Maye Musk publicó un libro con decenas de anécdotas sobre la infancia del hombre más rico del mundo y sus hermanos.

No sólo todo lo que toca o menciona Elon Musk tiene la posibilidad de convertirse en oro, sino que también esta suerte se aplica al círculo que lo rodea. Este año, su madre, Maye Musk, escribió un exitoso libro en donde ofrece la clave para criar a unos hijos genios.

Maye Musk nació en Saskatchewan (Canadá) en 1948 y se mudó con su familia a Pretoria (Sudáfrica) en 1950. A los 22 años, se casó con su novio de la escuela secundaria, pero después de nueve años en un matrimonio abusivo se separaron.

El libro autobiográfico Una mujer, un plan: Una vida llena de riesgos, belleza y éxito, narra cómo crió como madre soltera a sus tres hijos mientras trabajaba como nutricionista ayudando a pacientes con afecciones médicas como prediabetes o colesterol alto y también como modelo.

Elon es el mayor; Kimbal, de 49 años es el del medio y la más joven de los Musk es Tosca, que ahora tiene 47. Mientras Maye trabajaba, solo tenía en mente poder brindarles un buen futuro, aunque seguramente nunca imaginó hasta dónde llegarían.

“Ellos tenían que ser responsables y considerados con mi trabajo. Una de las habitaciones de la casa era mi oficina. No hay necesidad de sentirse culpable por trabajar. Si no lo hace y está resentido, no será una persona divertida para sus hijos. Para tener una mejor actitud, tendrá que hacer un plan para trabajar a tiempo parcial o completo y tener ayuda en la forma que pueda”, relata.

Así fue la infancia de Elon Musk

Elon Musk consiguió su primera computadora a los 12. Era 1983 y las PC eran muy nuevas. Cuenta que aprendió a usarla y creó un programa, BLASTAR, que era un juego.

“Elon envió BLASTAR a PC Magazine y le enviaron alrededor de 500 dólares en ese momento. No creo que supieran que tenía 12 años. Se publicó cuando tenía 13 años. En ese momento, no sabía a qué se dedicaría en su futuro”.

Elon tuvo que hacer frente a muchos años de acoso escolar, una relación más bien complicada con su padre por los malos tratos a los que había sometido a su madre, y una situación precaria en casa, donde no abundaban los recursos económicos.

Tapado coral y suma elegancia para hacerse una selfie. (Instagram)

Tapado coral y suma elegancia para hacerse una selfie. (Instagram)

“Elon está fabricando autos eléctricos para salvar el medio ambiente y lanzando cohetes. Kimbal abrió restaurantes de la granja a la mesa y está enseñando a chicos de todo el país a construir huertos […] Tosca tiene su propia compañía de entretenimiento, produciendo y dirigiendo películas”, señala en otro pasaje.

La capacidad del niño se despertó a muy temprana edad. Y aunque era un tanto extrovertido, ningún miembro de la familia dudaba que se trataba de una gran promesa.

Cuando Elon era joven, noté que leía todo. Yo también era una gran lectora, pero olvidaba las historias al momento de acabarlas. Elon, al contrario, recordaba todo. Siempre estaba absorbiendo información. Por eso lo llamamos Genius Boy (niño genio). Podríamos preguntarle cualquier cosa”.

Poco después, Maye -quien fue la primera modelo de tallas grandes de Sudáfrica en aparecer en Vogue y Cosmopolitan- regresó a su Canadá natal con sus tres hijos, para poder brindarles nuevas oportunidades, lo que provocó que Elon tuviese acceso a la universidad y, con el tiempo, se aventurara en la creación de empresas.

“Les enseñé a ser independientes, amables, honestos, considerados y educados para trabajar duro y hacer cosas buenas. No los traté como bebés ni los regañé. Nunca les dije qué estudiar”, señaló en su libro.

Radio Pinamar FM 100.7