Los números son la manifestación abstracta de la energía. Qué son y cómo usar los códigos sagrados numéricos de Agesta.

Los números nos han acompañado en el desarrollo de la humanidad desde que el hombre es hombre, y la comprensión del funcionamiento matemático y geométrico fue la piedra basal para poder comprender el lenguaje fractal que se manifiesta desde el macrocosmos hacia el microcosmos.

Los números son la manifestación abstracta de la energía. Vibran, materializan, equilibran y dan forma y sentido al mundo que nos rodea. Desde el teorema de Pitágoras, la ley de gravitación universal, la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica son solo algunos ejemplos de cómo los números y la disciplina matemática han marcado el rumbo de nuestra historia.

Los números son la manifestación abstracta de la energía. Foto: Shutterstock.Los números son la manifestación abstracta de la energía. Foto: Shutterstock.

Hasta no hace mucho la física clásica de Newton era la única mirada que la ciencia utilizaba para atravesar sus observaciones, hipótesis y conclusiones. Pero con el correr del tiempo y de la mano de físicos de la modernidad como Max Planck, ganador del premio Nobel de física en 1918, se comprendió -entre otras cosas- que las partículas de un átomo son ondas y que las ondas también se transforman en partículas.

El hecho de encontrar una cualidad de la partícula que se representa en onda dio lugar a la comprensión que existen cosas que no se ven.

Pero… ¿Por qué necesito hablar de física cuántica? Porque lo que les traigo aquí necesita ser comprendido como una ley, y no como una creencia ni un milagro. El funcionamiento del universo está regido por leyes, no por creencias.

El universo es energía

Muchos de los funcionamientos biológicos y físicos de la energía necesitan ser comprendidos a través de conceptos fundamentales de leyes cuánticas. Y como todo el universo es energía, nuestros pensamientos y emociones emiten al campo cuántico o éter -como más les guste- información electromagnética que es leída por dicho campo en forma de frecuencia de onda, y no de partícula.

Asimismo, nosotros captamos del campo información que está disponible para la frecuencia de onda que cada uno de nosotros maneja: somos una red de energía multidimensional que está absolutamente entrelazada.

Ahora bien… Cada cosa que nos rodea es un cúmulo de átomos vibrando en forma de partícula u onda. Cada color, cada nota musical, cada sonido, cada rayo de luz es una manifestación de energía.

Es aquí donde los números comienzan a ser protagonistas de esta historia. Ya que sin ellos no podríamos darle forma y contenido a las cosas.

El universo no tiene secretos; es como una barra libre e infinita de comportamientos. El problema es que nosotros, como humanos, tenemos ciertas limitaciones que no nos permiten hacer uso de dicha información.

Aún así, con el avance de la ciencia algunos de lo que llamamos secretos comenzará a develarse, y si les prestamos atención e integramos en nuestra existencia ciertos recursos que ya están disponibles, podemos hacer usufructo de la mejor versión de la matrix.

Los códigos sagrados son frecuencias electromagnéticas decodificadas en patrones numéricos. Foto: Shutterstock.Los códigos sagrados son frecuencias electromagnéticas decodificadas en patrones numéricos. Foto: Shutterstock.

Qué son los códigos sagrados

Los códigos sagrados numéricos de Agesta, códigos de Gravoboi o números mágicos son frecuencias electromagnéticas decodificadas en patrones numéricos que mueven y expresan energía disponible. Al igual que una palabra que define algo y le da forma a la experiencia, emitir ciertos códigos numéricos al campo cuántico facilita procesos en cada uno de nosotros.

Los códigos sagrados son puertas dimensionales que se abren a nuevas dimensiones que coexisten en nosotros. Son parte de lo que se percibe como mágico o milagroso, pero de ninguna manera es aleatorio. Más bien son frecuencias de onda tipo wifi que solo necesitan de nuestra antena física y energética para ser utilizados.

Sin la decodificación matemática de estos códigos sería muy difícil acceder a dichos portales.

Es muy importante entender que para activar determinadas vibraciones externas, primero hay que activarlas dentro nuestro. Por eso es necesario integrar esos números en nosotros con total certeza. Pues… ¡Como es adentro es afuera!

Una de las técnicas que más me convence para utilizar es la de los códigos sagrados de Agesta. Estos códigos fueron canalizados por Gabriel Uribe.

Se debe repetir 45 veces el número o código​ que necesito incorporar. Foto: Shutterstock.Se debe repetir 45 veces el número o código​ que necesito incorporar. Foto: Shutterstock.

¿En qué consiste el ejercicio? Se debe repetir 45 veces el número o código​ que necesito incorporar. Lo mejor es hacerlo todos los días por un período de 21 días. Pueden citarse como una sola cifra o de uno en uno. Algunos códigos pueden funcionar más rápido que otros; empujen con fe lo que se desea.

Por ejemplo, si quiero atraer el amor, debo repetir 45 veces el número 2526 o 571 o 919.

  • Salud: 838 o 90504 o 718
  • Dinero: 42170 o 897 o 1122
  • Protección: 888 o 344 o 529
  • Autoestima: 877
  • Liberarse de la culpa: 339
  • Aprender a poner límites: 728
  • Vencer miedos: 680
  • Ansiedad: 363
  • Encontrar empleo (decir que tipo de trabajo sed quiere tener): 5600 o 454545

Estos son algunos de los códigos, ¡existen cientos! A medida que como seres humanos que experimentamos a través de la materia densa comprendamos y terminemos de integrar leyes que el campo universal tiene para nosotros, será inminente el salto a la quinta dimensión, ya que se encuentra en este momento absolutamente disponible para la humanidad.

Por la numeróloga Julieta Rutenberg. En Instagram, @julirute.

Radio Pinamar FM 100.7