Una investigación científica europea encontró que las personas que realizan ejercicio al final del día, presentan una menor resistencia a la insulina