viernes, junio 5, 2020
Noticias

Para los chicos Sombras chinas: 9 técnicas fáciles para jugar con la luz

La socióloga Claudia Guimaré es la fundadora del grupo de Facebook Mamá estimula, donde se dedica a compartir con la comunidad materiales educativos. Aquí, desarrolla ideas sencillas para hacer sombras chinas.

Por qué te lo recomendamos: Porque la proyección de figuras sobre un fondo iluminado (las sombras) son una actividad simple pero muy atractiva para armar en familia.

“Es uno de los divertimentos más antiguos de la humanidad; las sombras chinas, o chinescas, en particular, datan de unos cinco mil años antes de Cristo y se originaron en la Isla de Java”, cuenta Claudia Guimaré, socióloga, especialista en marketing y comunicación y, desde que nació su hija, una apasionada de la educación y las pedagogías alternativas. Eso la llevó a fundar hace cuatro años Mamá estimula, un grupo de Facebook que hoy cuenta con más de 150 mil madres y padres que funciona como una “cooperativa de información y materiales pedagógicos”, sencillos, para hacer en casa. “La idea es que todos puedan consultar y obtener recursos para trabajar el tema que necesiten con sus hijos en casa, a través de propuestas lúdicas al alcance de todos, ahorrándose esfuerzo en creatividad, tiempo y dinero, sintiéndose acompañadas, contenidas y auxiliadas de manera tangible, real y práctica”, asegura a Entremujeres Clarín.

Las sombras chinas

“Éstas fueron el precedente de lo que luego se llamó ‘teatro de sombras chinas’ de las regiones central y este de la China en el siglo XIV, y de donde toman el nombre actual. En él, los artistas elaboraban complejas figuras grabadas sobre cuero de buey especialmente tratado y llegó a ser un arte folklórico sumamente valorado en esta cultura”, explica.

“Hacer sombras chinas con los niños no sólo es divertido, sencillo, rápido y económico, sino que además es un juego que alimenta la creatividad, la imaginación y estimula el lenguaje y a posteriori, incluso la comprensión lectora”, asegura la socióloga.

A continuación, Claudia desarrolla 9 ideas sencillas (¡y muy divertidas!) para hacer con elementos que estén casa, para divertirse en familia, jugar y aprender.

1. Teatro de sombras

Esta es la forma tradicional: la tarea es sencilla y sólo necesitamos una caja de cartón (cuanto más grande mejor para que luego sea más cómodo jugar con las figuras), papel manteca o de calco (transparente) y pegamento.

Tomamos la tapa de la caja y le recortamos recuadro (que será nuestro escenario) dejando un margen de unos centímetros, porque sobre ese marco pegaremos el papel manteca. Recortamos el papel manteca del mismo tamaño que la superficie total de la tapa y lo pegamos al marco que dejamos antes de ahuecarla, ¡y listo! Ahora lo apoyamos sobre una superficie y encendemos luz por detrás (puede ser una lámpara que tengamos a mano o el mismo celular). ¡A divertirse!

Tip adicional: usar la tapa con el fondo hacia el frente, así aprovechamos sus bordes para pegar otros elementos corpóreos adicionales para completar la escenografía.

"Hacer sombras chinas con los niños no sólo es divertido, sencillo, rápido y económico, sino que además es un juego que alimenta la creatividad, la imaginación y estimula el lenguaje y a posteriori, incluso la comprensión lectora", asegura la socióloga Claudia Guimaré.

“Hacer sombras chinas con los niños no sólo es divertido, sencillo, rápido y económico, sino que además es un juego que alimenta la creatividad, la imaginación y estimula el lenguaje y a posteriori, incluso la comprensión lectora”, asegura la socióloga Claudia Guimaré.

2. Las siluetas

Para las siluetas precisaremos cartulina, cutter, pegamento (pistolas de silicona son lo ideal, pero se pueden hacer perfectamente con plasticola, tan sólo hay que tener más paciencia, o incluso con cinta adhesiva, si somos cuidadosos en su uso) y algo para sostener las figuras (por ejemplo, palitos de brochette, palitos de madera para helados, pajitas de plástico, lápices que ya no usemos).

Podemos crear las figuras que queramos sobre aquellos temas que más le diviertan o interesen al niño. Es ideal usar un cutter y no tijera porque éste nos permite ahuecar las figuras, lo que les da mucho más gracia, haciéndolas más vívidas al permitirnos incorporarles detalles, como ojos a las mascotas o ventanas a las casas, ramas a los árboles etc. ¡También se pueden aprovechar si tenemos en casa títeres de dedos!

Pueden elegir también representar las historias de los cuentos preferidos de sus hijos, y hasta calcarlas de los mismos libros. Así, hacer el show de Caperucita y el lobo, o de cualquier historia que tengan a mano. Aunque ya verán que lo divertido es cuando los chicos comienzan a mezclar personajes de diversos cuentos y a crear así sus propias historias.

3. Teatro tamaño real

Siempre podemos ir por más y, si disponemos del lugar adecuado, podemos armar un teatro de sombras de tamaño real para proyectar con nuestros propios cuerpos usando disfraces, sombreros y cualquier elemento que tengamos a mano.

Podemos ser brujas que vuelan en escobas, magos que hacen aparecer muñecos desde sombreros o representar nuestros cuentos preferidos en casa. Sólo precisamos una sábana blanca y luz fuerte detrás.

Recuerden que siempre pueden jugar con los tamaños, acercándose o alejándose de la luz…

4. Sombras 360

Otra forma divertida, sencilla y económica es utilizar toda la habitación (techo y paredes) para hacer una proyección de 360 grados y con movimiento. Sólo necesitamos una caja de cartón, un cutter y la linterna de tu celular.

Dibujá estrellas de distintos tamaños en todas las caras de la caja y recortalas con un cutter. Prendé la linterna de tu celular y pegalo con cinta adhesiva a alguna de las caras internas de la caja, para que no se sacuda al moverla.

Cerrá la caja y, con ella, movete por toda la habitación o la casa y hacé que se muevan la luna y las estrellas, o hasta que pasen cometas volando, mientras relatás una historia y tu hijo te sigue y trata de alcanzarlas. Es ideal para niños bien pequeños y para complementar la lectura de cuentos relacionados al tema del espacio, el cielo, el universo, los visitantes de otros mundos, etc.

Para hacer sombras, pueden elegir representar las historias de los cuentos preferidos de sus hijos, y hasta calcarlas de los mismos libros. Así, hacer el show de Caperucita y el lobo, o de cualquier historia que tengan a mano. Foto: Shutterstock.

Para hacer sombras, pueden elegir representar las historias de los cuentos preferidos de sus hijos, y hasta calcarlas de los mismos libros. Así, hacer el show de Caperucita y el lobo, o de cualquier historia que tengan a mano. Foto: Shutterstock.

5. Sombras al aire libre

Si de divertirse con sombras se trata, no hay por qué limitarse tan sólo al interior de casa. Si tenés un patio o jardín con árboles, podés colgar un mantel o sábana de colores claros entre dos árboles y aprovechar la luz del sol para proyectar sobre él. Pueden hacerlo poniéndose de espaldas al sol y delante de la sábana hacer figuras con las manos por sobre sus cabezas, o al revés, colocarse detrás de la sábana para simular un verdadero teatro de sombras, pero al natural. Tip adicional: pueden jugar con los tamaños de sus cuerpos acercándose y alejándose de la tela. También pueden hacerla con sus manos, cuerpos o figuras con palitos, con juguetes que tengan en casa y hacer participar a sus mascotas.

6. Dibujando sombras

Otra alternativa súper divertida de jugar con sombras al aire libre es dibujar sombras. Sólo necesitamos hojas, marcadores y los muñecos o figuras que queramos dibujar… Los ponemos contra el sol en el suelo, para que reflejen la sombra contra el piso y ¡listo! Se pueden armar historias con los muñecos y luego colorearlos o inclusive luego pegarlos sobre cartón, recortarlos y utilizarlos para hacer figuras para un teatro de sombras chinas.

Sombras que estimulen la creatividad y la imaginación. Foto: Shutterstock.

Sombras que estimulen la creatividad y la imaginación. Foto: Shutterstock.

7. Bailando a contraluz

Bailar y hacer formas divertidas con el cuerpo y otros elementos, ya sea contra la pared o sobre el piso, puede ser otra alternativa divertida de jugar con las sombras y las proporciones, variando nuestros tamaños y jugando con las posiciones de nuestros brazos y piernas para hacer monstruos horripilantes y figuras extrañas.

8. Proyectores de sombras caseros

Las latas de conservas de distintos tamaños o de leche en polvo o salsa de pizza pueden convertirse en unos proyectores increíbles para usar luego sobre el techo de nuestra habitación. También pueden usarse vasos plásticos si no conseguimos latas.

Sólo necesitamos sacarles el fondo con un abrelatas o cutter y pegar sobre uno de los dos extremos un film transparente del que usamos en la cocina y sujetarlo bien con cinta adhesiva. Luego sobre ese film podremos pegar pequeñas figuras recortadas en cartulina o goma eva y así armar una colección propia de proyectores de distintas sombras para usar en nuestras historias.

Otra versión de esta idea es utilizar vasos plásticos en lugar de latas de conserva y dibujar con marcadores de colores las figuras y personajes que queramos sobre el film transparente… y así contar con proyección de imágenes de colores, y con trazos mucho más definidos.

9. El planetario en casa

Con rollos de papel higiénico, papel o papel aluminio, pegamento y un clavo o elemento punzante podés armar tus propios proyectores de estrellas y aprender sobre las constelaciones, sus formas, su ubicación en el cielo y, sobre todo, las historias que las originan…

Por Claudia Guimaré, fundadora del grupo de Facebook Mamá estimula.

Deja una respuesta