Yakisugi es un método milenario que consiste en quemar la madera. Se lo emplea en todo tipo de diseños.

Quemar la madera. Esa es la clave de una técnica milenaria que se remonta al siglo XVI. Se trata de Yakisugi, nombre que proviene del yaki (quemado) y sugi (ciprés). Hoy se ha convertido en tendencia en proyectos de arquitectura, diseño y decoración en nuestro país y en el mundo.

A este método también se lo conoce como Shou-Sugi-Ban, que significa tablas de cedro quemadas. De hecho, el cedro fue el material más extendido y utilizado en Japón para la construcción de estructuras y productos de madera.

“Es muy útil para aplicar en todo tipo de proyectos arquitectónicos, en pisos, techos, paredes y revestimientos. Se puede emplear en muebles y accesorios y en gran variedad de objetos donde el único límite es la imaginación”, asegura Daniel Lassalle, gerente de la Cámara de la Madera (Cadamda).

En los pisos, funciona como guía estética en cada espacio.

En los pisos, funciona como guía estética en cada espacio.

Cómo es la técnica de “quemar” la madera

La técnica consiste en quemar o carbonizar la madera. Además de generar un original efecto estético, apunta a brindarle mayor vida útil. “Generalmente, se unen tres tablas de madera de ciprés (hoy se pueden utilizar también tilo, pino, arce o roble) y luego se utiliza un soplete o una chimenea para quemar la superficie de la tabla”, explica Lassalle.

“Luego -continúa el especialista- se apaga con agua, se la deja enfriar y se realiza un cepillado intenso para un mejor acabado”.

Durante el proceso de carbonización, la celulosa de la capa externa se quema, pero la lignina permanece. Esta es la razón por la cual se extiende a largo plazo la durabilidad de la madera, además de que este tratamiento la protege de posibles ataques de organismos corrosivos, repele el agua y reduce el daño solar, convirtiéndola en una excelente opción para revestimientos exteriores. También retarda la propagación del fuego, en caso de un incidente.

El bajo mesada de la cocina trabajado con este técnica.

El bajo mesada de la cocina trabajado con este técnica.

El tono negro y la textura de superficie de la madera hace que se convierta en un material ideal para utilizar en proyectos arquitectónicos, muebles y accesorios.

Su uso en el diseño de casas genera una impronta natural y estética de gran impacto, logrando que todas las miradas se posen sobre la obra, brindándole una identidad única, con un toque extra de naturaleza y minimalismo, dicen los especialistas.

Ventajas de la madera quemada en exteriores

En los espacios exteriores es una opción atractiva, con la ventaja extra de la máxima duración. En cercos perimetrales, puertas, portones, entradas y halls combinados con elementos como piedras, cerámicos y árboles genera un efecto especial.

En el mobiliario como mesas y butacones aportan un efecto especial.

En el mobiliario como mesas y butacones aportan un efecto especial.

Los pisos y techos trabajados con esta técnica son protagonistas de los ambientes ya que funcionan como guía estética general en cada espacio. Se convierten en el foco de las miradas, marcando la diferencia.

En revestimientos de paredes y muros se puede utilizar creando un abanico de formas y combinaciones. Tablones de diversos tamaños y vetas, con distintas tonalidades de quemado y diversas disposiciones geométricas, todo vale para explotar a la potencialidad de este arte.

La técnica genera tablones de diversos tamaños y vetas, con distitnas tonalidades.

La técnica genera tablones de diversos tamaños y vetas, con distitnas tonalidades.

Por su aplicación en piezas de mobiliario y en detalles en decoración, esta técnica tiene multiplicidad de usos y combinaciones. En mesas de varios estilos y usos, sillas y asientos, bajo mesadas, islas de cocina y cualquier objeto intervenido genera un estilo especial.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7