Creada para un tour por un estudiante de arte, se convirtió en su marca de identidad.

Según una encuesta publicada en octubre de 2018 por la empresa británica de investigación de mercado OnePoll, la lengua de The Rolling Stones es el diseño estampado en remeras más icónico de todos los tiempos.

En aquella compulsa, el segundo lugar lo ocupaba el rostro de Ernesto ‘Che’ Guevara, el tercero era para el ahora un tanto devaluado Hard Rock Café, seguidos por la tilde de Nike, el escudito de Superman y la insignia de “la marca de las tres tiras”.

Y si bien es lógico suponer que ese listado cambiaría, de acuerdo al lugar del mundo en el que se haga la encuesta, cuesta pensar que ese símbolo presentado en sociedad el 23 de abril de 1971, en coincidencia con la publicación del álbum Sticky Fingers, no ocupe algún lugar en distintos podios.

Inconfundible. La lengua cumple 50 años, nueve menos que los que la banda lleva transitados en el mundo de la música.

Inconfundible. La lengua cumple 50 años, nueve menos que los que la banda lleva transitados en el mundo de la música.

Es que a través de los años, el logo se convirtió en el inequívoco símbolo que remite a la banda británica sin necesidad de que medien textos, siglas o aclaraciones, y hasta parece haber trascendido por mucho el alcance de la propia música del grupo formado en 1962.

El célebre dibujo, creado por el entonces estudiante de arte John Pasche, estableció una inmediata asociación con la irreverencia y la sexualidad que vendía el grupo -tal vez por su semejanza con la boca del cantante, a pesar de que no había sido esa la intención inicial- que hizo que fuera adoptado como irrenunciable un rasgo de identidad.

Cincuenta años después, no sólo no existe ninguna otra banda que pueda presentarse a nivel gráfico apenas con un símbolo en el que no está su nombre ni sus iniciales, sino que además el logo se ubica al mismo nivel de reconocimiento popular que otros que representan a famosas empresas multinacionales.

Una lengua para cada ocasión: la de Voodoo Lounge, la de Olé Olé Olé!, la de Bridges to Buenos Aires, la de Blue and Lonesome y por supuesto, en el centro, la clásica creación de John Pasche.

Una lengua para cada ocasión: la de Voodoo Lounge, la de Olé Olé Olé!, la de Bridges to Buenos Aires, la de Blue and Lonesome y por supuesto, en el centro, la clásica creación de John Pasche.

Además, el símbolo fue adquiriendo nuevas formas, a medida que la banda fue editando discos, con diseños exclusivos para álbumes como Voodoo Lounge, el blusero Blue & Lonesome, el recopilatorio Forty Licks o el argentinísimo Bridges to Buenos Aires, publicado en 2019.

Paralelamente, la lengua se fue adaptando hasta lo inimaginable a cualquier artículo que pudiera ser incluido en la larga lista del merchandising que la “pyme” liderada por Mick Jagger y Keith Richards lleva por el mundo, y que acaba de montar su sede central en la famosa Carnaby Street londinense.

De simples llaveros a paraguas, pasando por cinturones y billeteras o accesorios para los teléfonos celulares, bijouterie y litografías, la lengua está dondequiera que uno desee que esté. Siempre y cuando uno disponga de unos cuantos billetes, si la idea es usar productos originales.

En verdad, la historia de la lengua más famosa de la historia se originó un año antes, cuando Jagger tuvo un primer contacto con Pasche a fines de encargarle un diseño para un tour que realizaría la banda por territorio europeo.

Hasta el 'Che' se rindió ante el poder de la lengua stone, el 25 de marzo de 2016, en La Habana. Foto AP Photo/Desmond Boylan

Hasta el ‘Che’ se rindió ante el poder de la lengua stone, el 25 de marzo de 2016, en La Habana. Foto AP Photo/Desmond Boylan

Así lo recordó para Télam Diego Perri, uno de los máximos historiadores y coleccionistas en nuestro país de material sobre los Rolling Stones y autor del libro República Stone.

Conforme con el póster en el cual aparecían un barco y un avión como símbolo de la gira, el cantante, acaso influenciado con la moda hindú instalada con el advenimiento del hippismo, le mostró poco después un afiche de la diosa Kali como ejemplo de lo que buscaba para un nuevo emprendimiento.

Un logo como el de Shell

Jagger quería un logo como el de Shell, que supieras al verlo de qué se trataba”, puntualizó Perri.

“Yo era estudiante del Royal College of Art de Londres”, recordó Pasche en una entrevista telefónica con la agencia EFE. “Estaba en mi último año y los Stones llamaron porque necesitaban que un estudiante les diseñase un póster para la gira”.

La utopía de una sola lengua, en el show histórico que la banda dio en Cuba en 2016. Foto EFE

La utopía de una sola lengua, en el show histórico que la banda dio en Cuba en 2016. Foto EFE

“Querían a alguien que se reuniera con Mick Jagger. Tuve muchísima suerte y fue una completa sorpresa”, contó el diseñador. Como botón de muestra del talento que destilaba su promoción, uno de sus compañeros colaboró en la creación de la tapa de Dark Side of the Moon, de Pink Floyd.

“Quedé con Mick y la verdad es que mis bocetos e ideas no le impresionaron demasiado. ‘Puedes hacerlo mejor’, me dijo”. “Pero unos meses después me llamó y me preguntó si los podía ayudar a diseñar un nuevo logo. Mick me invitó a su casa de Londres para hablar del proyecto”, añadió Pasche.

Y completó: “Los Stones no querían un diseño que incluyera su nombre, sino que buscaban algo que fuera reconocible por sí solo. Que se viera y se dijera: “Eso es de los Rolling Stones”.

Así surgió el famoso símbolo por el que la banda le pagó a Pasche 50 libras (70 dólares de hoy), que fue incluido en unas invitaciones VIP de un show que el grupo dio en marzo de 1971 en el club Marquee de Londres, en el marco de un especial para la BBC y que, un mes más tarde, iba a ser utilizado para identificar al nuevo sello discográfico del grupo.

“Alguna vez Pasche contó que las 50 libras le habían parecido buena plata porque nunca pensó que ese diseño iba a ser lo que fue, que iba a convertirse en el logo más significativo e importante del mundo, no solo hablando de bandas sino a nivel general”, recordó el coleccionista argentino.

Así lucía el póster de la gira de los Rolling Stones en 1972, con el diseño de Pasche casi de estreno.

Así lucía el póster de la gira de los Rolling Stones en 1972, con el diseño de Pasche casi de estreno.

“Mick me explicó que hacía un par de días había ido a la tienda de la esquina a comprar algo de comida que se quedó asombrado por el cuadro (de la diosa Kali). Pidió llevárselo. Yo inmediatamente me fijé en la boca y la lengua y surgió la idea. Sería un elemento de protesta, de alzar la voz”, explicó Pasche a EFE.

Aunque en un principio no iba a tener otra función que encabezar las notas de prensa y quizás darle imagen al sello musical del grupo, como la manzana beatle, la lengua les gustó tanto a los stones que decidieron incluirla también en la contratapa de Sticky Fingers.

“Gracias a eso empezó a ganar popularidad y a usarse como ‘merchandising’. Tuvieron que firmar un contrato conmigo por los derechos de la marca y me llevaba un porcentaje cada vez que vendían una remera y cosas así”, aclaró Pasche.

La diosa Kali, la triple diosa hindú que inspiró el símbolo stone, con su lengua a la vista.

La diosa Kali, la triple diosa hindú que inspiró el símbolo stone, con su lengua a la vista.

No obstante, en 1984 y debido a las lagunas que imperaban por entonces en las leyes de copyright, que establecían que cuando una compañía había estado usando un elemento por determinado tiempo podía reclamar sus derechos, Pasche vendió esas regalías que lo podrían haber hecho millonario.

“Mi abogado me sugirió que vendiera, porque me lo podrían quitar si íbamos a juicio. No me arrepiento de haberlo hecho porque con lo que me pagaron me pude comprar mi primer piso“, admitió el artista.

Y cerró: “Quizá no logré los millones que podía haber hecho, pero no me arrepiento porque en ese momento tenía sentido. Sus mánagers tenían un carácter muy duro en temas legales. Hubieran peleado más que la banda”.

Más allá de esta historia, hasta hoy existe una confusión generalizada que le atribuye a Andy Warhol la creación de la imagen de la lengua, debido a que el reconocido artista pop neoyorquino tuvo a su cargo el diseño de la portada de Sticky Fingers.

Con un cierre de verdad, la tapa de Sticky Fingers, diseñada por Andy Warhol, causó sensación y también polémica.

Con un cierre de verdad, la tapa de Sticky Fingers, diseñada por Andy Warhol, causó sensación y también polémica.

Incluso, la foto de tapa con el primer plano del cierre de un pantalón de jean masculino a punto de abrirse fue tan provocativa y trajo tantos problemas operativos en la primera tirada del disco que la imagen de la lengua pasó desapercibida al momento del lanzamiento del disco.

Ocurre que aquella primera edición incluía un cierre verdadero que invitaba a ser bajado con la latente amenaza de que quedara expuesta la anatomía de Joe D’Alessandro, el anónimo ayudante de Warhol que ofició de modelo.

Sin embargo, la edición original del noveno trabajo de The Rolling Stones, que incluía clásicos como Brown SugarDead FlowersWild Horses y Can’t You Hear Me Knockingdebió ser retirada de la venta porque el dispositivo rayaba en muchos casos los vinilos que estaban dentro de la funda.

“En la edición original, en la contratapa había una foto de un calzoncillo, pero acá en la Argentina se lanzó en asociación con la marca de jeans Levi’s, así que aparecía el logo de esa marca al dar vuelta la tapa”, comentó Perri.

Un “isotipo” de impronta pop

Tras aclarar que por la ausencia de letras en realidad se trata de un isotipo y no de un logotipo -como se dice habitualmente-, y advertir que “más irreverente que esa imagen resulta la tapa del disco por lo que propone la apertura de esa bragueta”, el músico y diseñador gráfico Javier Veraldi ofreció a pedido de Télam algunas precisiones en torno a la creación de Pasche.

“Pertenece a la estética del momento en que se hizo, una época en donde se creía que el mejor diseño tenía que ser lo más sintético posible, casi pictogramático”, comentó el diseñador que a partir de los ’90, creó desde su estudio Planta Baja C portadas de innumerables discos.

La lengua más grande del mundo, como escenario de la presentación de The Rolling Stones en el Super Bowl XL de 2005. Foto AP Photo/Carlos Osorio

La lengua más grande del mundo, como escenario de la presentación de The Rolling Stones en el Super Bowl XL de 2005. Foto AP Photo/Carlos Osorio

Entre ellos, las de Gol de mujer, de DivididosUn mundo diferente, de Diego Torres, Toque argentino, de Ernesto Snajer, y Este tiempo, de Liliana Herrero.

Y agregó Veraldi: “Ahora tal vez sí, porque está muy instalada, pero en su momento no era tan pertinente la imagen con a quién representaba. Es decir, si no conocías a la banda y yo te decía que era un logo para una pasta de dientes, podía ser. Eso está bueno”.

En tal sentido, Veraldi consideró que por su impronta pop asocia más el dibujo con sonoridades presentes en temas como Miss you -un guiño de los Stones a la moda disco- que al tradicional estilo rockero del grupo. “Lo asocio más con los trabajos de Roy Lichtenstein o con las sopas Campbell de Warhol. Una crítica a la sociedad de consumo”, apuntó.

A falta de sopas, buenas son las calabazas, para darle forma a uno de las miles o millones de versiones de la lengua stone. Foto EFE/ Ronald Wittek

A falta de sopas, buenas son las calabazas, para darle forma a uno de las miles o millones de versiones de la lengua stone. Foto EFE/ Ronald Wittek

“Esta imagen tiene síntesis. Por otra parte, es provocativa por metonimia. Al tener la lengua afuera quiere decir que hay un movimiento que es el de sacar la lengua. ¿A quién le saca la lengua? ¿Qué le dijeron para que sacara la lengua? Y también hay metáfora porque no hay una guitarra o un micrófono, así como si fuera algo referido al deporte podría haber una pelota”, analizó.

Pieza de museo

Actualmente, el original creado por Pasche se encuentra en el Museo de Arte y Diseño de Londres (conocido como el Victoria & Albert) luego de haber sido adquirido a su autor en 2008, quien esa vez sí pudo percibir una cifra un poco más jugosa que en 1971.

“Lo más curioso es que Brian Jones, uno de los fundadores de la banda, además de uno de los integrantes más enganchados con la moda hindú, nunca conoció el logo de la lengua porque murió en 1969″, comentó Perri a modo de conclusión.

El museo Victoria & Albert de Londres exhibe el original de la lengua stone, comprado por 92.500 dólares en una subasta llevada a cabo en los Estados Unidos en 2008, después de que fue puesta a la venta por Pasche. Foto AFP PHOTO

El museo Victoria & Albert de Londres exhibe el original de la lengua stone, comprado por 92.500 dólares en una subasta llevada a cabo en los Estados Unidos en 2008, después de que fue puesta a la venta por Pasche. Foto AFP PHOTO

Pero tal como remarcó Veraldi, “los logos los hace la gente”, y lo ocurrido en estos 50 años con la lengua Stone es la prueba de cómo un dibujo sin más pistas que una boca sacando la lengua puede ser sinónimo de las imágenes de Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood.

O, inclusive, puede hacer sonar en la memoria auditiva los riffs de SatisfactionStart Me Up o Honky Town Women.