El canal de Lucas Dalto es el más grande del sector en la Argentina: tiene más de 300.000 suscriptores.

Lucas Dalto no había nacido cuando el equipo de sus amores, Racing, salió campeón de manera agónica aquel 27 de diciembre del 2001. Tampoco vivía cuando se desató en el país una de las peores crisis institucionales desde el retorno a la democracia.

Hoy, con apenas 19 años, es dueño de un canal educativo en YouTube donde ayuda a miles de personas a conseguir empleo de una manera muy sencilla: enseñándoles programación.

Resulta absurdo creer que enseñando programación por una red social como tantas personas puedan conseguir empleo en un país cuya tasa de desempleo es una de las más altas de Sudamérica.

Lo cierto es que a través de su canal @soydalto, Lucas convoca a miles a animarse a explorar el mundo tecnológico y los diversos instrumentos que este sector ofrece de una manera más coloquial, amena y lo más importante: gratis.

Lucas Dalto se define como "100% autodidacta".Lucas Dalto se define como “100% autodidacta”.

Él se define como un autodidacta y un edutuber, aquellos que usan YouTube para compartir sus conocimientos con el resto del mundo. Tenía 8 años cuando comenzó a investigar por dentro una computadora vieja que tenía su familia en su casa de Buenos Aires. A ninguno de sus familiares le llamaba mucho la atención ni tampoco tenían intenciones de explorarla: para eso estaría Lucas.

Todo empezó con la curiosidad de crear videos con efectos especiales como veía en sus películas preferidas y fue entonces que se cuestionó: “¿Por qué no puedo hacerlo yo?”. Hoy en día tiene el canal de programación más grande de la Argentina.

“Quiero ser referente en el mundo de la tecnología, mi objetivo es empujar a la generación de jóvenes a que se nutran de estos conocimientos que son indispensables en el siglo XXI y que tiene una salida laboral muy rápida”, le dice Lucas a Clarín.

Lucas Dalto, en una juntada con seguidores en el Planetario.Lucas Dalto, en una juntada con seguidores en el Planetario.

– Teniendo en cuenta que de tan pequeño tenías interés en el mundo tecnológico, ¿cómo fue tu infancia?

– No puedo decir que tuve una infancia complicada, si bien mi familia no tenía mucho dinero no es que estábamos en una situación económicamente mala y que por eso necesitaban que el nerd -se ríe- de la familia se metiera en el mundo digital. Mi familia no tenía mucho conocimiento tecnológico ni tenía tampoco los recursos para explotarlo ni conocer de qué trataba ese mundo, con lo cual siempre tenían la idea errónea de que tener una computadora era igual que jugar a jueguitos y pavear.

– ¿Cómo fue luchar contra ese prejuicio siendo tan joven?

– Los prejuicios siguen existiendo hasta el día de hoy, pero creo que con el tiempo fui demostrando que no eran solo “jueguitos y pavear”. Definitivamente cree algo más allá de eso. Tenía nueve años cuando empecé a armar videos de efectos especiales, con programas que hoy en día se estudian en la Universidad.

– ¿Cuál fue el puntapié inicial de tu relación con la tecnología?

– Cuando cumplí 12 años, ya un poco más grande, empecé a leer y estudiar sobre bitcoin cuando nadie sabía muy bien qué era y para qué existía. Luego, ante la negativa de poder completar un videojuego, se me ocurrió la posibilidad de crear uno completamente igual con mis propias reglas. Tuve que aprender a crear una página y a replicar los códigos. Intenté hacer tanto la página web como el videojuego y para mi sorpresa, ambas me salieron bien y ese fue el puntapié de mi relación con la tecnología.

“Mis papás se pensaron que nunca iba a ganar plata con eso, pensaban que perdía el tiempo hasta que pude vender mi propia página web cuando tenía quince años”

Lucas Dalto

– ¿Ser autodidacta te alejó o te excluyó de alguna manera de la vida de tus compañeros de colegio, a esa misma edad?

– No, mis amistades siempre estuvieron. Pero yo, a diferencia de otros, volvía del colegio y me pasaba toda la tarde leyendo foros, buscando información sobre cómo hacer para mejorar mis páginas, me anotaba en cursos que no eran lo normal para mi edad y así me volví un estudioso del mundo de los software, sistemas y demás que hoy en día están más naturalizados pero que en ese momento era algo extraño.

– ¿Cuál fue tu primera experiencia laboral? ¿Estabas seguro de querer dedicarte a esto siendo tan joven?

– Después de vender mi primera página web continué con mis proyectos y quedé seleccionado entre los 15 mejores perfiles de Potenciate Argentina, que es un programa que beca a jóvenes y les da oportunidades de desarrollo personal y profesional en diferentes disciplinas. En aquel momento tuve la oportunidad de conocer varias empresas multinacionales tecnológicas y me di cuenta que quería estar en ese círculo y dedicarme a eso toda mi vida.

Cómo nació Soy Dalto, su canal de YouTube

Con el boom de las redes sociales y el auge de los influencers de distintas modalidades, a Dalto se le ocurrió empezar a enseñar a otros jóvenes con el mismo perfil que él a empezar a saber lo básico de programación. A partir de ahí nació su canal de YouTube, que hoy cuenta con más de 300.000 seguidores.

– ¿Cómo fue la recepción del público?

– La recepción del público fue muy buena, vi cómo les gustaba aprender algo nuevo a la gente y cómo mis clases en YouTube generaban un impacto real.

– ¿Te consideras un autodidacta?

– Soy 100% autodidacta. Si bien realicé distintos cursos educativos para nutrirme de más conocimientos -incluso muchos de ellos financiados por empresas- no tengo una formación universitaria. A lo que yo apunto no es necesario porque los conocimientos suelen ser muy abarcativos en diferentes ramas. De hecho, me siguen en el canal varios ingenieros o desarrolladores de softwares que quizás no saben aplicar bien la programación a sus vidas.

– ¿Cómo definirías a la programación en tu vida?

– Me gusta definir a la programación como el proceso en el que creamos una solución con código. Es decir, mediante un código creamos una solución a cualquier problema. Por ejemplo, una empresa necesita vender algún servicio ya sea para vender más o mejorar sus productos, entonces los programadores o los desarrolladores web lo que hacen es crear un sitio web para no solo mostrar, sino también ofrecer sus servicios.

– ¿Cuál es tu principal objetivo de cara al futuro?

– Yo quiero ser referente en el mundo de la tecnología, mi objetivo es empujar a la generación de jóvenes a que se nutran de estos conocimientos que son indispensables en el siglo XXI y que tiene una salida laboral muy rápida. Me parece que es una gran forma de combatir la crisis, tanto educacional, como económica.

– ¿Te sentís un referente ya?

– Me siento un referente, pero muy de nicho. Salgo a la calle y me saludan desde jóvenes hasta adultos de 50 años que se pusieron a estudiar programación y encontraron una salida laboral más fácil para la edad. O incluso que gracias a mis cursos consiguen becas, algo que no deja de enorgullecerme.

Salida laboral para sus seguidores

Lucas Dalto, durante la juntada con seguidores.Lucas Dalto, durante la juntada con seguidores.

Nicole tiene 24 años y estudia psicología en la facultad. Con la llegada de la pandemia del coronavirus comenzó a irle mal en sus estudios, se dio cuenta de que esa carrera no era la que le gustaba y pensó en un camino alternativo que le diera rédito económico y que no necesitara de tantos años de estudio.

Fue allí cuando su camino se cruzó con el canal de Dalto y gracias a él estudió durante seis meses sin parar y hoy en día ya es programadora y vive 100% de eso.

Federico, otro joven de 28 años, asegura que empezó a estudiar programación cuando un día navegando en la web se topó con el canal de Dalto: “Siempre me interesó estudiar programación pero nunca lo hice por una cuestión económica. Gracias a Lucas y sus cursos comencé a indagar más de ese mundo. Hice distintos cursos hasta que me animé a armar mis propios proyectos. Hoy en día tengo trabajo de programador y un buen salario” afirma.

Radio Pinamar FM 100.7