Muchos de los alimentos que comprás en el supermercado se pueden hacer en casa. Una breve lista como para empezar a pensar en alternativas. Claves: ahorro y salud.

A veces ni lo pensamos. Pero algunos alimentos que tenés en la alacena y se compran en el supermercado, se pueden preparar caseros. ¡Y muy fácil! Quizás ahorrás dinero, despejás la mente y, seguramente, comés más saludable.

MEZCLA DE ESPECIAS

Quizás no te sorprenda. Pero sí, podés hacer tus propias mezclas de especias. Hasta tu propio curry. (Alerta spoiler: ¡el curry no existe como especia! En realidad una mezcla de otras).

Se puede hacer un curry con todas las especias que compongan una receta. Por ejemplo, una mezcla sabrosa es: canela, nuez moscada, clavo y pimienta. Y también puede incluir jengibre. Depende de cada persona dosificar sus ingredientes según el resultado deseado. Si se quiere más o menos pimienta, por ejemplo. Luego hay que colocar la preparación en antes de deslizarlos en un frasco hermético y dejarlos a un lado en un lugar oscuro.


MAYONESA

Resulta una obviedad, pero no tanto. La mayonesa es en sí una receta casera. Y quizás por eso mismo no viene nada mal recordar cómo se logra este aderezo. ¡Se disfruta mucho más cuando está hecho en casa!

Para una buena mayonesa, se necesita 1 yema de huevo a la que le agregás 1 cucharadita de mostaza. Luego se le agrega aceite neutro en un chorrito, mientras se bate. Así, se crea una emulsión. Poco a poco, la mayonesa casera va tomando forma. Además, te podés permitir todos los gustos. Vale agregarle pimentón, ajo, jengibre rallado, lima, etc.

CUBITOS DE CALDO

Primera opción, a base de carnes. Domingo al mediodía, el pollo a la cacerola que perfumó desde la noche anterior, ya se comió. ¿Qué hacer con sus huesos? ¡Caldo, por supuesto!

¿Cómo? Sumergir los huesos en agua hasta que lo tape. Agregar diferentes aromáticas, especias, incluso verduras (ajo, cebolla, clavo, puerro, zanahoria, apio, etc.). Cocinar durante mucho tiempo. Mínimo 1 hora y 30 minutos de cocción. Todo, antes de retirar “los sólidos”. todos los elementos “sólidos”. En esta etapa, aún debe tener una cantidad importante de líquido. Es momento de condimentarlo y extender la cocción a fuego fuerte.

Cuando el caldo esté bien aromatizado, se puede poner en una cubetera de tipo de moldes de hielo. Y listo para usar en el próximo risotto.

Segunda opción, a base de verduras y sal. Cortar las verduras (zanahoria, puerro, apio, cebolla, etc.) en trozos pequeños. Luego dorarlas en una sartén con algún tipo de elemento graso, durante unos quince minutos. A continuación, añadir una buena cantidad de sal (120g por 600g de verduras, o 20 dados al final). Seguir cocinando durante 15 minutos. Luego se mezcla todo en un puré espeso. Y se vuelve a secar durante 5 minutos en la sartén. Extender la preparación sobre papel aluminio y dejar reposar en el congelador. Solo faltará cortar en cubos. También se puede usar la cubetera de hielos en este caso.

GALLETITAS CON PEPAS CHOCOLATE

Consejo básico. Si no tenés chispitas de chocolate para tus galletitas de chocolate caseras, simplemente pica una barra de chocolate negro o con leche. 1) Es rápido. 2) ¡Cuesta menos!

De hecho, los chips envasados suelen ser mucho más caros que las barras. es Recordá que siempre hay que comparar los precios por kilo en el supermercado. Comparar por envases no sirve para darse cuenta de las diferencias de precio.


PAPITAS FRITAS

Las papitas fritas son un clásico de la alacena. Pero podemos prepararlas en casa. Se cortan las papas con mandolina en finas rodajas. Luego, se las enjuaga y se las pasa por un paño o repasador para secarlas. Para freírlas el aceite tiene que estar a 160 ° C. Conviene dejarlas 3 y 5 minutos hasta que el color sea tentador. Hay que retirarlas sobre papel absorbente. Ponerles sal inmediatamente y dejar enfriar.

También se pueden hacer tipo chips o snacks similares con remolacha, zanahoria, batatas al horno. Para que sea más saludable.

TOMATES SECOS


Los tomates secos, para meter en una ensalada o un sándwich, son adictivos. Pero también muy fáciles de preparar. Puedes usar tomates clásicos y también tomates cherry. Solo hay que dejarlos deshidratar durante muchas horas en el horno a 80 ° C (entre 4 a 5 horas). Para obtener más sabor, se puede agregar aceite de oliva, ajo o incluso hierbas aromáticas.

Radio Pinamar FM 100.7