Este comienzo de ciclo lunar se vincula con el poder y lo elevado, pero adelanta algunas tensiones. Su influencia sobre el zodiaco.

La Luna nueva de este mes se produce el 8 de agosto a las 10:49 en Argentina, 8: 49 en Colombia, Ecuador, Perú y México; a las 9:49 en Nueva York y a las 15: 49 en Madrid.

La Luna nueva se produce en el grado 16° del signo de Leo (segundo decanato), un signo fijo del elemento Fuego relacionado con la creación, la irradiación, el brillo, el mando, la autoridad.

Leo está gobernado por el astro rey de nuestro sistema solar, por eso simboliza la jerarquía, el poder, la nobleza, lo elevado, brillantedestacado y, como la estación que le corresponde, el verano, es generoso y creativo.

La Luna en Leo favorece la diversión, las actividades relacionadas con el arte, la moda, los objetos de lujo y de valor.

En el cuerpo físico, Leo gobierna el corazón y la circulación sanguínea. Sus enfermedades son, por lo tanto, las afecciones cardíacas y todos los trastornos de la circulación procedentes de alguna alteración de la sangre, tales como fiebres, inflamaciones o intoxicaciones.

Todo lo que se haga en este tiempo para mejorar esa zona del cuerpo será beneficioso, en cambio todo aquello que lo perjudique será doblemente nocivo.

Qué representa la Luna nueva

La Luna nueva es el comienzo de ese ciclo lunar de cuatro fases y se produce cuando la Luna y el Sol están juntos en un mismo grado del zodíaco, aspecto que los astrólogos llamamos conjunción.

La Luna y el Sol tienen discos aparentes del mismo tamaño. La luna cubierta por el disco solar no se ve en el cielo, por esa razón también es llamada Luna negra, Luna invisible y otros la llaman Hécate, la diosa infernal.

A la Luna nueva también se la conoce como Luna negra, Luna invisible o H`´ecate, la diosa infernal. Foto: Shutterstock

A la Luna nueva también se la conoce como Luna negra, Luna invisible o H`´ecate, la diosa infernal. Foto: Shutterstock

La Luna nueva corresponde al inicio del ciclo que se repite cada mes en un signo diferente y que irá creciendo durante la primera quincena hasta convertirse en Luna llena, cuanto, opuesta al Sol, proyectará toda su luz.

La Luna nueva interioriza; la Luna llena a la inversa lleva más a exteriorizar, a conectar, sociabilizar.

Pasado el momento de la conjunción exacta, cuando la Luna se separe del Sol y su brillo nos permita observar la neomenia, unos dos días más tarde, es el momento de comenzar proyectos especialmente referidos a la casa en que se produce la lunación.

La Luna en conjunción con Mercurio

Este mes, el primer aspecto que hace la Luna una vez separada del Sol es la conjunción con Mercurio en Leo lo cual la hace apta para el traspaso de información.

Mercurio se opone a Júpiter en aspecto doblemente aplicativo y que en astro-meteorología se llama “apertura de puertas”. Y en este caso para los vientos, tanto la melena del León como el Aguador (Acuario) prometen lluvias, más aún cuando se trata de planetas retrógrados como es el caso de Júpiter.

El primer aspecto que hace la Luna este mes es la conjunción con Mercurio en Leo. Foto: Shutterstock

El primer aspecto que hace la Luna este mes es la conjunción con Mercurio en Leo. Foto: Shutterstock

Si la Lunación promete un clima de viento y tormentas seguramente también marcará inquietud en el clima social.

La Luna, los aspectos y los efectos sobre los signos

Como ya comentamos, la Luna nueva se produce en el grado 16 del signo de Leo.

A ese grado, aunque Saturno y Urano no le han hecho aspecto exacto a su paso, sin embargo lo está movilizando, especialmente Urano que durante todo este año ha estado en aspecto de tensión.

Esto indica desasosiego y cambios para muchos de los nativos con puntos sensibles en la primera mitad de los signos Fijos -Leo, Acuario, Tauro y Escorpio-, especialmente estos días mientras el Sol transita por Leo, que está oficiando de “activador”.

El conflicto entre Urano y Saturno parece desarrollarse entre lo nuevo que se quiere imponer y lo viejo que necesita permanecer, se trata seguramente de una transición y adaptación que todos estamos viviendo de una u otra forma.

Como imagen astrológica Saturno que representa la estructura, lo tradicional, lo conservador, lo restrictivo, lo escaso, los obstáculos, aquello que estructura, organiza, se mide o se controla, se encuentra muy fuerte en su domicilio de Acuario.

Urano​, en cambio, se descubrió en tiempos de la revolución francesa cuyo lema era: igualdad, fraternidad y libertad. Es rupturista, anticonvencional, rebelde y representa todo lo moderno, tecnológico, científico, progresista e innovador.

Se trata de dos fuerzas en pugna que puede interpretarse como aquello nuevo que se quiere imponer frente aquello viejo que se resiste a cambiar, aquello que está en rebeldía contra el hecho de querer controlar, limitar, frenar; una lucha entre las restricciones y el anhelo de la libertad.

Cómo serán los efectos de la lunación y los tránsitos sobre cada signo del zodiaco. Foto: Shutterstock

Cómo serán los efectos de la lunación y los tránsitos sobre cada signo del zodiaco. Foto: Shutterstock

Este aspecto puede expresarse como un esfuerzo por la superación de dificultades. A nivel general, puede pensarse como problemas con la tecnología, la electricidad, los aviones, así como todo asunto que asocie economía, los viejos métodos contra los actuales, viejas conductas versus nuevas metodologías.

Alguna de las personas que tengan puntos sensibles en el primer decanato de los signos Fijos –Tauro, Escorpio, Acuario o Leo– estarán viviendo tiempos de cambios, movimientos o transformaciones.

La cuadratura de Saturno con Urano no indicará momentos de estabilidad y puede generar muchas alteraciones, sobre todo imprevistas, a veces las situaciones parecen irse de control.

Urano suele dar a las cosas un giro de 180° y fue llamado muchas veces “el despertador”. Así mismo, para estos nativos puede ser una oportunidad para lograr avances probablemente en circunstancias difíciles o que exijan esfuerzo.

Las cuadraturas son desafíos y nada se logra sin empeño. Meditación mucho relax, práctica de yoga, caminatas largas en contacto con la naturaleza ayudarán.

Saturno desde Acuario estructura al primer decanato de los otros signos de Aire -Géminis y Libra- brindándoles orden y seguridad.

Por otra parte, Urano desde Tauro favorecerá a quienes tengan puntos sensibles en el primer decanato de los signos de Tierra -Virgo y Capricornio- brindándoles cambios de forma armónica y favorable, trayendo a su vida cosas nuevas y facilidades imprevistas.

Sagitario y Aries reciben también la energía organizadora de Saturno desde un ángulo afín, pero de forma más tenue; lo mismo sucede con Piscis y Cáncer que reciben las energías del inquieto e imprevisto Urano desde un ángulo suavemente afín, por lo que su influencia será muy sutil.

La influencia de Venus

Venus de la Lunación está en Virgo. Esta posición favorece el análisis de las emociones y a veces, suele dar mucha crítica con las personas que amamos.

Desmenuzar cualquier emoción hasta borrar cualquier atisbo de naturalidad o de espontaneidad. Quien haya nacido con Venus en Virgo será reservado, tímido y tendrá empatía con los más débiles. Será limpio y pulcro en su aspecto y en su enfoque personal, amará el arte y la música.

Además estará opuesta a Neptuno, lo que la hará más “inspirada”, más volátil, más espiritual y favorecerá a los signos de tierra -Virgo, Tauro y Capricornio- con buenos momentos de calma y relax.

Venus de esta Lunación está en Virgo. Ilustración Natalia Schneerson

Venus de esta Lunación está en Virgo. Ilustración Natalia Schneerson

Primarán el buen entendimiento y las buenas relaciones. Son tiempos adecuados para interesarse por una alimentación apropiada y por la higiene física y mental. Para Cáncer y Escorpio sucede algo similar.

Para PiscisSagitario y Géminis, este aspecto desde un ángulo disonante puede indicar problemas en el terreno afectivodecepcionesalteración del clima hogareño y un mal momento para las actividades sociales y públicas. Ilusión que deviene en decepción.

Recordemos siempre que todas estas descripciones son de carácter muy generales y cada Carta Natal es como la huella digital, particular y única, por lo tanto, para tener una visión completa de los tránsitos y de los ciclos que puedan estar viviendo lo aconsejable es recurrir a un profesional.

Por Patricia Kesselman, astróloga y profesora de astrología y tarot. En Instagram: @horoskopo.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7