Superar una ruptura amorosa no es fácil, pero con la ayuda adecuada se puede salir reforzado como persona.

Las rupturas amorosas dejan marca. Cuanto mejor y más duradera sea una relación, las cicatrices que quedan son más duras de superar y cerrar. Después de terminar con una relación, ambos miembros de la hasta ahora pareja entran en una situación nueva y complicada, en la que es normal que aparezcan elementos como el estrés u otros tipos de malestar psicológico.

Ahora bien, de la misma manera que debemos asumir que esto va a suceder, también tenemos que estar convencidos de que vamos a salir de esta situación mejores y más preparados para el futuro.

El inicio de una nueva etapa

Obviamente, la manera en la que se produzca la ruptura va a afectar en nuestra recuperación. En el caso de que el final de la relación venga precedido de un enfrentamiento o pelea, la recuperación puede resultar más difícil.

Si la ruptura no se produce de mutuo acuerdo, normalmente la persona que no quiere acabar con la relación sufre más y acaba experimentando un malestar intenso, que puede derivar en dudas en uno mismo y problemas de autoestima.

La persona que no quiere acabar con la relación sufre más. Foto ilustración Shutterstock.

La persona que no quiere acabar con la relación sufre más. Foto ilustración Shutterstock.

El fenómeno de las rupturas amorosas no afecta solo a aquellas personas cuya relación ha perdurado mucho en el tiempo, o a las que incluso las une el contrato matrimonial, sino que también afecta a relaciones serias y estables entre jóvenes. De hecho, las consecuencias de las rupturas suelen ser prácticamente las mismas, independientemente de la edad.

¿Pero cómo se supera una ruptura?, ¿qué pasos hay que dar?, ¿cuánto se tarda? Vamos a tratar de responder a algunas de estas preguntas a partir de lo que opinan los expertos.

1- No te encierres en vos mismo

Aunque el cuerpo te pida desaparecer y encerrarte en tu casa para no ver a nadie, no lo hagas. No caigas en ese error. Al contrario, es importante que centres tu atención en acciones productivas que te ayuden a olvidarte de la situación y te hagan sentir bien con vos mismo.

Es importante que centres tu atención en acciones productivas que te ayuden a olvidarte de la situación. Foto ilustración Shutterstock.

Es importante que centres tu atención en acciones productivas que te ayuden a olvidarte de la situación. Foto ilustración Shutterstock.

​​No tomes decisiones precipitadas por intentar eliminar tu malestar actual. Aceptá el dolor y aprendé a convivir con él. Centrate en vos y redefiní las prioridades en tu vida. Volvé a valorar algunas cosas que ya habías olvidado.

2- Buscá nuevos horizontes

Cuando estás pasando por un mal momento, como es después de haber roto con tu pareja, es importante ocupar tu mente y tu tiempo con cosas positivas y que te hagan sentir realizado. Ahora bien, no te apures, no te exijas empezar nuevos proyectos sin antes haberte parado a pensar y reflexionar sobre lo que quieras.

​​Aunque es posible que estés en un momento en el que cuesta estar motivado, invertí un tiempo en pensar cosas que te gustaría hacer y cuando te sientas preparado y, sobre todo, te tengas ganas, lanzate. Ahora bien, no te precipites, porque dejar abandonadas metas propuestas puede llegar a aumentar tu malestar por no haber logrado los objetivos marcados.

Invertí un tiempo en pensar cosas que te gustaría hacer. Foto ilustración Shutterstock.

Invertí un tiempo en pensar cosas que te gustaría hacer. Foto ilustración Shutterstock.

3- Sin pausa, pero sin prisa

Una ruptura amorosa supone un proceso de duelo personal. Es normal que duela, es normal sentir nostalgia, sentir tristeza e incluso sentir malestar. Son síntomas de un desequilibrio emocional, que tendrá una extensión temporal variable en función de la personalidad y el historial de cada uno.

​​Ahora bien, es importante tener claro que el malestar posterior a una ruptura amorosa es solo una fase. No debemos permitir que nos afecte demasiado tiempo y debemos enfocarnos a adaptarnos a la nueva situación, empezar una nueva etapa y recuperar nuestro bienestar.

4- No tengas miedo a pedir ayuda

Es importante disponer de alguna persona de confianza con la que poder hablar del proceso. Amigos y familia pueden ser clave en estos casos. Es el momento de apoyarte en aquella gente que realmente te quiere para entre todos mejorar la situación.

Es importante disponer de alguna persona de confianza con la que poder hablar del proceso. Foto ilustración Shutterstock.

Es importante disponer de alguna persona de confianza con la que poder hablar del proceso. Foto ilustración Shutterstock.

​​Sin embargo, es importante tampoco abusar de su confianza. Tus seres queridos van a escucharte, van a apoyarte, pero también debés saber que sus vidas continúan y también merecen tu atención. No monopolices el protagonismo.

​​También es importante saber que existen profesionales que te pueden ayudar. Acudir al psicólogo puede ser importante para aprender de esta situación y salir de ella fortalecido como persona.

5- No busques culpables

No tiene sentido buscar responsables de una ruptura. En cualquier relación, ambas personas se reparten las responsabilidades y también las culpas, así que no tiene sentido darle muchas vueltas a las causas que han provocado esta situación.

​​En este sentido, reflexionar sobre nuestra propia conducta puede servirnos para darnos cuenta de nuestros errores y mejorar como personas. Por el contrario, no tiene sentido utilizar estos momentos de reflexión para volvernos a obsesionar con cosas que fallaron durante nuestra relación… Debemos centrarnos en mirar hacia adelante y sin buscar culpables.

6- Limitá el contacto con tu ex

Es importante que tu ex y vos se den un tiempo y un espacio. Nunca se debe descartar que en el futuro se pueda normalizar la situación, pero en un primer momento es importante que cada uno goce de la tranquilidad necesaria para reconducir su vida.

​Ambas partes deben aprender a vivir sin la otra. Foto ilustración Shutterstock.

​Ambas partes deben aprender a vivir sin la otra. Foto ilustración Shutterstock.

​Ambas partes deben aprender a vivir sin la otra, así que ante el riesgo de generar una nueva relación que continúa perjudicando a una o ambas partes, lo mejor es darse un tiempo. En este aspecto, las redes sociales suelen resultar uno de los peores obstáculos a superar. Por lo que es recomendable no abusar de las redes sociales durante este tiempo e incluso evitar topar con los perfiles de tu ya expareja.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7