La artista de música country habla de sus momentos más oscuros, pero también de la fama y el reconocimiento alrededor del mundo

“Let’s go girls”. Con esta frase, Shania Twain arengaba a las mujeres cuando cantaba uno de sus mayores éxitos, “Man! I Feel Like a Woman!”. La cantante canadiense acaba de estrenar un documental en Netflix llamado Shania Twain: Not Just a Girl, en el que ella misma cuenta sus luces y sombras.

Fue una mujer empoderada y avanzada para la época, y se animó a romper esquemas preestablecidos. Twain cambió todos los límites de la música country, género en el cual las mujeres tenían un lugar secundario. Ella escribía sus propias canciones, tocaba la guitarra y allanó el camino para el resto de las mujeres en el género. Sus shows eran un verdadero espectáculo a la vista donde deslumbraba con su voz, carisma y talento. Pero la vida de Shania no fue siempre color de rosa.

Póster del documental de Shania Twain. (Netflix)
Póster del documental de Shania Twain. (Netflix)

Shania nació un 26 de agosto de 1965 en Ontario, Canadá, y comenzó en el mundo de la música cuando era una niña y actuaba en la escuela. Luego se fue con su talento a diferentes bares de la zona. A los 8 años su madre la llevaba a los pubs para cantar, pues estaba obsesionada con el talento de su hija. En el documental, la artista repasa su vida a los 56 años desde su casa en Ginebra, Suiza.

Se crió con sus cinco hermanos en la localidad de Timmins y afirma que creció en un contexto de un hogar violento y la música fue su salvavidas. Y su vida dio un vuelco cuando sus padres murieron en un accidente de auto en 1987 y tuvo que hacerse cargo de mantener y educar a sus hermanos.

La vida de Shania Twain no ha sido color de rosa. (REUTERS/Mike Blake)
La vida de Shania Twain no ha sido color de rosa. (REUTERS/Mike Blake)

Recién cuando llegó a Nashville, cuna de la música country, en 1993 logró firmar un contrato con la discográfica Mercury y su carrera comenzó a despegar. Y con el disco Come On Over (1997) Twain logró la fama mundial. Los hits “You’re Still the One” y el superclásico “Man! I Feel Like a Woman!”, se convirtieron en los himnos de la carrera de Twain.

Pero esta carrera de éxitos comenzó su declive cuando le diagnosticaron la enfermedad de Lyme, que contrajo luego de que la picara una garrapata cuando estaba andando a caballo. “Me mareaba en el escenario, perdía el equilibrio y tenía miedo de caerme de él. Los desvanecimientos eran muy regulares, cada 30 segundos o cada minuto. Tuve todos los síntomas de la enfermedad mientras seguía el tratamiento; me recuperé, pero mi voz nunca volvió a ser la misma”, afirma la cantante en el documental.

La cantante vive ahora en Ginebra, Suiza. (@shaniatwain)
La cantante vive ahora en Ginebra, Suiza. (@shaniatwain)

Sumado a esto, vivió una situación sentimental muy dolorosa cuando su marido la engañó con su mejor amiga. En 2010 se divorciaron y Shania se refugió en su hijo Eja, nacido en 2001.

Pero así mismo, la cantante supo reinventarse y levantarse una y otra vez y esa es la idea completa del documental. Mostrarnos el esfuerzo y el empeño de una mujer que comenzó sin nada y alcanzó la gloria, pero que a su vez supo levantarse de todas las dificultades que se le presentaron. A pocos días de su estreno, esta producción ya se encuentra en el Top 10 de Netflix de las más vistas.

Radio Pinamar FM 100.7