jueves, junio 4, 2020
Noticias

La historia de Lidia Reyes, la reina de los tatuajes que busca el Récord Guinness

La historia de Lidia Reyes, la reina de los tatuajes que busca el Récord Guinness

Lidia Reyes es toda una celebridad dentro del mundo de los tatuajes, sobre todo a nivel europeo. Y es que la española ostenta, por ahora, el título de la mujer más tatuada de todo el continente. Tiene prácticamente el noventa por ciento de su cuerpo tatuado, además de otras tantas modificaciones corporales, algunas de ellas incluso ilegales en España: por ejemplo, la inyección de tinta rosa en sus ojos, para la que tuvo que viajar a Suiza. “En realidad, cualquier modificación del cuerpo es ilegal, como mi lengua viperina”, explicó en su momento, mostrando cómo su lengua se divide en dos en la punta. Con treinta y dos años, ha decidido borrarse todos los tatuajes que pueda de la cara, que no serán todos. “Me estoy borrando los tatuajes de la cara, sí, pero no es porque me haya arrepentido, como he leído por ahí. Es que me he aburrido de este aspecto y quiero cambiar. Me voy a hacer dibujos nuevos“, explicó.

 No se va a borrar todos los tatuajes, sino que pretende dejarse las palabras “Barbie”, “descarada” y “atrevida”, así como unas estrellas que se hizo alrededor del ojo izquierdo. Pero todo lo demás está siendo completamente borrado con láser. Eliminarse los tatuajes está siendo lento, y seguramente doloroso, aunque ella asegura que el proceso está avanzando positivamente. Cada quince días acude una sesión de una hora, lo que permite que siga el tratamiento con mayor facilidad. Tras la sesión, debe cuidar la piel y tratar de exponerla al sol el menor tiempo posible.

Lidia es una mujer que, pese a estar borrándose parte de sus tatuajes, continúa defendiendo el hecho de que los tatuajes son una forma de expresión que no cambian para nada el carácter de la persona que se los hace. “Pero yo ya estoy acostumbrada a que hablen, me miren”, explica, aunque siempre dejando claro que si escucha algún comentario ofensivo suele responder sin ningún tipo de inconveniente.

Pese a que aún no se ha terminado de borrar los tatuajes que ya tiene en el rostro, está pensando en qué dibujos podrían llegar a sustituir a estos. Una auténtica demostración de que lo que ella siente por los tatuajes es pasión verdadera.

Deja una respuesta