Nicolinha vive en Fortaleza. A los 4 pidió un telescopio. Y participa en seminarios científicos internacionales.

Cuando Nicole Oliveira empezó a dar sus primeros pasos, extendía los brazos hacia el cielo, intentando atrapar las estrellas. Ahora, con solo ocho años, esta brasileña se ha convertido en una aguerrida astrónoma a la caza de asteroides.

“íYa he encontrado 18!”, dice a la AFP esta niña de cabello y ojos castaños, sin que su aguda voz infantil esconda el orgullo que por ello siente.

En las paredes de su habitación, en su casa de Fortaleza​ (noreste), en lugar de afiches de cantantes famosos hay un mapa del sistema solar y, sobre un estante, una muñeca rubia que parece perdida entre cohetes en miniatura y muñequitos de Star Wars.

La astrónoma brasileña de 8 años Nicole Oliveira posa para una foto en su dormitorio en Fortaleza, Brasil. (Photo by Jarbas Oliveira / AFP)

La astrónoma brasileña de 8 años Nicole Oliveira posa para una foto en su dormitorio en Fortaleza, Brasil. (Photo by Jarbas Oliveira / AFP)

“Nicolinha”, como la apodan afectuosamente, se sirve de su computadora con dos grandes pantallas instaladas cerca de su cama para escrutar imágenes del cielo enviadas por el programa “Caza asteroides”.

El proyecto ​

Este proyecto, que busca iniciar a los jóvenes en la ciencia al involucrarlos directamente en los descubrimientos, es fruto de una alianza entre el ministerio de Ciencias, Tecnología e Innovaciones de Brasil y la Cooperación Internacional de Investigación Astronómica (IASC), organismo afiliado a la Nasa.

Si un día sus descubrimientos son homologados, algo que puede demorar varios años, Nicolinha se convertiría en la persona más joven del mundo en descubrir oficialmente un asteroide, pulverizando el récord del italiano Luigi Sannino con 18 años.

Nicole Oliveira, con solo ocho años, es una joven astrónoma brasileña que caza asteroides. (Foto de Jarbas Oliveira / AFP)

Nicole Oliveira, con solo ocho años, es una joven astrónoma brasileña que caza asteroides. (Foto de Jarbas Oliveira / AFP)

Entonces, ella podrá bautizar sus descubrimientos: “Quiero ponerles el nombre de científicos brasileños y de personas de mi familia”, como su madre o padre, cuenta.

“Tiene una vista de lince”, cuenta Heliomarzio Rodrigues Moreira, su profesor de astronomía en la escuela, a la que va desde inicios de año.

“Y también saca de dudas al resto de alumnos sobre si puede o no ser un asteroide”, afirma el profesor, destacando que su alumna “enseña a otros niños” y además “se convirtió en una gran divulgadora de la astronomía”.

De hecho, Nicolinha se convirtió en una pequeña celebridad gracias a sus videos sobre astronomía en su canal de YouTube y a su participación en línea en seminarios científicos internacionales. Hasta tiene una asistente, amiga de la familia, que le ayuda a responder las solicitaciones que recibe.

Nicolinha se sirve de su computadora con dos grandes pantallas instaladas cerca de su cama. (Photo by Jarbas Oliveira / AFP)

Nicolinha se sirve de su computadora con dos grandes pantallas instaladas cerca de su cama. (Photo by Jarbas Oliveira / AFP)

En enero, la familia de Nicolinha no dudó en mudarse de Maceió, otra ciudad del noreste brasileño, a Fortaleza (a 1.000 km de distancia) para que la pequeña se beneficiara de una beca de estudios en una institución prestigiosa.

Su padre, informático, pudo mantener su empleo porque sus jefes aceptaron que realizara teletrabajo.

“Cuando tenía dos años, alzaba los brazos hacia el cielo y me pedía: ‘Mamá, dame una estrella‘”, cuenta Zilma Janaka, de 43 años, que confecciona muñecas.

“Solo entendimos que su pasión por la astronomía era en serio cuando nos pidió un telescopio de regalo de cumpleaños. Una niña de 4 años apenas puede pronunciar la palabra telescopio, pero ella dijo: quiero un telescopio”, relata su madre.

Nicolinha llegó a decir “que cambiaría todas sus fiestas de cumpleaños por un telescopio, pero era demasiado caro. Hicimos una colecta con amigos y ella recibió el telescopio para su séptimo cumpleaños”.

La precocidad de esta niña también llevó a los organizadores de cursos de iniciación en astronomía a cambiar la edad mínima para las inscripciones, que estaban reservadas a mayores de 12 años.

En su canal de YouTube, entrevistó a personalidades como la astrónoma Duilia de Mello, que participó en importantes descubrimientos, entre ellos la supernova SN 1997D.

El año pasado, Nicolinha también conoció en Brasilia al ministro de Ciencias, Tecnologías e Innovaciones, Marcos Pontes, el único brasileño en haber llegado al espacio.

Pero esta niña tiene otras ambiciones: “Mi sueño es ser ingeniera aeroespacial, para construir cohetes. Me encantaría visitar el complejo espacial de la Nasa en Florida para ver los cohetes”, agrega.

Y también quiere compartir su pasión: “Me gustaría que todos los niños de Brasil tuvieran acceso a la ciencia”.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7