Una agenda apretada es un importante factor de estrés. La ciencia explica cómo podemos evitarlo.

Estos dos últimos años, la pandemia cambió nuestro modo de vida y nos “obligó” a enfocarnos en nuestras emociones. Así, tratar de encontrar -y si es posible alcanzar- la felicidad se convirtió en uno de los grandes objetivos que perseguimos.

Según un estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology, la sensación de felicidad y bienestar suele aumentar en función de la cantidad de tiempo libre de la que disponemos, pero solo hasta cierto punto.

Al contrario de lo que habitualmente se cree -y si bien no tener nada de tiempo libre no es nada saludable-, tenerlo en abundancia tampoco sería demasiado beneficioso, indican los autores.

¿Cuál sería el tiempo libre ideal?

Basándose en los datos estadísticos que arrojó una encuesta realizada a 35.375 estadounidenses y de dos pruebas realizadas, los expertos descubrieron que las personas que tenían menos de dos horas libres diarias estaban muy estresadas.

Pero los que tenían más de cinco horas libres por día día, a su vez, tampoco presentaron los niveles más altos del bienestar, informó RT.

Entonces, ¿cuál es la cantidad ideal de tiempo libre para sentirnos felices? Si bien los investigadores no precisaron un número “óptimo”, la cifra ronda entre dos y cinco horas.

Entre dos y cinco horas libres sería el tiempo ideal. Foto Shutterstock.Entre dos y cinco horas libres sería el tiempo ideal. Foto Shutterstock.

Para Marissa Sharif, profesora de marketing de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos e investigadora principal del estudio, contar con mucho tiempo libre hace a la gente más feliz que tenerlo poco porque eso disminuye el estrés por la falta de tiempo.

“Sin embargo, tal vez lo más interesante es que una cantidad moderada de tiempo libre lleva a la gente a sentirse mejor o más feliz en comparación con tener una gran cantidad de tiempo libre. Y eso se debe a que, con una gran cantidad de tiempo libre, la gente se da cuenta de esa falta de productividad y objetivos”, sostuvo la experta en diálogo con The Washington Post.

Sobre este tema, la profesora de marketing en la Escuela de Gestión UCLA Anderson, de Los Ángeles, Cassie Mogilner Holmes, detalló que “a los humanos no nos gusta ser vagos”.

Cuando las personas que tienen mucho tiempo libre lo comparten con otras personas, lo disfrutan más. Foto: Shutterstock.Cuando las personas que tienen mucho tiempo libre lo comparten con otras personas, lo disfrutan más. Foto: Shutterstock.

Pero hay una excepción. Cuando las personas que aseguraban tener mucho tiempo libre lo compartían con otras personas o sentían que lo estaban aprovechando de una manera productiva, no se veían afectados por ese exceso de horas sin una actividad definida.