miércoles, abril 1, 2020
Noticias

La psicología detrás de los tríos sexuales, una fantasía común pero una práctica poco frecuente

Como fantasía, los tríos son comunes, particularmente para los hombres. Como eventualidades reales, sin embargo, no son tan populares. Dónde nace el deseo de ser adorado simultáneamente, en qué consiste “la regla de oro” y cuáles son sus impactos en la salud física y mental

“En el terreno de la fantasía todo es posible, sin embargo, algunas se convierten en un deseo intenso que busca hacerse realidad” (Shutterstock)

La palabra “triángulo” connota comúnmente elegancia (las tres ramas del gobierno; la santa trinidad) y estabilidad (las pirámides; un trípode). Sin embargo, ese halo positivo no parece extenderse a asuntos de amor y sexo. Un “triángulo amoroso” connota drama, problemas y en los peores cases incluso violencia. Y luego está el “trío”, una noción que parece residir entre la emoción y la inquietud, entre el problema y la solución, la aventura y el descuido.

Como fantasía, los tríos son comunes, particularmente para los hombres. En una encuesta en línea realizada en 2014 a más de 1.500 adultos, Christian Joyal y sus colegas de la Universidad de Quebec encontraron que tener relaciones sexuales con dos mujeres era una de las cinco fantasías (de un total de 31) consideradas estadísticamente típicas y respaldadas por más del 84% de los hombres en el estudio. Del mismo modo, un estudio reciente sobre fantasías sexuales, de 4.175 estadounidenses (de 18 a 87 años) realizado por el investigador Justin Lehmiller del Instituto Kinsey de los EEUU reveló que un trío era la fantasía número uno.

“En el terreno de la fantasía todo es posible, sin embargo, algunas se convierten en un deseo intenso que busca hacerse realidad. En el contexto de pareja (sobre todo aquella que está consolidada) llevar adelante una fantasía y convertirla en acciones reales requiere de un acuerdo entre las partes con la convicción de que ninguno se debe sentir obligado a cumplir con el otro, y que la búsqueda de variantes sexuales tiene como fin el placer mutuo. Cuando se trata de incorporar a otras personas en el juego sexual, ‘la cama’ (o el lugar que se elija) se convierte en el lugar de expresión del acuerdo, y cualquier contacto fuera de ella sería transgredirlo”, explicó en diálogo con Infobae Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Hay mucho misterio en torno a la tríada seductora por considerarse peligrosa y prohibida (Shutterstock)

Hay mucho misterio en torno a la tríada seductora por considerarse peligrosa y prohibida (Shutterstock)

Como eventualidades reales, sin embargo, los tríos no son tan populares. Una investigación de 2017 de conductas sexuales en una muestra representativa de más de 2.000 adultos, que llevó a cabo la Universidad de Indiana, descubrió que participar en un trío era una conducta sexual menos común (entre más de 50 conductas de este tipo), respaldada por solo el 10% de las mujeres y 18% de los hombres.

La participación en tríos sexuales parece estar motivada, al menos a nivel consciente, principalmente por curiosidad. Sin embargo, la sociedad siente que la “relación sexual regular” es tradición, y un trío es una tradición menor que no forma parte de una “relación sana” a largo plazo. Estas creencias centrales formarán la decisión de una persona de perseguir la fantasía o dejarla latente.

Hay mucho misterio en torno a la tríada seductora por considerarse peligrosa y prohibida. La mayoría de los hombres ha fantaseado al respecto, y a la mayoría de las mujeres se lo proponen. Un ménage à trois tiene atractivo por varias razones, incluido ser el centro del placer sexual.

Nuestro entorno se ha convertido en una fuente de información sobre el sexo, las citas y la salud sexual, especialmente durante nuestra adolescencia, e influye en nuestro comportamiento sexual y actitudes de lo que se espera que hagamos y nos guste. Las películas pueden mostrar sexo y sexualidad casuales sin consecuencias, lo que puede cambiar la forma en que pensamos sobre ellos, incluidos los tríos.

“La regla de oro”: dos hombres, una mujer

Los hombres heterosexuales tendrían que superar su incomodidad con otros hombres desnudos y tensiones de disgusto en nuestra cultura que permanecen por la homosexualidad (Shutterstock)

Los hombres heterosexuales tendrían que superar su incomodidad con otros hombres desnudos y tensiones de disgusto en nuestra cultura que permanecen por la homosexualidad (Shutterstock)

Una de las fantasías sexuales de los hombres heterosexuales es tener múltiples parejas, específicamente el grupo masculino-femenino-femenino (MFF). Un hombre hetereosexual se siente menos fluido sexualmente para tener un trío con otro hombre y otras mujeres, porque comúnmente se lo percibe como homosexual.

Por lo general, cuando los hombres fantasean con tríos, piensan en la dinámica MFF porque se ve como un comportamiento sexual que se alinea con la masculinidad tradicional. Además, los hombres heteronormativos tienen menos probabilidades de participar en un trío que involucra a dos hombres y una mujer, ya que la idea puede ser percibida como ideación o comportamiento homosexual. Los hombres heterosexuales tendrían que superar su incomodidad con otros hombres desnudos y tensiones de disgusto en nuestra cultura que permanecen por la homosexualidad.

“Este trío (MHM) es uno de los más frecuentes y corresponde casi siempre una fantasía masculina, aunque las mujeres también la tienen y se están animando a expresarla. Para un hombre estar con dos mujeres pone en juego sus capacidades sexuales, aquellas que ayudan a reforzar la virilidad. En el imaginario masculino la idea de ‘complacer’ a dos mujeres y de mantener la equidad para que ninguna se sienta desplazada es un fuerte estímulo erótico”, aseveró el especialista.

“Sin embargo, -explicó-, en un trío conformado por dos hombres y una mujer, la erótica del juego homosexual puede enriquecer la erótica heterosexual ya que en las primeras el contacto entre los cuerpos es más importante que el objetivo de penetrar”.

Si para los hombres el trío MFF es fuente de placer y de refuerzo a su hombría, en las mujeres, además del disfrute, el contacto permite descubrir sensaciones nuevas, ampliando el registro erógeno de su cuerpo. Si nos basamos en la premisa de que en el sexo el hombre es más visual y la mujer más sensorial, las ganancias que ellas obtienen de la experiencia triangular se inscriben en esta pauta. No obstante, existen mujeres que prefieren ver como su pareja tiene sexo con otra.

El objeto del deseo simultáneo

Psicológicamente, los hombres y las mujeres ven los tríos como una validación de su estado sexual o nivel de atracción (Shutterstock)

Psicológicamente, los hombres y las mujeres ven los tríos como una validación de su estado sexual o nivel de atracción (Shutterstock)

La idea de ser amado y adorado simultáneamente por dos hombres, dos mujeres o un grupo de hombres y mujeres puede ser emocionante para algunos. Los tríos presentan una manera para que las mujeres y los hombres sean buscados por más de una persona, y ser “el centro del escenario”.

Psicológicamente, los hombres y las mujeres ven los tríos como una validación de su estado sexual o nivel de atracción. La idea de que alguien o una pareja consideren al tercero lo suficientemente digno para un encuentro salaz puede ser un impulso para el ego.

Las personas inseguras a menudo sienten que ser parte de un trío les dará confianza, sexualmente, y los convertirá en una pareja más deseable porque han tenido esta experiencia. Algunas mujeres lo ven como un generador de confianza, ya que disfrutan de ser seducidas y deseadas. Para los hombres, significa que son lo suficientemente deseables como para tener a dos mujeres en la cama al mismo tiempo.

Sin embargo, se cree que el atractivo psicológico de los tríos, especialmente para los hombres, podría ser impulsado por un impulso biológico. Un ménage à trois con dos mujeres es una fantasía popular entre los hombres. La idea de estar con dos mujeres al mismo tiempo es intrigante porque representa el doble del número de partes del cuerpo para disfrutar sexualmente. Tampoco es sorprendente; esto proviene del impulso biológico de un hombre de procrear con tantas mujeres como sea posible para difundir sus genes.

Cuando se trata de aparearse, las mujeres miran más allá de un macho alfa. Los criterios para que una mujer desee sexualmente a un hombre incluyen fuerza, salud y capacidad de lucha. En otras palabras, cuando las mujeres buscan aparearse, quieren un hombre que posea los mejores genes posibles para su descendencia, y la mejor oportunidad de supervivencia de la descendencia para transmitir esos genes.

Las mujeres pueden ser menos propensas a participar en un trío porque inconscientemente, no ven ningún beneficio. Un escenario hombre-mujer-mujer reduce sus posibilidades de procrear con un hombre. Una mujer planea, examina sus elecciones y toma decisiones conscientes sobre su vida sexual, en su mayor parte.

Separando el hecho de la ficción

Las personas parecen tener una mente abierta sobre los tríos, pero hay una gran diferencia entre cuántas personas quieren tenerlos y cuántos lo hacen realmente (Shutterstock)

Las personas parecen tener una mente abierta sobre los tríos, pero hay una gran diferencia entre cuántas personas quieren tenerlos y cuántos lo hacen realmente (Shutterstock)

Las personas parecen tener una mente abierta sobre los tríos, pero hay una gran diferencia entre cuántas personas quieren tenerlos y cuántos lo hacen realmente. Tanto los hombres como las mujeres consideran el concepto de un trío, pero si se involucran en él o no es diferente, según un estudio de 2016 en Journal of Sexual Archives. Los investigadores notaron que el 82% de los hombres y el 31% de las mujeres estaban interesados ​​en un trío. Mientras tanto, el 24% de los hombres y el 8% las mujeres dijeron que ya habían tenido uno.

“El hecho de que las actitudes e intereses estaban más estrechamente relacionados entre sí que con el comportamiento está en consonancia con la investigación que ha documentado una discrepancia entre las actitudes y creencias sexuales y el comportamiento sexual”, escribieron los autores de la investigación.

Un estudio similar en el Journal of Bisexuality encontró que, independientemente del tipo de relación propuesta, muy pocas mujeres mostraron interés en tener un trío con dos hombres si se les daba la oportunidad. Para una mujer, un trío con dos hombres es mucho más un tabú social, ya que algunas mujeres no “deben” tener sexo casual con un chico, y mucho menos con dos.

“La percepción realista de la sociedad sobre los que participan de tríos es que se trata de grupos muy minoritarios; personas con características muy especiales, como los swingers y otras variantes, ya que la mayoría de la gente puede llegar a fantasear con participar en un trío, pero jamás lo pondría en práctica. Como quien fantasea en lanzarse en paracaídas pero nunca lo hará”, sostuvo en diálogo con este medio la doctora Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico.

“Hay mucha variabilidad en las fantasías sexuales y no dicen nada confiable sobre ti” (Shutterstock)

“Hay mucha variabilidad en las fantasías sexuales y no dicen nada confiable sobre ti” (Shutterstock)

Sex, Explained, la docuserie lanzada en Netflix en colaboración con Vox, ofrece explicaciones directas y sin prejuicios sobre una amplia gama de temas relacionados con el sexo. Aunque de ninguna manera es un sustituto de la educación sexual integral, la serie narrada por Janelle Monáe brinda a los adultos un valioso suplemento para cualquier conocimiento que puedan (o no) haber obtenido y la experiencia.

La primera entrega, titulada Fantasías sexuales, es la más salaz de las cinco. Entre imágenes de orgías y nudos de cuerdas y arneses de cuero, Monáe explica que las fantasías sexuales generalmente se dividen en tres géneros: sexo grupal (autoexplicativo), novedad (tener relaciones sexuales de nuevas maneras, como en público o usar juguetes) y poder/control (BDSM).

Sin embargo, más convincente que la información estadística sobre los problemas es la reflexión de que “las fantasías sexuales son una extensión de nuestra cultura”. El episodio introductorio funciona para normalizar las torceduras y transmitir el vasto espectro de la sexualidad humana. “Hay mucha variabilidad en las fantasías sexuales y no dicen nada confiable sobre ti”, explica la psicóloga Lisa Diamond. “Si tienes fantasías que te perturban o te asustan, y te preguntas qué significan, no significan mucho. Por lo tanto, no te preocupes tanto por ellas “.

Muchas personas mantienen sus fantasías en su imaginación porque saben que si actuaran sobre ellas, perderían su encanto. Si fantaseamos sobre el sexo con un vecino o un colega, representar la fantasía podría conducir al rechazo del objeto de nuestras fantasías y a una ruptura con nuestra pareja. Esto no quiere decir que los tríos no puedan ir bien. Aquellos que realmente se conocen a sí mismos y a sus parejas pueden tener tríos exitosos.

Las implicancias en la salud física y mental de las personas

Las barreras para todas las actividades sexuales pueden pasar desapercibidas en tríos; todas las parejas deben usar una nueva barrera cada vez que cambian los actos sexuales (Shutterstock)

Las barreras para todas las actividades sexuales pueden pasar desapercibidas en tríos; todas las parejas deben usar una nueva barrera cada vez que cambian los actos sexuales (Shutterstock)

El sexo entre dos personas puede proporcionar una gran cantidad de infecciones y enfermedades; el sexo entre tres personas triplica esas probabilidades. Un trío es más riesgoso que el sexo en una relación mutuamente monógama a largo plazo en la que ambas personas han sido evaluadas. Por ejemplo, si tocas a una persona y recibes líquidos y tocas a la otra persona, se han intercambiado líquidos.

Existe el riesgo de exponer a la tercera pareja a fluidos corporales cuando dos parejas unidas por líquidos participan en actos sexuales sin protección. En el libro The Ethical Slut, la autora Dossle Easton usa el término “unión fluida” para describir cuándo las parejas involucradas no usan condones u otras barreras durante las relaciones sexuales.

Las barreras para todas las actividades sexuales pueden pasar desapercibidas en tríos; todas las parejas deben usar una nueva barrera cada vez que cambian los actos sexuales. Si una persona pasa de la relación sexual a la felación, o viceversa, debe cambiar los condones. También debe cambiar los condones si pasa de penetrar a un compañero a penetrar a otro.

“Si ya entre dos personas conservar la salud sexual y evitar la existencia de ITS es todo un tema -por la dificultad que tienen los miembros de la pareja de hacerse los análisis y utilizar los métodos correspondientes- en una situación de tres personas en una cama todo es mucho más complicado y los riesgos son más altos”, aseguró Literat.

Puede ser difícil predecir la intensidad de los celos y el dolor cuando se trata de la experiencia sexual y de traer a otra persona (Shutterstock)

Puede ser difícil predecir la intensidad de los celos y el dolor cuando se trata de la experiencia sexual y de traer a otra persona (Shutterstock)

“Mantener la estabilidad sexual y convivencial de una pareja es una tarea ardua que requiere un alto grado de compromiso y dedicación. Existen normalmente celos, luchas por el poder, diferencias en el manejo del dinero o de los hijos si los hay o la energía invertida en lograr un embarazo que no llega. En cualquiera de esos escenarios es difícil que una tercera persona pueda incorporarse sin alterar el equilibrio o la estabilidad de esa pareja”

Como se esperaba, es más probable que los hombres comiencen a pedirles a las mujeres un trío. Es más probable que las mujeres sean conscientes y se preocupen por las posibles dificultades y daños emocionales que pueden ser perjudiciales para todas las relaciones. Es por eso que las parejas deben discutir sus límites físicos y emocionales antes de que la tercera persona se involucre.

Puede ser difícil predecir la intensidad de los celos y el dolor cuando se trata de la experiencia sexual y de traer a otra persona. Los “invitados especiales” también necesitan ser tratados con respeto. Es importante preguntarles sobre sus límites y escucharlos. Al igual que con cualquier otra experiencia sexual, todos deben sentirse lo suficientemente seguros y cómodos como para decir no y sí.

El tiempo dirá si cambiar la conciencia de género y las costumbres sociales alterará las formas anticuadas de trío. Por ahora, el trío parece ser una variante sexual perseguida por una minoría de personas principalmente por curiosidad; atrae más a los hombres y más ampliamente como fantasía que como comportamiento real. Cuando las personas lo hacen, sus experiencias varían, pero rara vez son consecuentemente duraderas, una amenaza para la monogamia, o habituales. Si uno considera este estado de cosas como bueno o malo dependerá en gran medida de la política sexual de uno.

Deja un comentario