Las variaciones complejas de letras, números y símbolos son difíciles de memorizar. Hay otro método mucho más simple.

Las contraseñas son como las llaves de una puerta. Si la cerradura es débil o uno la deja abierta, les facilita la tarea a los delincuentes en internet. Por este motivo, los expertos recomiendan una serie de pasos para lograr que una clave sea fácil de recordar y segura al mismo tiempo.

La información que se esconde detrás de este código de palabras, números y símbolos es muy importante y, a la vez, sensible. Por tanto, es recomendable escoger passwords complejas y fuertes para evitar que nuestros datos personales sean descubiertos y cerrar la puerta de nuestros perfiles y cuentas a los hackers.

Los expertos señalan que las cuentas más vulnerables son las que tienen claves que se repiten. Porque si un atacante averigua la clave de una cuenta, todas las demás están en peligro.

Cuando se repasan todos los requisitos que debería cumplir un password para ser robusto, pareciera imposible memorizar ni siquiera uno:

Los requisitos que debe cumplir un password sólido son demasiado complejos de seguir.

Los requisitos que debe cumplir un password sólido son demasiado complejos de seguir.

  • Que incluya al menos 8 o 10 caracteres de largo.
  • Tener mayúsculas, minúsculas, números y símbolos.
  • No incluir números ni letras en serie (como 1234 o abcd).
  • Evitar los datos personales fáciles de adivinar (como el DNI, el domicilio, el nombre de un hijo).
  • Usar en cada sitio web una clave distinta a la empleada en otras y a las creadas en el pasado.
  • Cambiar las claves con frecuencia.

Regla de memoria

El Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido (NCSC) acaba de publicar un artículo para crear una contraseña segura y, al mismo tiempo, poco predecible para proteger datos personales y prevenir los delitos informáticos: tres palabras aleatorias y fáciles de recordar.

El NCSC recomienda que las claves para cuentas online estén compuestas por tres palabras al azar en lugar de crear variaciones complejas de letras, números y símbolos.

Una clave es que estén compuestas por tres palabras al azar. Foto Martin Bonetto

Una clave es que estén compuestas por tres palabras al azar. Foto Martin Bonetto

Las contraseñas con palabras complicadas pueden ser ineficaces, ya que los delincuentes pueden adivinar su composición mediante un software especializado.

Para vulnerar una cuenta, los ciberdelincuentes se basan en estrategias predecibles, como sustituir la letra O con un cero o el número uno con un signo de exclamación.

Por tanto, a la hora de crear una contraseña, es mejor buscar tres palabras simples, aleatorias y fáciles de recordar que intentar hacer combinaciones extrañas.

Los softwares

En terreno tecnológico, existen “password managers”: programas que guardan las claves en un solo lugar, las recuerdan y hasta sugieren combinaciones muy complejas de caracteres. Con tener la clave maestra o la huella digital, es suficiente para acceder a todos los datos.

Y aunque no están exentas de ser descubiertas, la ventaja de poder almacenar fácilmente todos los servicios y tener la comodidad de recordar solo una contraseña supera cualquier desventaja.

Keeper es una de las más populares. Una alternativa es KeePassXC, se trata de software libre y multiplataforma. Mientras que Dashlane cumple con todas las funciones básicas además de la opción de conectarse a una VPN, esto es, una red privada.

Para quienes tiene el hábito de anotarlas en un cuaderno o un block digital, el problema está en que cualquier curioso las puede hallar y tener acceso a la cuenta del banco u otros lugares protegidos.

Lo indicado es tener dos cuadernos guardados en lugares distintos y anotar en cada uno sólo una parte de cada contraseña. Así, utilizando el método del NCSC, en uno se puede anotar “carne.gol” y en el otro, la siguiente mitad “cohete9832”.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7