Una investigación sugiere que el contacto casual con amigos significa más de lo que creemos.

Llamar, enviar un mensaje de texto o un correo electrónico a un amigo para decirle “hola” puede parecer un gesto insignificante, incluso una tarea que no vale la pena. O tal vez te preocupes porque una visita inesperada no sea bien recibida, a pesar de lo ocupados que solemos estar.

Sin embargo, una nueva investigación sugiere que el contacto casual con las personas de nuestros círculos sociales significa más de lo que creemos.

Incluso el envío de un breve mensaje para saber cómo está alguien, simplemente para decir “hola”, que estás pensando en esa persona y para preguntarle cómo está, puede ser más apreciado de lo que la gente cree, afirma Peggy Liu, titular de la cátedra Ben L. Fryrear de marketing y profesora asociada de administración de empresas en la Escuela de Negocios Katz de la Universidad de Pittsburgh.

Liu es la autora principal de un nuevo estudio -publicado recientemente en The Journal of Personality and Social Psychology- en el que se constata que la gente tiende a subestimar cuánto les gusta a sus amigos saber de ellos.

La gente tiende a subestimar cuánto les gusta a sus amigos saber de ellos. Foto ilustración Shutterstock.La gente tiende a subestimar cuánto les gusta a sus amigos saber de ellos. Foto ilustración Shutterstock.

Liu y su equipo llevaron a cabo una serie de 13 experimentos, con más de 5.900 participantes, para saber hasta qué punto la gente es capaz de adivinar lo que valoran sus amigos cuando se ponen en contacto con ellos, y qué tipo de interacciones son las más potentes.

En algunos de los experimentos, los participantes tendieron la mano a alguien que consideraban un amigo; en otros, se pusieron en contacto con alguien con quien eran amigos pero que consideraban un vínculo débil.

Se pidió a los participantes que calificaran el grado de aprecio, felicidad, satisfacción y gratitud que esperaban que tuviera el contacto, abarcando desde nada hasta mucho.

A continuación, los investigadores pidieron a los que recibían el contacto que lo valoraran.

La importancia de sentirse queridos

La investigación constó de 13 experimentos. Foto ilustración Shutterstock.La investigación constó de 13 experimentos. Foto ilustración Shutterstock.

En los 13 experimentos, los que iniciaron el contacto infravaloraron significativamente el grado de apreciación.

Las comprobaciones más sorprendentes (de quienes no habían estado en contacto recientemente) tendían a ser especialmente potentes.

Liu y sus compañeros de investigación mantuvieron la vara de lo que contaba como contacto intencionadamente bajo: una llamada breve, un texto o un correo electrónico o un pequeño regalo, como galletas o una planta.

El hecho de que estas comprobaciones rápidas y sencillas fueran significativas animará a la gente a acercarse a sus contactos sociales más a menudo “simplemente porque sí”, dijeron los investigadores.

La suya no es la única investigación reciente que destaca el poder de los pequeños momentos de conexión. Otro estudio, publicado en la revista The American Journal of Geriatric Psychiatry, reveló que las interacciones sociales positivas están vinculadas a la sensación de tener un propósito en los adultos mayores.

Las personas con las que pasamos tiempo a diario tienen un "impacto muy grande" en nuestro bienestar. Foto ilustración Shutterstock.Las personas con las que pasamos tiempo a diario tienen un “impacto muy grande” en nuestro bienestar. Foto ilustración Shutterstock.

Este estudio se suma al creciente número de investigaciones que sugieren que las personas con las que pasamos tiempo a diario tienen un “impacto muy grande” en nuestro bienestar, según Gabrielle Pfund, investigadora postdoctoral del departamento de ciencias sociales médicas de la Facultad de Medicina Feinberg de la Northwestern University e investigadora de ese estudio.

Sin embargo, los nuevos estudios llegan en un momento difícil para la amistad y la conexión en Estados Unidos, que está sumido en una crisis de soledad que se ha complicado -y agudizado- durante la pandemia.

Las personas también tienden a asumir que nuestros amigos y conocidos no serán tan abiertos con nosotros como nos gustaría, dijo Marisa Franco, psicóloga y profesora clínica adjunta de la Universidad de Maryland y autora del libro de próxima aparición Platónico: Cómo la ciencia del apego lo puede ayudar a hacer amigos y conservarlos.

Señaló que muchas personas se sienten incómodas a la hora de acercarse a los demás debido a un fenómeno conocido como “brecha de simpatía“, o la tendencia a subestimar la simpatía que realmente tenemos. La gente también puede reprimirse debido a un fenómeno similar conocido como el “efecto del hermoso desastre“, que sugiere que cuando somos vulnerables con los demás, nos preocupa que nos juzguen con dureza.

Ese tipo de sesgo de negatividad tiende a extenderse a todos los aspectos de la amistad, dice Franco, y puede tener un efecto tangible en la forma en que nos comportamos e interactuamos.

La amistad es un componente importante de la salud personal. Foto ilustración Shutterstock.La amistad es un componente importante de la salud personal. Foto ilustración Shutterstock.

Pero los expertos en amistad, como Franco, dicen que esperan que los resultados subrayen la necesidad de conectar con los demás a diario y animen a la gente a ver la amistad como un componente importante de la salud personal, aunque a veces resulte incómodo o requiera mucho tiempo.

“Para funcionar de forma óptima, necesitamos estar conectados”, dijo. Al igual que necesitamos comer y beber, necesitamos estar conectados para funcionar bien”.

Radio Pinamar FM 100.7