Guillermina Esmoris tocaba el contrabajo y para que el instrumento suene necesitaba resina. Nadie la fabricaba en Argentina. Entonces, la joven se obsesionó en busca de la combinación perfecta. Así arranca la historia de esta emprendedora que en un año construyó una marca reconocida por todos los músicos