Los documentos fotográficos la encuentran por primera vez en las playas de la ciudad a comienzos del siglo XX. Lo que es un enigma es quién la diseñó. Pero la silla de mimbre se multiplicó y pronto pasó a ser parte del paisaje marplatense. Hoy, por culpa del plástico, ya casi no se usa: se transformó en un objeto de culto