viernes, junio 5, 2020
Nacionales

Un pedal para puertas, una app de contención y un barbijo que dura 100 días: creaciones argentinas para mitigar el coronavirus

Un ingeniero, dos psicólogos y otros emprendedores idearon proyectos con impacto social para disminuir las consecuencias del COVID-19

La pandemia del COVID -19 impuso nuevos hábitos sociales creando así otras necesidades diarias. Estos argentinos invierten su dinero en crear inventos de uso diario con impacto social.

-The Micro Mask

El barbijo hoy es una necesidad. En el medio de la pandemia se agotan en los farmacias y puntos de venta, es por eso que unos jóvenes emprendedores argentinos diseñaron una máscara reutilizable, con un toque de diseño criollo.

La idea fue de Gastón Greco, fundador del calzado Posco, y Tito Loizeau, creador de Caramba. Invirtieron dos millones de pesos para dar vida a este producto lavable, hecho en su exterior de polyester y lycra que repele la microgotas del aire. Es ergonométrico, por lo cual se ajusta a cada rostro y asegura cero filtraciones.

En su interior lleva dos capas de algodón hipoalergénico y un filtro de Spunbond de 80 gramos que evita que las microgotas de quien lo usa se transmitan al exterior.

Es lavable -hasta 100 veces, y se recomienda hacerlo una vez al día- y dispone de 10 filtros con una vida útil de hasta 7 días. Viene en distintos colores y talles, inclusive para mayores de 8 años. El precio arranca en 580 pesos.

Manos Libres, un dispositivo para abrir puertas con el pie y no tocar los picaportes, uno de los lugares donde el virus puede vivir días

Manos Libres, un dispositivo para abrir puertas con el pie y no tocar los picaportes, uno de los lugares donde el virus puede vivir días

-Mano Libre

En esa misma línea una empresa argentina -Bremet- dedicada a la inyección de metales no ferrosos, creó un pedal de aluminio para puertas. Este elemento permite abrirlas con el pie y así evitar tocar el picaporte, una de las superficies donde el virus Covid-19 puede vivir hasta días.

Este objeto adaptable, es 100% argentino y realizado a partir de aluminio reciclado, puede ser aplicado a cualquier tipo de puerta, aunque está pensada para lugares de alto tránsito como estaciones de servicio, restaurantes y shoppings, explica a Infobae Martin Rodriguez Riou, ingeniero industrial del ITBA y dueño de la empresa.

La propuesta tiene triple impacto social: “el espíritu es seguir manteniendo la fuente de trabajo de los empleados -ya que en estos momentos está parada- pero a la vez prevenir la propagación del COVID- 19”,explica el dueño de la firma , el ingeniero industrial del ITBA.

Por otra parte, por cada producto vendido se estará donará otro igual a hospitales o instituciones de bien público. “Las primeras 500 a 1000 piezas ya serán regaladas para aquellos que las necesiten”, agrega.

“Aquí Estoy” es una aplicación para mitigar la soledad. Shutterstock

-Aquí Estoy

Otros dos jóvenes argentinos desarrollaron, en tres semanas, la app aquíestoy.live, donde más de 5.000 psicólogos, counselors, coaches y voluntarios de todo el mundo ofrecen su tiempo de escucha online de manera gratuita.

El distanciamiento social es una de las principales estrategias para frenar el avance del COVID-19, pero al mismo tiempo, muchas personas se ven afectadas emocionalmente ante el encierro y el aislamiento.

Los responsables de esta iniciativa son Juan Pablo Villani y María Zinn, con el fin de brindar contención online gratuita a quien lo necesite. “Como counselor noté que muchos colegas querían ayudar en este momento tan difícil, pero no lo estaban haciendo de manera organizada,” afirma Juan Pablo Villani. “Quienes necesitaban este apoyo no tenían cómo acceder a los psicólogos y counselors que estaban ofreciendo su tiempo voluntariamente”, agrega.

Cómo usar la app: solo hace falta crear un perfil tanto para voluntarios para los solicitantes. Las sesiones son por videollamadas desde cualquier dispositivo (celular o computadora).

Shutterstock

Shutterstock

Es una manera de mitigar la soledad. “La empatía no es propiedad de ninguna profesión, todos los seres humanos podemos desarrollarla y es muy sanadora tanto para quien brinda escucha como para quien la recibe”, afirma Villani.

A los voluntarios se los invita a escuchar sin juzgar, opinar, ni etiquetar; no hace falta brindar consejos, ni intentar “salvar” al otro de su situación.“Creo que la propuesta está teniendo tanta repercusión porque hay muchas personas que quieren ayudar y gracias a esta app pueden hacerlo desde su casa”, afirma María Zinn, comunicadora social y cofundadora del proyecto. “Nuestro deseo es llegar a todas las personas que se sienten solas y necesitan hablar con alguien”.

“Aquí Estoy” cuenta con el apoyo de la incubadora de proyectos de impacto, Socialab. En este momento, la iniciativa se sostiene gracias a donaciones. Sueñan con llegar a todas las personas del país y Latinoamérica.

Deja una respuesta