Qué vislumbra la experta en astrología china para el año 2022, del Tigre de Agua. Cómo le irá a cada signo del horóscopo chino.

Ludovica Squirru Dari muta año a año, como los 64 hexagramas del I Ching. En el año del Tigre de Agua, la astróloga china, caminante de rutas mayas, exploradora de los mercados de la China consumidores de murciélagos, musa que inspiró a Charly García, actriz y declamadora de predicciones, se sumerge en una pileta transparente escoltada por la mirada del desafiante felino que marca el paso de su Horóscopo 2022 (PRH).

Y lo sexy al tigre no le quita lo bravo, porque eso hay que tener para encarar ese año: las garras bien afiladas. “Venimos de dos años del elemento metal y ¡heavy metal!”, comenta haciendo referencia al año de la rata, que inauguró un ciclo de 60 años con la revolución pandémica que cambió el planeta, y al búfalo de metal (2021), que continuó con la “hecatombe”.

“Para los mayas, el año clave era el 2012, pero son tiempos que no son exactos, para los chinos era el 2014, el kaliyuga, el fin de la oscuridad. Estamos en esa época en donde las profecías anunciaron la caída de una humanidad en decadencia y el nacimiento de una nueva forma de consciencia; y ahí estamos, navegando con el tigre esa bisagra”.

Squirru Dari arribó a la Ciudad de Buenos Aires luego de presentar su libro en Capilla del Monte, Córdoba, en donde quedaron 200 personas afuera del auditorio. Pasó seis meses en su amada casa de Traslasierra, regando la huerta y participando de agrupaciones de vecinos para defender los territorios del fuego abrasador, que según la astróloga, “son intencionales a causa del negocio inmobiliario”.

En ese encierro escribió, observó el cielo, consultó oráculos, con poco celular pero mucha antena telepática, gestó su Agenda 2022, con “tips para cada día”, y continuó preparando el documental sobre su vida.

Squirru Dari arribó a la Capital Federal luego de presetar su libro en Capilla del Monte,

Squirru Dari arribó a la Capital Federal luego de presetar su libro en Capilla del Monte,

Así cuenta la llegada a su hogar, en un poético y visceral prólogo: “Transitamos Las cuatro estaciones, de Vivaldi, entre Buenos Aires y nuestra llegada a Feng Shui, con la Luna llena que nos dio la bienvenida en el jardín poblado de aromas dignos del otoño precoz. Sin luces ni linterna, el manojo de llaves abrió la puerta de entrada que nos decía ‘bienvenidos’. En los veintiún años que vivo acá, fue la llegada más deseada de mi vida.”

– ¿Cómo ves esta transición del Búfalo al Tigre?

– Va a ser una transición brusca, porque el búfalo es el único animal en el horóscopo chino que puede enfrentar y matar a un tigre. Entonces, el cetro no lo va a entregar así nomás. El movimiento sísmico de rata y búfalo va a tener sus consecuencias en el año del tigre.

El tigre, para los chinos, es el rey de la tierra, y el dragón es el rey del cielo. Es un signo revolucionario, con ideales, es el defensor de los derechos humanos, de la justicia, de la libertad, es el que no se calla, el que dice todo, el que enfrenta al establishment.

Al mismo tiempo, el planeta Tierra está con problemas que nos abarcan como humanidad, va a haber que concentrarse en el cambio climático, que se va a acelerar mucho más con catástrofes de agua, con descongelamientos Polo Norte y Polo Sur.

Todo lo que tenga que ver con el agua y el fuego aumenta. Van a haber tsunamis, terremotos, más volcanes abiertos… Todo esto empieza de acá a un sucundúm importante en los próximos 50 ó 100 años, en donde la morfología de la Tierra también cambia. Y no solamente por el cambio climático, son ciclos de miles de millones de años, yo escucho mucho a los geólogos, porque me encanta oírlos.

No podemos luchar contra la Naturaleza: está cobrando peaje a todas las atrocidades y negocios humanos. El Amazonas está sin agua, lo han devastado para plantar soja, el Paraná está seco. Esto parece ciencia ficción.

– ¿A qué nos vamos a tener que adaptar?

– A lo que te toque en tu karma. Depende de tu capacidad interna, de cómo sos, de cómo ves la vida. El tigre te premia si sos valiente, si sos solidario, si tenés un corazón de oro que de golpe te lleva a adoptar a alguien que está homeless. Cuanto más des, el tigre mejor te va a tratar. El Tigre es intuitivo, la energía agua es mucho más flexible, tiene algo de sentido común.

– En el libro hacés referencia a la creatividad, a la originalidad que cada uno va a tener que encontrar en su vida para quemar este “karma”.

– Yo puse “Lo Creativo” como hexagrama del I Ching para la Argentina, es el número 1, es reiniciar. Porque vas a ver qué es lo que te quedó, no lo que te falta. Entonces, ¿qué podés hacer con eso?

Hablo de la caída de la tecnología desde hace 20 años, y está pasando, se va a seguir cayendo, porque esto también fue un plan de globalización. Está todo registrado en el mundo, nuestros datos, nuestros amigos, nuestra cuanta de banco, y todo eso ya está cayendo porque no se puede sostener semejante espionaje mundial.

Ese mundo de control cae en el año del Tigre, o se va a graduar, o la gente tiene que entender que se vivieron miles de años sin esto, y podés retomar una vida un poco más humana sin tanta dependencia de cosas que son tóxicas.

Ludovica Squirru: "Esto parece ciencia ficción, se vienen tiempos extraordinarios".

Ludovica Squirru: “Esto parece ciencia ficción, se vienen tiempos extraordinarios”.

– ¿Cómo ves los próximos años? Hay algunos que profetizan que nos vamos a la quinta dimensión, un salto cuántico o Era de Acuario, a un bienestar mayor, y otros que hablan de unos años muy oscuros…

– Hay gente que dice “qué lindo, la quinta dimensión, ahora todos vamos a vivir en comunidad y somo hippies“, pero el I Ching, en el hexagrama 27, se pregunta, ¿qué has nutrido en tu vida, tu cuerpo o tu alma?

Ahora todo el mundo lee el horóscopo, quieren saber qué les pasa, pero siempre hubo gente más comprometida con los cambios cíclicos. En la Biblia misma está escrito “los ángeles bajaron en naves doradas”, y yo sí creo en los extraterrestres, yo he visto naves en Córdoba, y todo el mundo me decía “qué loca, Ludovica, yo no vi, yo no vi”. Ahora la gente habla cada vez con más cotidianeidad de todo esto.

El que cree que estamos solos en el Universo creo que tiene un límite de consciencia. Por qué no pensar que hay civilizaciones previas que pueden estar manipulando mensajes o camuflándose para estabilizar o desestabilizar los planes de los países del G20, por ejemplo.

– En tu libro citás a Solari Parravicini, “el microbio enfermante desaparecerá por ineficaz”, haciendo referencia al COVID-19, ¿estás de acuerdo con él?

– Lo puse porque yo creo lo mismo que él con el tema del Covid, creo que es una guerra bacteriológica, creo que sí estuvo armada. El sistema inmunológico ya estaba pésimo en la humanidad, y esto agarró a gente grande, gente con enfermedades crónicas, gente sola, fumadores, no olvidemos que la salud es social, es afectiva, es holística. Por eso yo digo: hay que subir las defensas, el sistema inmunológico.

– Y hablando de predicciones, ¿cómo le va a ir a los signos?

– El tigre se lleva genial con el dragón, el perro y el caballo. Ahora, acordate que hay elementos, energías y ascendentes, entonces, uno dice “no me fue tan bien, porque tengo ascendente búfalo“. Cada vez hay que tomar las predicciones más preventivamente que predictivamente.

Los que más se van a tener que cuidar son el búfalo, la serpiente y el gallo, son los que peor la pasan porque son más estructurados y el tigre viene a sacudir todo.

El mono, que es complementario, también tiene respeto al tigre, porque siempre hay una competencia: quién es más vivo, quién es más hábil, más inteligente, entonces el mono no debe provocar al tigre para que no se lo morfe, pero es un año de posibilidades.

La rata mejora, sale de viaje, de safari, va a estar mucho más contenta, con mucho apoyo afectivo, porque es muy cariñosa y necesita eso. El tigre, en su propio año, ¡peaje! ¿Hicieron los deberes? ¿Hicieron lo que tenían que hacer? Seguramente van a ser los líderes espirituales, políticos, sociales de este ciclo.

Para el conejo es un año genial: con el tigre se potencian, se adoran, se quiere. Dragón, excepcional. Caballo, buenísimo. Cabra, también cuidarse, porque es muy frágil y necesita protección material y espiritual, y si la consigue, el tigre la va a tratar bien.

El chancho tiene buena relación secreta con el tigre, va a tener seis meses de mucho estrés, por el rebote del búfalo, y después se afianza emocionalmente, afectivamente, con trabajo fijo, con su huerta, con las pequeñas cosas de la vida que son las que lo hacen feliz.

Radio Pinamar FM 100.7