Según dos aclamadas figuras japonesas del yoga, se puede lograr tener la “panza chata” en sólo dos semanas. Qué opinan los especialistas.

En el mundo del fitness, las dietas y las rutinas que en tiempo récord logran resultados concretos suelen ser muy seductoras. ¿Quién no desearía poder tener, con un mínimo esfuerzo, un cuerpo tonificado?

“Un torso perfecto en cinco minutos” es el nombre del libro del matrimonio japonés Mariko y Tomoya (creadores del principal canal de fitness de Japón, con un millón y medio de suscriptores), que propone obtener resultados prometedores en sólo dos semanas e invirtiendo unos pocos minutos al día.

Básicamente, mediante una combinación de ejercicios de yoga, ballet y pilates, los nipones aseguran que con el método B-life se logrará activar el torso, corregir la postura, acelerar el metabolismo, quemar grasa en zonas localizadas, y perder volumen sin aumentar la masa muscular. Además, se promete “acabar con los michelines”, “fortalecer la cintura” y evitar el efecto rebote.

El barco: otro de los ejercicios que propone el método japonés. Foto Shutterstock.El barco: otro de los ejercicios que propone el método japonés. Foto Shutterstock.

El método, que goza de mucha difusión a nivel global, ataca uno de los principales factores por los cuales mucha gente no hace ejercicio (la falta de tiempo), y para lograrlo supuestamente bastaría con hacer solo cinco minutos del conocido ejercicio del mundo fitness denominado “plancha”, el “barco”, y otros como “rodar hacia arriba”, que se dedican a trabajar los músculos del torso y del abdomen.

Para averiguar si siguiendo esta tentadora propuesta hay alguna chance de lograr los resultados prometidos, Clarín se comunicó con instructores y especialistas en educación física, quienes analizan en detalle los puntos centrales del método.

El tono muscular

Una de las supuestas ventajas de practica este método es el de tonificar los músculos.

“El tono muscular es el estado muscular de pre contracción del músculo, es algo muy valioso y muy buscado” afirma Sergio Wilde, profesor de Educación Física, titular de dos cátedras en la Universidad Nacional de Tucumán y ex preparador físico de Los Pumas.

Esto se debe, explica, a que este tipo de característica biológica equivale a que “uno estuviera todo el día haciendo ejercicio: los músculos están consumiendo permanentemente energía al tener más tono, pero esto se logra con cargas muy elevadas, con volúmenes muy altos de trabajo y con mucha cronicidad”, sostiene.

Y agrega: “con mucho tiempo podes aumentar el volumen y el tono, pero cinco minutos se conoce desde el punto de vista de la fisiología del ejercicio como una subcarga, un sub-estímulo”, detalla.

“El principio número uno del entrenamiento dice que la carga tiene que ser lo suficientemente intensa como para provocar una modificación adaptativa, cualquier carga por abajo de este precepto no modifica en ningun valor biológico”, subraya.

Otro punto importante es el referido a la mala postura.

El entrenador y profesor de Educación Física Ariel Couceiro, afirma que “es producto del acortamiento de músculos responsables de la rotación interna y antepulsión de hombros (pectoral mayor y menor, dorsal ancho, trapecio superior y elevador de la escápula), los antagonistas que se debilitan e inhiben (flexores profundos del cuello, romboides, trapecio medio e inferior, serrato anterior).

“También se genera rigidez a nivel de la columna torácica. Ninguno de los ejercicios propuestos trabaja sobre estos aspectos y, además, no se lograrían resultados visibles en dos semanas. Por otro lado el concepto de ´tonificar´ resulta ambiguo, los músculos no se tonifican, pueden hacerse más fuertes entrenándolos, crecer de tamaño o perder volumen y debilitarse si no se los usa”, aclara.

¿Quemar grasas de manera localizada?

Por otro lado, respecto al punto en el cual se afirma que el método permitirá quemar grasas de manera localizada, Couceiro apunta: “La grasa no se quema, se oxida para generar energía cuando el organismo la utiliza como sustrato energético”, sostiene.

“Tampoco se produce este fenómeno de forma local -continúa-, se almacena en forma de triglicéridos y su localización depende del tipo de receptores alfa-2 y beta-2 que contenga ese tejido adiposo”, se explaya.

Y prosigue: “Para oxidarse, debe movilizarse al torrente sanguíneo y, recién ahí, puede ser utilizada si existe la demanda. Para esto, el individuo debe tener una cantidad de movimiento diario suficiente o estar en déficit calórico, incorporando menos alimentos de los que necesita para mantener ese equilibrio actual”.

El método de B-life propone "elimilar los michelines" en sólo dos semanas. Foto Shutterstock.El método de B-life propone “elimilar los michelines” en sólo dos semanas. Foto Shutterstock.

En el mismo sentido, Wilde aporta una comparación: “La grasa no se quema de manera localizada, la grasa es un reservorio, es como si fuera un tanque de combustible, a medida que cualquier célula entra en déficit calórico o cualquier célula entra en cetosis consume la grasa corporal”, asevera.

Y se explaya: “los grupos musculares que más grasa consumen son los más grandes, pero por más que hagas un trillón de abdominales la grasa del abdominal no se va a bajar, entonces es totalmente ridículo que digan que la grasa se quema en los puntos rebeldes”ironiza.

“Hay un mapeo donde la grasa se empieza a quemar y depende el carácter sexual secundario, por ejemplo, las mujeres acumulan grasa en las caderas, en los cuádriceps, en los glúteos, en la espalda, y el hombre en la cintura abdominal”, enumera.

Y continúa: “En función de ese mapeo es que vos empezás a quemar grasas independientemente del ejercicio que hagas: si vos haces un millón de parpadeos también vas a quemar algo de grasa, pero no tiene nada que quemar grasa localizada”, enfatiza.

Pérdida de volumen

Otro de los puntos que los expertos encuentran polémico es el que afirma que se perderá volumen sin ganar “demasiada masa muscular”.

“Con ´perder volumen´ supongo que se refieren al volumen abdominal, el cual depende de la cantidad de grasa visceral y superficial del abdomen, sumado a la activación del transverso abdominal, que puede estar inhibido y ninguno de los ejercicios propuestos es el indicado para reactivarlo”, afirma Couceiro.

Panza chata con poco esfuerzo

El matrimonio japonés propone en redes sociales ejercicios de yoga y fitness.


“Un aumento de la masa muscular es deseable ya que correlaciona positivamente con el mantenimiento de la función y la salud en general. Claramente esta propuesta no cumple con los requerimientos para aumentar la masa muscular”, añade.

Por su parte, Wilde explica: “El volumen requiere una estrategia de carga muy particular intensa, cargas elevadas con pausas cortas, lo que hace que el tejido responda aumentando su volumen, se llama hipertrofia y eso depende de la cantidad de trabajo y del tiempo que se haga, y tampoco es posible hacerlo en cinco minutos con los ejercicios que ha mencionado el método este”.

En el mismo sentido, Juanma Morales, entrenador personal y experto en Nutrición, afirmó al diario El Español: “Me parece un mensaje equivocado prometer perder volumen sin ganar masa muscular, porque, para mí, la salud reside precisamente en aumentar la masa muscular”, sostiene.

“Eso no significa que te vayas a poner grande o como Hulk, sino que tener más muscular denota que tenes un cuerpo fuerte. Eso a la larga es positivo porque tener un cuerpo fuerte hoy hará que cuando seas anciano puedas ser independiente a la hora de moverte. Por tanto, me parece erróneo decir que el método permite perder volumen sin ganar masa muscular, porque pareciera que eso es algo malo”, dice.

El rol de la nutrición

Otra de las cuestiones aludidas pero no profundizadas por este método se basa en la alimentación. Allí se propone evitar la ingesta calórica excesiva, el sedentarismo y los hábitos poco saludables. Sin embargo, se habla de este tema de manera genérica y poco específica.

“Al decir que hay que reducir la ingesta calórica, la gente lo primero que piensa es en comer poco y pasar hambre. Nada más lejos de la realidad. Lo importante no es sólo las calorías que ingieres a largo del día, sino el balance energético total diario entre lo que comes y lo que gastas”, sostiene al sitio español Beatriz Rael, doctora en Ciencias de la Actividad Física y Ciencias del Deporte.

“Además -prosigue- la calidad de las calorías es determinante; no es lo mismo ingerir en una comida 500 kilocalorías combinando comida real con buenos procesados, que 500 kilocalorías de fritos, rebozados y ultraprocesados”, concluye.

En definitiva, un plan personalizado, elaborado junto a profesionales de la nutrición y del deporte, que según las necesidades, los gustos y los hábitos ayude a determinar qué rutinas deportivas y alimentarias seguir; parece ser la mejor manera de mantenerse sano. Claro que incorporar nuevos hábitos y ver resultados lleva bastante más que dos semanas.

Radio Pinamar FM 100.7