Protagonizada por Lali Espósito y Miguel Ángel Silvestre, entre otros, la serie de Netflix vuelve (el viernes 23) con un plan de venganza por partida doble. Pero el plato, se ve, no está lo suficientemente frío.

Si escapar de sus proxenetas se coronó como el plan maestro de las protagonistas en su primera temporada, ahora se dio vuelta el tablero (al menos por un buen rato). Y, con más sed de venganza que deseos de libertad, en Sky rojo 2 las fichas las mueven ellas.

Porque, aunque huir de ese infierno disfrazado de neón y luces encandilantes fue el motor impulsor de Wendy (Lali Espósito), Coral (Verónica Sánchez) y Gina (Yany Prado), a este trío de mujeres valientes y víctimas de trata ya no les alcanza con sobrevivir y salvarse mutuamente.

Hay mucho más en juego en esta segunda temporada, que se estrenará el viernes 23 de julio, por Netflix: y eso quedará de manifiesto en un renovado paquete, aunque no tan distinto a su anterior entrega. Clarín pudo ver ya los nuevos episodios, para trazar un escenario de lo que se verá.

Pero con los cazadores convertidos en presa, el peligro no cesa. Esta vez, el choque de fuerzas entre personajes se vuelve todavía más álgido después de una serie de sucesos que desatan una venganza mutua. La de ellas, motivada por una herida convertida en fortaleza, y la de sus captores, que buscarán cobrarse esa rebeldía sin escrúpulos.

Miguel Silvestre en un alto del rodaje de la serie española, con elenco internacional.

Miguel Silvestre en un alto del rodaje de la serie española, con elenco internacional.

¿Los resultados? Un festival de escenas de persecución que pone la acción al servicio de la trama, aunque se trate de un recurso más que utilizado en la primera temporada.

Y, si bien por momentos pierde velocidad, la banda sonora le aporta esa fuerza que compensa los tiempos de la narración.

El sello estético en la fotografía le sigue dando contraste al horror, en la superproducción española creada por los autores de La casa de papel, Alex Pina y Esther Martínez Lobato, con una apuesta visual que presume de sus fantásticos exteriores en Tenerife.

Por eso las cinematográficas escenas de carretera, escenario de amenazas a punta de pistola que no terminan de dar con un esperado clímax, siguen siendo dignas de admirar.

A diferencia de la temporada uno, la cuota de humor negro le cede lugar al drama y, en una entrega más violenta, la sangre es casi una extensión a los vestuarios glam de las jóvenes.

Wendy: y, debajo de la peluca, Lali Espósito.

 

Aunque hablar del burdel como un oasis del disfrute es parte del cinismo que le aporta Asier Etxeandia (Romeo), un villano con tanta maldad como carencia afectiva, las atrocidades que transcurren puertas adentro del club Las Novias no dejan lugar a la imaginación.

La violencia sexual persiste y es tan cruda como necesaria de mostrar, porque, como bien lo sabe su director, no es lo mismo ver que imaginar. Y, a pesar de las heridas abiertas, como una pesadilla que va y viene en forma de flashbacks y que le añaden crudeza al relato, la venganza se sirve en plato frío.

“Se llama inquina, y es una fuerza interior que consiste en querer hacer daño a quien te lo hizo”, explica una Coral empoderada y a la vez, víctima de su propio enemigo invisible: la adicción a los ansiolíticos.

En un paquete de 8 capítulos, la misión de estas heroínas modernas sigue su curso, y ponerse a la altura de los antagonistas no parece un esfuerzo. Y en ese viaje adrenalínico, que busca sorprender al espectador aunque no siempre lo logra, con las contrafiguras de Moisés (Miguel Angel Silvestre, galán de Velvet) y Christian (Enric Auquer) en una correcta performance, la oda a la amistad se convierte en un atajo emocional clave en los personajes femeninos.

Con espíritu empoderado, el hambre de justicia lleva a estas mujeres atormentadas por el pasado a no rendirse, aún al borde del abismo. “Vamos todas o ninguna”, coincide el trío que reivindica esa hermandad con una frase que parece calzar justo en estos tiempos. Aunque tal vez, el verdadero hallazgo esté en las actuaciones femeninas y no en la letra que apunta el guión.

Ficha

Calificación: Regular

Acción y drama Protagonistas: Lali Espósito, Miguel Ángel Silvestre, Verónica Sánchez, Yany Prado, Asier Etxeandia, Enric Auquer Creación: Alex Pina, Esther Martínez Lobato Dirección: Eduardo Chapero-Jackson, Javier Quintas, David Victori. Emisión: Netflix.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7