Una influencer compró las cartas en un mercado de antigüedades y buscó a la destinataria original para entregáselas.

Una anciana recibió por fin unas cartas de amor que le había escrito hace 60 años un soldado del que estaba enamorada y que jamás habían llegado a su destino. Y la responsable de cumplir con la misión fue Chelsey Brown, una joven de 28 años de Nueva York, Estados Unidos.

La influencer Chelsey tiene un hobby por demás elogiable, con la mira puesta en los demás: recupera objetos, fotos o documentos en mercados de antigüedades y buscar a sus dueños o los descendientes para hacerles llegar esos tesoros familiares. Luego lo refleja en videos de TikTok.

Ella cuenta que habitualmente elige cosas con más de 100 años de antigüedad, pero en esta oportunidad hizo una excepción. “Vi las cartas de amor e instantáneamente supe que eran algo especial”, reveló Chelsey a medios locales.

Chelsea Brown, la tiktoker que recuperó las cartas de un soldado y se las envió a su enamorada.Chelsea Brown, la tiktoker que recuperó las cartas de un soldado y se las envió a su enamorada.

Quién escribió y qué decían las cartas

Las cartas en cuestión fueron escritas por un soldado llamado Bobby, quien le dice a su amante que está pensando en ella y que le manda amor, además de mantenerla al tanto de sus andanzas.

La destinataria de estos mensajes era una tal Cookie, a quien gracias a la ayuda de su padre genealogista pudo localizar Chelsey. El paso posterior fue ponerse en contacto con sus primos.

La satisfacción que experimentó Chelsea fue única, dado que era la primera vez que podía “devolver un artículo directamente a alguien que aún vivía”. La razón es simple de explicar: la antigüedad de los artículos hace que, por una cuestión de años, normalmente los descendientes sean quienes los reciben.

Cookie recibió las cartas de amor y se puso a llorar.Cookie recibió las cartas de amor y se puso a llorar.

La emoción de Cookie

Cookie, la abuela que vive en Pennsylvania, no aguantó el llanto al recibir las cartas luego de seis décadas.

“Cookie era una azafata de avión en Nueva York por aquel entonces. Y ni bien recordó a esta persona, el soldado, empezó a llorar“, cuenta Chelsey.

Según afirma Chelsea Brown, muy activa tanto en TikTok como en Instagram, gracias a su pasatiempo ya lleva devueltas unas 200 antigüedades al miembro vivo más cercano de la familia.

Radio Pinamar FM 100.7