Una ciudad subterránea a más de 300 metros que se mantiene intacta hace más de siete siglos.

La mina de sal de Wieliczka, cerca de Cracovia, en el sur de Polonia, es una de las minas en funcionamiento más antiguas del mundo y un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO​, ya que data del siglo XIII.   

Las cavernas ahuecadas que quedaron de la excavación se transformaron a lo largo de los años en espacios de cuento de hadas: grandes salas iluminadas por candelabros de sal, capillas dedicadas a santos polacos y pasarelas construidas para ver lagos subterráneos.

Los  mineros se convertían en artistas una vez que terminaban su trabajo, tallando diseños intrincados en la sal de roca. La minería continua se detuvo en 1996, y ahora es principalmente un lugar turístico.

La entrada a la mina, que esconde verdaderos secretos.

La entrada a la mina, que esconde verdaderos secretos.

Previo a la pandemia ​de coronavirus, más de un millón de turistas visitaban al año las mina de sal Wieliczka, que alcanza una profundidad de 327 metros. Hace 700 años, se fundó el yacimiento que ocupa una superficie de siete kilómetros cuadrados. Durante toda su historia, se extrajo sal suficiente para construir tres pirámides de Guiza.

Antes de la pandemia, el lugar era muy visitado por los turistas.

Antes de la pandemia, el lugar era muy visitado por los turistas.

En 1978, este monumento fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO por sus hermosas cámaras excavadas en sal, los increíbles lagos subterráneos, las imponentes construcciones de madera y las esculturas de sal que se encuentran allí.

El tour no es apto para personas claustrofóbicas. Al final, se arriba a esta sala y se asciende a través de un ascensor pequeño, como los que usaban los mineros.

El tour no es apto para personas claustrofóbicas. Al final, se arriba a esta sala y se asciende a través de un ascensor pequeño, como los que usaban los mineros.

El Itinerario empieza con un descenso de 380 escalones de unos 800 escalones, que tiene el recorrido completo. Además, hay más de 300 pasillos y 300 cámaras en 9 niveles. Eso sí, el tour no es apto para personas claustrofóbicas.

Allí se destaca la capilla Saint Kinga, en honor a una santa importante en Polonia y Lituania, y la patrona de los mineros. Como es de esperar, es completamente honrada en Wieliczka.

La mina de sal de Wieliczka es una de las minas de sal más antiguas del mundo. Fue inaugurada en el XIII. Tiene varias esculturas, algunas con sus leyendas.

La mina de sal de Wieliczka es una de las minas de sal más antiguas del mundo. Fue inaugurada en el XIII. Tiene varias esculturas, algunas con sus leyendas.

¿Cómo hizo St Kinga para que apareciera una mina de sal en Polonia? Es complicado. Según la UNESCO , la leyenda dice así: Kinga, una princesa húngara, debía casarse con el duque Bolesław de Polonia. Ambos eran ricos, por lo que no creía que fuera importante traer dinero para el matrimonio. En cambio, le pidió a su padre que la dote con sal.

Esto fue difícil, ya que tomaría toda una mina de sal. Su padre la llevó a visitar una mina de sal húngara para demostrar el punto. Buscando el consejo de Dios, Kinga dejó caer su anillo de compromiso en el pozo de la mina.

Hay más de 300 pasillos y 300 cámaras en 9 niveles.

Hay más de 300 pasillos y 300 cámaras en 9 niveles.

Cuando se casó, se mudó a Polonia y sucedió algo sorprendente. Estaba recorriendo su nueva propiedad y, en cierto momento, ordenó a sus hombres que comenzaran a cavar. Encontraron enormes depósitos de sal. Para contarle el hallazgo, uno de sus hombres le regaló un trozo de sal de roca blanca.

Cuando lo abrió, encerrado dentro estaba el anillo de bodas que había dejado caer en la mina húngara. Milagrosamente había traído una mina de sal a Polonia con su anillo.

Después de su muerte en 1292, la gente comenzó a adorarla. Especialmente los mineros comenzaron a creer que ella les trajo buena fortuna en la búsqueda de sal y los cuidó en su peligroso trabajo diario. La escena de un minero con un trozo de sal, arrodillado frente a Kinga, se convirtió en un motivo frecuente de pinturas y esculturas creadas por mineros.

A finales del siglo XVII, Kinga fue beatificada y, en junio de 1999, fue canonizada. Los polacos, y los mineros en particular, la honran hasta el día de hoy.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7