El Bond de origen irlandés tuvo una infancia en la que fue criado por sus abuelos. Su padre se fue de su casa cuando él tenía dos años. A los 11 años empezó a vivir con su madre en Londres, a quien antes solo veía de visita. Cómo el arte fue el refugio y salvación de este hombre al que le tocó volver a tener pérdidas irreparables

Radio Pinamar FM 100.7