Luego de convertirse en un director de renombre en Hollywood, Damien Chazelle vuelve a caer en sus obsesiones más profundas, pero sin tanta efectividad como en las anteriores películas. Pese a todo, presenta momentos realmente imperdibles en pantalla grande