En cuatro años, Francisco Seubert se instaló en el circuito foodie porteño con Atelier Fuerza y se convirtió en un referente.

Joven, delgado, peinado con un rodete y con un pantalón oversize, así se lo ve a Francisco Seubert, el panadero argentino que la prestigiosa revista internacional de viajes y lifestyle Condé Nast Traveler eligió como protagonista de tapa de la versión digital de su última edición norteamericana, titulada The world made local  (que podría traducirse como “el mundo hecho local”).

Cien representantes de diferentes ciudades del globo compartieron los secretos de sus lugares en el mundo. Nuestro “embajador”, Francisco, es un panadero millennial y autodidacta (sus primeros pasos los dio con tutoriales de Youtube) que en 2021 pasó de tener dos locales de la panadería Atelier Fuerza en Recoleta y Colegiales a cinco sucursales.

“Empecé vendiendo mis primeros productos en la calle y fue una bomba, todo se dio de una forma divina”, le cuenta Francisco a Clarín. Ubicadas en lugares clave del circuito foodie porteño como el pujante barrio de Villa Crespo, F1, F2, F3, F4 y F5 -tal como las denomina su creador- son un suceso de ventas.

Francisco Seubert y sus panes. Foto: Atelier Fuerza.

Francisco Seubert y sus panes. Foto: Atelier Fuerza.

El muchacho del interior (nació en Capital pero vivió mucho en Santa Fe , donde identifica su lugar de pertenencia) que hasta hace cuatro años no se había definido por su vocación actual se convirtió en un referente de una nueva generación de gastronómicos argentinos que busca crear una identidad nacional con materias primas locales.

La nota de la revista Condé Nast Traveler escrita por la periodista inglesa especializada en gastronomía Sorrel Moseley-Williams, quien hace 15 años vive en la Argentina, destaca que sus productos de masa madre están presentes en la canasta de pan de muchos restaurantes de Buenos Aires.

Sobre su propia producción, Seubert cuenta que está obsesionado con las medialunas: “Nuestra versión implica un método de fermentación híbrida de levadura y masa madre de tres días”, explica. Se trata de un fanatismo compartido con su clientela que bien sabe que se trata de un manjar preciado que amerita un madrugón: un domingo a las 11 de la mañana puede ser demasiado tarde para conseguirlas.

El local de Atelier Fuerza en Colegiales.

El local de Atelier Fuerza en Colegiales.

Atelier Fuerza está en auge gracias a la vocación renovadora de su creador. La selección de las mejores materias primas orgánicas y el rigor en la metodología de trabajo son las claves. También revalorizar los clásicos argentinos: “Me encanta que una medialuna pueda competir con una croissant o que una tarta de ricota pueda hacerlo con una carrot cake”, le dice a Clarín.

Los recomendados del panadero Francisco Seubert en Condé Nast

En la nota publicada por Condé Nast, Francisco destaca el trabajo de colegas “hiper especializados” en otros rubros. En ese contexto, menciona al restaurante vegano Donnet, ubicado en el polo gastronómico de Newbery en Chacarita, cuyo menú es a base de hongos, y también la barra de ramen Orei del chef Roy Asato a la que define como “una nueva apertura fantástica”.

Entre los mejores lugares para comer en la ciudad elige Anafe en Colegiales: “Para una comida electrizante, pido hongos ostra en crema de castañas y mollejas demi-glace”. También menciona al restaurante Julia de Villa Crepo que lleva adelante el chef Julio Martín Báez y Naranjo Bar en Chacarita. “El Barrio Chino de Belgrano alberga muchos restaurantes asiáticos: me encanta el kimchi ramen en Nobiru Izakaya”, aporta.

Panes de masa madre de Atelier Fuerza

Panes de masa madre de Atelier Fuerza

El auge de la cervecería artesanal en Buenos Aires también entra dentro del radar de Francisco que recomienda el bar pionero Strange Brewing. Pero el itinerario no es solo urbano, este joven emprendedor recomienda ir a uno de los lugares donde vivió, Cañuelas: “Una visita obligada es Pueblo Escondido por su excelente charcutería y queso”, sugiere.

Al público internacional que lee esa revista también le sugiere conocer Mendoza para recargar energías en la montaña, y el valle de Ongamira en el noroeste de Córdoba.

Pero las inquietudes de Seibert fuera de Capital no son meramente turísticas. El joven panadero tiene intenciones de federalizar su emprendimiento. ¿El primer objetivo fuera de Buenos Aires? La ciudad de Rosario. “Todavía no tengo una fecha concreta pero es uno de nuestros próximos pasos”, le anticipa a a Clarín.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7