Es difícil de definir pero fácil de identificar.

Mientras los fans del reality show de Netflix “Selling Sunset” esperan una nueva temporada de inmuebles de lujo en Los Ángeles y conflictos interpersonales, ha habido mucho que ver en las redes sociales:

planes de boda, embarazos, vacaciones en Europa y relaciones en ciernes.

La semana pasada, una de las estrellas de “Selling Sunset”, Chrishell Stause, reveló en Instagram que está saliendo con Jason Oppenheim, quien, junto con su hermano gemelo, Brett, es el propietario de la agencia inmobiliaria de alta gama donde ella es agente.

Ben Affleck y Jennifer López,en febrero de 2003 cuando estaban comprometidos. Foto REUTERS/Fred Prouser/File Photo.

Ben Affleck y Jennifer López,en febrero de 2003 cuando estaban comprometidos. Foto REUTERS/Fred Prouser/File Photo.

Stause subtituló el post, en el que aparecían varias fotos de un viaje del elenco a Capri, Italia:

“El efecto JLo. 🤷🏻♀️”

El epígrafe parecía hacer referencia al reciente carrusel de fotos de vacaciones de la propia Jennifer López, en la que aparece besando a Ben Affleck.

Pero la frase es anterior a ese post en al menos una década.

Entonces… ¿Qué significa?

El efecto J. Lo es difícil de definir pero fácil de identificar.

En general, se refiere a la forma en que López, de 52 años, desafía casi todos los estándares humanos belleza, éxito, edad, flexibilidad, relevancia, lo que sea.

Jennifer Lpoez y Ben Afleck escribieron: “5 2 ... what it do...”, una frase coloquial en inglés para decir “¿qué tal?” o “¿cómo va eso?”. (Twitter: @JLo)

Jennifer Lpoez y Ben Afleck escribieron: “5 2 … what it do…”, una frase coloquial en inglés para decir “¿qué tal?” o “¿cómo va eso?”. (Twitter: @JLo)

La expresión ha sido invocada en varios momentos de su carrera, a menudo para expresar asombro.

Cuando, a los 41 años, convenció a los productores de “American Idol” para que le pagaran unos 12 millones de dólares para sustituir a Simon Cowell, lo que desencadenó una fiebre de oro de jueces de renombre que exigían retribuciones similares…

“Llámalo el efecto J. Lo”, proclamó The Hollywood Reporter.

¿Cuando reservó una residencia en Las Vegas a los 46 años, y además evitó una pendiente descendente en la parábola de la fama?

“El efecto J. Lo”, decía el titular de Las Vegas Weekly.

¿Cuando arrasó con el espectáculo del entretiempo del Super Bowl 2020 a los 50 años?

“El efecto total de J. Lo fue algo hipnótico”, escribió la crítica de moda de The New York Times, Vanessa Friedman.

Andrea McDonnell, profesora asociada de comunicación en el Providence College, cuyo trabajo examina los cotilleos de los famosos, dijo que la referencia de Stause a López “parece hablar de su capacidad para marcar tendencias, especialmente en las redes sociales.”

“No es que los anuncios de relaciones en las redes sociales no se produjeran antes de Bennifer”, aclaró McDonnell.

“Es más bien que J. Lo es una figura cultural de tal calibre que podemos vincular otras ocurrencias a sus publicaciones y compararlas”.

Pero el uso de Stause también insinúa una nueva connotación:

una que se refiere al efecto de mejora de la apariencia de López en los hombres con los que sale.

Un representante de Stause no respondió a un correo electrónico en el que se le pedía que comentara a qué se refería precisamente en su epígrafe de foto de Instagram.

Los representantes de López tampoco respondieron a las preguntas por correo electrónico sobre si ve “Selling Sunset” o si es consciente de que su nombre se está invocando en un contexto de multiplicador de la belleza masculina.

Resulta que hay un nombre científico para el fenómeno de las hembras que expresan un mayor interés en los machos que ya tienen una pareja – particularmente una muy atractiva – tanto en animales como en humanos:

copia de pareja.

“La idea es que él debe tener mucho que ofrecer para salir con alguien que es un buen partido”, dice Jean Fitzpatrick, terapeuta de relaciones en Manhattan.

Ryan C. Anderson, investigador de la Universidad de Monash, en Australia, que escribió una disertación sobre la copia de la pareja, dijo que la interpretación del efecto J. Lo se parecía “mucho al fenómeno”.

“En virtud de estar en una relación con una mujer altamente deseable, un hombre está transmitiendo que tiene al menos algunos rasgos deseables“, dijo Anderson.

“Sería algo así como si LeBron James avalara un par de zapatillas de básquet”, añadió.

Que los hombres se unan a mujeres hermosas para disfrutar de su brillo no es nada nuevo, dijo McDonnell.

Pero López es diferente porque es al menos tan poderosa como Affleck, si no más, en términos de capital cultural y económico; se estima que vale 400 millones de dólares y es la 56ª celebridad mejor pagada del mundo, según Forbes.

Y fue López, con sus 168 millones de seguidores en Instagram frente a los 5 millones de Affleck, quien publicó la gran revelación de la relación.

“Así que ella es la que pone su romance ahí fuera y tiene agencia sobre su autopresentación”, dijo McDonnell.

“Aunque, por supuesto, Affleck puede beneficiarse de ello”.

¿En cuanto a Stause y Oppenheim?

La correlación es más turbia, dijo McDonnell, porque Oppenheim es su jefe.

“Así que, aunque Jason puede beneficiarse de un tipo de ‘brillo’ similar al que J-Lo parece haber conferido a Ben, la dinámica de poder está más alineada con las normas de género establecidas”, dijo McDonnell.

¿Pueden durar los efectos positivos de salir con alguien tan sobrehumano como López después de una ruptura?

“No está claro durante cuánto tiempo alguien se mantiene deseable, cuánto tiempo dura el ‘brillo'”, dijo Anderson.

“Lo que sí sabemos es que alguien que es románticamente deseable ahora es generalmente más valorado que alguien que era románticamente deseable anteriormente”.

¡No se lo digas a A-Rod!

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7