Lanzada en 2012, la Sash Bag cosechó fanáticas por todo el mundo, frustradas por otras opciones de bolsos. Te contamos la historia de la cartera favorita de las mujeres nómadas.

El diseño nació en Legoland. Quizás no sea un lugar conocido por inspirar la moda femenina, pero el parque de diversiones del sur de California fue, sin embargo, donde Nichole MacDonald se encontró a tientas con la cartera que había diseñado (sin éxito) para construir un negocio. Era demasiado voluminoso para los paseos, demasiado cavernoso para las pequeñas necesidades, y su hijo tiraba de su manga con impaciencia mientras ella intentaba equilibrar el peso del bolso contra su hombro. Se produjo en ella un colapso mental.  Y se le  ocurrió el pensamiento: ¿No sería maravilloso si tuviera más bolsillos? ¿Y un buen lazo para soportar a la mujer en movimiento?

Se fue a casa y, con la ayuda de un amigo que manejaba una máquina de coser, diseñó el primer prototipo de lo que ahora es la Sash Bag. Un popular bolso cruzado utilitario que cierra la brecha entre un bolso y un cinturón. Equipado con un total de 10 bolsillos distribuidos uniformemente, se crea poco o ningún peso. El modelo evoca el estilo alegre de un nómada: se ve tan natural en el hombro de Geena Davis como en un cosplayer que finge ser Jack Sparrow .

MacDonald lanzó oficialmente Sash Bags en 2012 y, desde entonces, la compañía generó

más de $ 14 millones en ingresos y construyó  una comunidad de devotas fanáticas. La mayoría de los bolsos, que vienen en una variedad de tonos y estilos (con flecos, sin flecos, piel de serpiente, jaspeados, etc) están hechos de cuero genuino. Una piel de cordero sedosa procedente de la India que es resistente pero liviana. Los precios varían según los materiales y el rango es accesible.

Para MacDonald, la popularidad de este diseño está dentro de un grupo demográfico particular de mujeres, aquellas en “la tercera etapa de la vida”, después de la universidad y / o en la maternidad y listas para lo que sigue. Es un testimonio de su propia atracción por la reinvención. Sash Bags se lanzó a raíz del fracaso de su primera empresa; la segunda podría haber significado una catástrofe.

El arte de reinventarse

“Cuando lancé mi primera empresa, estaba realmente centrada en las cosas equivocadas”, dice. “Nadie me enseñó a administrar el dinero. Nunca me animaron a iniciar un negocio o incluso a conseguir un trabajo. Me animaron a convertirme en mamá. No tenía idea de lo que estaba haciendo. Y me estrellé  bastante fuerte. Ese negocio me hundió.”

“Lo que hice distinto la segunda vez, fue que no me preocupé por lo que pensaría la gente. Estaba vulnerable y quise ser auténtica”, dice.

La idea era hacer un modelo que fuera más funcional que otra cosa. Un diseño que te abrace el cuerpo, en donde estés: en el auto, en un vuelo o en la calle. Es un dispositivo de transporte completamente manos libres para colocar de todo y que cada cosa se encuentre de manera fácil.

Hay bolsillos para pasaportes, brillo de labios, llaves, teléfono, desinfectante de manos, Airpods, productos de higiene femenina, efectivo, tarjetas, una barra de cereal y gafas de sol.

Justamente debido a su forma extendida, MacDonald dice que los clientes a veces olvidan que están usando un bolso y que tal “liberación” convirtió a la Sash Bag en un verdadero organizador.

Su club de seguidores confirma su éxito.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7