jueves, agosto 6, 2020
Tendencias

Té y tisanas: cuáles son los ideales para esta época

Diferencias y beneficios de dos infusiones que viven su temporada alta.

“Me tomo cinco minutos, me tomo un té”, decía una antigua publicidad. Es que esta bebida invita a la pausa: sentir el calor en las manos, relajar la garganta con el paso del líquido caliente, reconfortarse con el aroma…

Claro que el efecto relax se produce porque el aspecto sensorial tiene correlato a nivel químico, ya que la planta del té (Camellia sinensis) posee entre sus componentes l-theanina o teanina. Esta sustancia “produce relajación física y mental sin generar somnolencia. Además, diferentes estudios probaron que ayuda a reducir los niveles de estrés y ansiedad. Todos los tipos de té la contienen, pero el matcha y los verdes Gyokuro y Kabusecha ofrecen mayor concentración de este aminoácido”, cuenta Victoria Bisogno, fundadora y presidente de El Club del Té.

Quizás por eso, un informe reciente de la consultora Modor Intelligence estableció que las categorías que “más crecerán a nivel mundial son las de té verde y la de infusiones herbales, debido a que ambas son reconocidas por sus propiedades beneficiosas para la salud”.

“El mercado mundial de té crece a 1% por año en promedio, el de las tisanas lo hace por arriba del 5%, así fue durante los últimos cinco años, y en 2020 su proyección de crecimiento en el mundo es de más del 12%”, indica Guillermo Casarotti, fundador de la marca IntiZen, quien entusiasmado por esos números, acaba de lanzar una línea de tisanas.

Matcha es una de las variedades que mayor concentración tienen de un antioxidante que ayuda a reducir los niveles de estrés y ansiedad.

Matcha es una de las variedades que mayor concentración tienen de un antioxidante que ayuda a reducir los niveles de estrés y ansiedad.

Té y tisanas: el juego de las diferencias

El famoso “té de yuyos” que “recetaban” las abuelas según el mal a curar, en rigor no era té.

¿Por qué? Todos los tés provienen de una única planta, la Camellia sinensis, no importa el color que tengan; mientras que cualquier otra hierba que se pone a infusionar en una taza o tetera humeante, se denomina tisana y, en general, se bebe con un objetivo específico: desinflamar, disminuir los nervios, aliviar náuseas.

Hablar de sus beneficios es abrir un repertorio inabarcable, dado que, tal como asegura Bisogno, “hay cientos de variedades. Cada hierba, flor, raíz o fruto (que son las partes de las plantas que se utilizan en infusión) tiene propiedades únicas dadas por sus compuestos químicos”.

Además, es habitual que se mezclan dos o tres plantas para potenciar sus beneficios.

Las tisanas son grandes aliadas en el ayurveda, la medicina milenaria originaria de la India.

“Para que una infusión se considere ayurvédica, la planta o hierba a infusionar debe indicarse en base al desequilibrio o enfermedad. Eso lo puede determinar una persona en un desequilibrio común, como una indigestión leve, o un médico ayurveda en caso de una enfermedad aguda o crónica”, explica la terapeuta ayurveda Agostina Cafarelli.

Y eso no es todo, a la hora de prepararlas el ayurveda, según añade la especialista, tiene en cuenta otros factores: “El sabor (dulce, agrio, salado, picante, amargo o astringente); su potencia, que puede ser calentante o enfriante, es decir más allá de la temperatura del líquido qué sensación percibimos en boca y su efecto post digestivo: agrio, dulce o picante, algo más difícil de percibir uno mismo”.

Es lógico preguntarse si las tisanas pueden beberse a libre demanda. Ante esto Cafarelli responde: “Cualquier adulto podría tomar estas infusiones de forma aislada. Y en cuadros leves, las personas sanas podrían seguir la indicación de una persona formada en asesoramiento ayurvédico. Pero si hay un desequilibro crónico o enfermedad es necesario consultar a un médico“, advierte.

Cualquier hierba que se pone a infusionar en una taza o tetera humeante se denomina tisana.

Cualquier hierba que se pone a infusionar en una taza o tetera humeante se denomina tisana.

Tisanas y tés ideales para esta época

Como todas las temporadas, este invierno está marcado por las bajas temperaturas y los malestares que suele acarrear, como dolor de garganta, congestión. Sin embargo, viene recargado por otros dos factores: Covid-19​, que exige fortalecer el sistema inmune, y la cuarentena, que afecta el estado de ánimo.

La ayuda para enfrentar estos problemas también puede beberse en una taza.

Bisogno invita a tomar mucho té verde Matcha, “es el más recomendable durante la cuarentena, ya que diversas investigaciones comprobaron su gran poder como antioxidante, antiestrés y protector del sistema inmunitario”. Si de infusiones se trata, prefiere “las que proporcionan efecto relajante, como las de rosas, lavanda, manzanilla, tilo, jazmín, bergamota y azahar”.

Cafarelli sugiere “tisanas que ayuden a fortalecer la vía aérea, como albahaca sagrada o tulsi, jengibre, eucaliptus o cúrcuma y pimienta juntas”.

Una tisana que se volvió muy popular los últimos años es el rooibos, procedente de un arbusto sudafricano, el spalathus Linearis. Tiene muy buena aceptación en el paladar, ya que su sabor es algo dulce, con notas frutales y chocolatosas. Posee hierro, zinc, magnesio, calcio, potasio, polifenoles y vitamina C. Su poder mineralizante e hidratante hizo que el rooibos conquistara a los deportistas, dado que es una bebida isotónica natural.

Deja una respuesta