene porque no hay nada mejor que conocerse a uno mismo, teniendo la intuición de saber qué va a funcionar y qué no. Pero por sobre todas las cosas, la permanencia se la debo a la gente. Son las personas quienes te ponen en ese lugar y quienes te bajan. Hay que trabajar mucho para mantenerse. Como dice Mirtha Legrand: “Yo les di mi vida”. Bueno, yo vivo para cantar. Nací para esto y no me imagino haciendo otra cosa. Yo trabajo para el público y me pongo en su lugar. Si me van a sacar una foto no me molesta, si tengo que firmar un autógrafo lo firmo, tengo una buena empatía con la gente. Me encanta juntarme con la gente y conozco a mis fans.

-¿Cómo cerraste el año en lo profesional y en lo personal?

-El 2019 fue bastante revuelto, me pasó de todo. Me separé (de Cau Bornes), tuve un nieto y la noticia de que voy a tener otro nieto en 4 meses. A todo eso, sumale que lancé este disco (Rompecabezas…). Hice muchas cosas en mi vida que fueron vertiginosas, adrenalina al palo. Fue un año muy productivo, diferente y lleno de sorpresas. Me encantó vivirlo. Y ya me dijeron que el 2020 se viene con todo así que lo encararé con la misma energía de siempre.

-¿Cuáles son tus metas y deseos para el 2020?

-En lo personal, seguir creciendo como artista, dándole lo mejor a la gente. También estar rodeada de mis afectos que son fundamentales. En el plano general, deseo que tengamos la Argentina que nos merecemos, con gobernantes que escuchen al pueblo y atiendan las necesidades de la gente. Deseo que no haya hambre, que tengamos buena salud, buena educación y seguridad.

Miradas, complicidad y mucho rock.

Valeria y Mariano trabajan juntos desde hace unos años. En Espacio, hicieron un popurrí de grandes temas del rock nacional y presentaron la canción “Para decir adiós”.

Deja un comentario