Los baños de Luna son un ritual energizante. Ayudan a mejorar problemas físicos y anímicos. Métodos y ventajas.

La Luna ejerce una influencia poderosa sobre nuestro planeta y, por lo tanto, también influye en nuestra energíaemociones y comportamientos. Las noches de luna llena son ideales para realizar ciertas técnicas de purificación, como un ritual de baño de Luna. Pero, ¿cómo se hace y cuáles son sus beneficios?

Allá, colgada en el cielo, el satélite de la Tierra nos fascina. Desde siempre se le han atribuido poderes mágicos y misteriosos. Dicen que tomar un baño de Luna, particularmente cuando está llena, nos energiza y revitaliza.

Está demostrado que muchos animales se vuelven más activos y sonoros cuando brilla la Luna llena. Aprovechar ese brillo a nuestro favor puede resultar una experiencia de cambio muy beneficiosa. Enterate qué es un ritual de baño de Luna llena: cómo se hace y cuáles son sus beneficios.

Nuestro cuerpo está conformado por un 60 % agua y la Luna, que es capaz de mover las mareas del océano, naturalmente influye en nosotros. Thinkstock Photos.

Nuestro cuerpo está conformado por un 60 % agua y la Luna, que es capaz de mover las mareas del océano, naturalmente influye en nosotros. Thinkstock Photos.

Ritual de baño de Luna llena: cómo se hace y cuáles son sus beneficios

Según astrólogos y tarotistas, una manera de aprovechar la poderosa energía de la Luna es a través de un baño de Luna. Se cree que este ritual, realizado miles de años atrás, es potente para desintoxicar el cuerpo y el espíritu.

Victoria Arderius, tarotista y coach ontológica lo explica así: “Nuestro cuerpo está conformado por un 60% de agua. Y la Luna, que es capaz de mover las mareas del océano, naturalmente influye en nosotros”.

“Desde siempre los sabios de la comunidad saben que la Luna nueva es el tiempo más auspicioso para iniciar cualquier actividad, emprendimiento o proyecto. Durante la Luna creciente retenemos más líquidos. La Luna llena, por su parte, marca el fin de un ciclo. Por eso no es conveniente empezar nada, de hecho, aumenta enormemente la sensibilidad de la población. Es la etapa ideal para eliminar de nuestra vida todo aquello que no queremos que vuelva nunca más”.

Por eso, tomar un baño de Luna, o practicar el arte de exponerse a los rayos de este cuerpo celeste, aportan mucho más de lo que imaginamos. Particularmente en los días de Luna llena es una técnica de relajación y de liberación muy efectiva, que libera el exceso de calor corporal, de enojo.

La Luna tiene relación con las emociones y los ciclos femeninos.

La Luna tiene relación con las emociones y los ciclos femeninos.

Tres rituales de baños de luna

1 – Baño de luz de luna directa

Al aire libre, recostarse sobre una esterilla o manta permitiendo que la piel absorba la luz de la Luna. Es muy recomendable hacer una meditación, prácticas de respiración profunda o cualquier ejercicio que conecte con el interior de uno mismo.

Establecer una intención, como dejar ir lo que ya no suma en tu vida, o abrazar el sentimiento de gratitud o lo que sientas que estás necesitando en ese momento. También se puede dar una caminata a paso lento. Cualquiera de estas opciones se debe hacer por, al menos, 30 minutos.

2 – Beber agua energizada con la luz de luna

Dejar al aire libre, bajo la luz de la Luna llena un recipiente con agua, albahaca y miel. Si tenés pétalos de rosa, mucho mejor. Dejarlo a la luz de la Luna durante una hora. Mientras, preparar una atmósfera de relajación prendiendo inciensos y velas alrededor de un espacio propio y disponer todo para una práctica consciente, que se deberá hacer luego de beber el agua energizada.

Tomar un baño de luna o practicar el arte de exponerse a los rayos de este cuerpo celeste, aportan mucho más de lo que imaginamos. Thinkstock Photos.

Tomar un baño de luna o practicar el arte de exponerse a los rayos de este cuerpo celeste, aportan mucho más de lo que imaginamos. Thinkstock Photos.

3 – Baño desintoxicante y relajante

Para limpiar el cuerpo, la mente y el campo áurico, los astrólogos recomiendan hacerlo durante tres noches seguidas: la noche de Luna llena propiamente dicha, el día anterior y el posterior. Lo mejor es preparar el ambiente con velas e incienso, llenar la bañadera con agua caliente, a la que se pueden agregar unas gotas de aceites esenciales de lavanda o sándalo, y elegir una playlist de relajación.

Establecer una intención y durante el baño repetirla con convicción. Se trata de entregarse a disfrutar de una experiencia de relax y detox para iniciar un nuevo ciclo en tu vida. Por último, antes de ir a dormir, beber una taza de té herbal.

Radio Pinamar FM 100.7