La doctora Nuria Roure lo dice bien claro: “si quieres vivir mejor, empieza durmiendo mejor”. Psicóloga especialista en trastornos del sueño por la European Sleep Research Society y miembro de la Sociedad Española de Sueño (SES), acaba de publicar su primer libro. Por fin duermo es un testimonio personal y una hoja de ruta para aprender a dormir bienHablamos con ella sobre su experiencia con el insomnio y sobre sus pautas y estrategias para conseguir pegar ojo y disfrutar de un sueño de calidad que nos permita mejorar nuestra salud, nuestro bienestar y nuestro rendimiento laboral.

CÓMO SE SIENTE UNA PERSONA QUE NO DUERME BIEN

“Cuando yo no podía dormir me pasaba algunas noches “en vela”, otras me costaba dormir y otras, la mayoría, me despertaba en mitad de la noche y no conseguía conciliar de nuevo el sueño porque mi mente no paraba de dar vueltas a pensamientos intrusivos de forma repetitiva“, nos explica Nuria Roue. “No podía dormir y eso, a la vez, me ponía más nerviosa, por lo que dormir cada vez era más difícil. Veía pasar los minutos y las horas y solo pensaba en cómo iba a estar bien al día siguiente si no conseguía dormir. Al día siguiente no era yo misma, mi día se hacía más duro, estaba cansada, agotada físicamente, me costaba concentrarme en mi trabajo, tenía olvidos frecuentes y me sentía más irritable y sensible, además de con ciertas alteraciones intestinales”.

La Dra. Nuria Roure, psicóloga especialista en trastornos del sueño y autora del libro "¡Por fin duermo!" (Editorial Vergara).
La Dra. Nuria Roure, psicóloga especialista en trastornos del sueño y autora del libro “¡Por fin duermo!” (Editorial Vergara).

CÓMO MEJORA TU VIDA CUANDO DUERMES BIEN

“Mi vida cambió radicalmente. Me sentía otra, me sentía yo. Me despertaba descansada y enérgica, con ganas de hacer cosas, con vitalidad y cargada de ilusión y propósitos. Era más eficaz en mi trabajo y también en mi relación con los demás. Mi capacidad de concentración, atención y memoria aumentó con lo que me sentía mejor conmigo misma, más productiva y organizada. A la vez me sentía más calmada, más serena y con mayor equilibrio emocional. Se solucionaron mis problemas intestinales y me sentía más saludable”, nos explica la autora del libro ¡Por fin duermo!

POR QUÉ NECESITAMOS DORMIR BIEN

“Tanto nuestro cuerpo como nuestra mente necesitan descansar bien por la noche para poder reparar todo aquello que “desgasta” durante el día. Una de las funciones principales del sueño es la reparación del ADN de nuestras células. Aunque son evidentes las consecuencias inmediatas por no dormir bien durante la noche, como pérdidas de memoria, apatía, irritabilidad, somnolencia, cansancio, ansiedad, peor toma de decisiones, alteración intestinal, entre otras, es sobretodo preocupante sus consecuencias a medio y largo plazo. Los estudios científicos demuestran que la privación de sueño prolongado altera la función inmunológica, predispone el cuerpo a la inflamación y aumenta la probabilidad de desarrollar ciertas patologías como la enfermedad de Alzheimer, trastornos ansioso-depresivos, diabetes, obesidad y patologías cardiovasculares (infartos e ictus) e incluso cáncer”.

Dormir ciclos completos de sueño es muy importante para levantarnos descansados.
Dormir ciclos completos de sueño es muy importante para levantarnos descansados.

POR QUÉ DORMIMOS TAN MAL HOY EN DÍA

“Existen varias razones que pueden llevarnos a perder horas y calidad de sueño”.

  • La poca importancia que se le da a la función del sueño.

“Durante muchos años se ha visto el dormir como una pérdida de tiempo. Muchas personas con altos cargos en empresas o personas ilustres se vanagloriaban de la necesidad de dormir poco. Hoy se ha demostrado que el dormir poco afecta al rendimiento laboral y a las capacidades propias del liderazgo. Aquellos líderes que duermen y descansan mejor tienen una mayor puntuación como líder por sus equipos, mejoran en la creatividad, en la solución de problemas, en empatía, en generar perspectivas distintas, entre otros aspectos. Debemos darle la misma importancia, sino más, que la que damos al ejercicio, la nutrición o el equilibrio emocional.

  • El desorganizado ritmo de vida.

“Una irregularidad en los horarios de trabajo, comidas y de sueño, puede alterar nuestro ritmo circadiano y, a la vez, también nuestro sueño”.

  • La ansiedad o el estrés.

“Si mantenemos niveles de cortisol altos durante la noche será más fácil que nos “desvelemos” en mitad de la noche. Son muchos los pacientes que al mejorar su sueño y su descanso mejoran también en la gestión de las emociones y en la manera de interpretar todo aquello que les toca vivir en nuestros días. Tienen más capacidad para solucionar problemas, generar alternativas y generar pensamientos más positivos“.

  • Otros factores como la falta de exposición a luz natural, malos hábitos de sueño, el sufrir alguna alteración de sueño, el consumo de estimulantes, el mal uso de fármacos para dormir o no llevar una buena rutina nocturna previa al sueño, pueden también afectar al sueño y al descanso.
La mayoría de las personas adultas necesitan entre 7 y 8 horas de sueño nocturno de calidad.
La mayoría de las personas adultas necesitan entre 7 y 8 horas de sueño nocturno de calidad.

QUÉ HÁBITOS AYUDAN A DORMIR MEJOR

“Yo he realizado cambios tanto en mi día como en mi noche: adaptar mis actividades a mi ritmo circadiano, incorporar ciertas rutinas diarias como el ejercicio y una adecuada alimentación, gestionar mejor mis emociones durante el día para que no llegue por la noche con muchas preocupaciones y con un nivel de ansiedad alto, preparar mi mente, mi cuerpo y mi entorno antes de ir a la cama, incorporar el hábito del agradecimiento y aprender ejercicios de parada de pensamientos, entre otros. Son muchos los hábitos que podemos modificar y cada uno tiene que saber cuál es aquel que puede ayudarle a él mismo”.

CUÁL ES EL ERROR QUE MÁS COMETEMOS SOBRE LA HIGIENE DEL SUEÑO

Quizás el ir a la cama sin sueño o el quedarse en la cama si no se puede dormir.

CÓMO PUEDO SABER SI DUERMO MAL

“Hazte tres preguntas”:

  1. ¿Cómo me despierto por la mañana? Hay que despertarse descansado, con energía y vitalidad.
  1. ¿Cómo llego al final de la noche? Deberíamos sentirnos en alerta, sin somnolencia, sin que nos cueste concentrarnos y manteniéndonos estables, sin cambios de humor hasta el momento de volver a ir a la cama. Sentir somnolencia durante el día puede ser síntoma de mal descanso o descanso insuficiente.
  1. ¿Gozo de buena salud? Sentir ciertas alteraciones en nuestra mente o nuestro cuerpo como pérdidas de memoria, aumento de ansiedad, sobrepeso y/o hipertensión entre otras, serían síntomas de que nuestro sueño es insuficiente o no reparador.

CUÁNTO NECESITO DORMIR PARA ESTAR DESCANSADO

“La mayoría de las personas adultas necesitan entre 7 y 8 horas de sueño nocturno de calidad“.

QUÉ ES UN SUEÑO DE CALIDAD

Un sueño que tenga una buena estructura de sueño. Nuestro sueño está compuesto de ciclos que duran entre 90 y 120 minutos, y estos ciclos a la vez están compuestos de fases (sueño ligero, sueño profundo y REM) . La cantidad de veces que entramos en cada fase y el tiempo que permanecemos en ellas, es lo que nos determinará que nuestro sueño sea de calidad. Podemos conocer cómo es nuestra estructura de sueño realizándonos un estudio de sueño o polisomnografía en una unidad de sueño.

Radio Pinamar FM 100.7